El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Oidor en la Audiencia de La Plata

Disuelta la Audiencia de Chile, sus miembros fueron despachados a otros destinos; el licenciado Juan de Torres de Vera y Aragón fue nombrado Oidor de la Real Audiencia de Charcas.

Su título de Oidor fue expedido por Felipe II, en El Pardo, el 13 de Diciembre de 1573(1).

(1) El Palacio Real de El Pardo se encuentra en la localidad homónima, en las afueras de Madrid. Fue residencia alternativa de los reyes de España hasta Alfonso XIII. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

“Don Felipe # Por hacer bien y merced a vos el licenciado Joan de Torres de Vera nuestro oidor en la nuestra Real Audiencia que reside en la ciudad de la Concepción de las provincias de Chile acatando vuestra suficiencia, habilidad y buenas letras y lo que nos habéis servido y porque entendemos que así cumple a nuestro servicio y a la ejecución de la nuestra justicia es nuestra merced que ahora y de aquí adelante cuanto nuestra voluntad fuere seáis nuestro oidor en la nuestra Audiencia Real que reside en la ciudad de La Plata de los Charcas en lugar del licenciado Recalde que fue suspendido por la visita que tomó el licenciado Castro ( ... )”(2).

(2) Archivo General de Indias, Sevilla, España. // Charcas, 418, L. 1. Registro de Oficio y Partes para la Audiencia de Charcas: Reales Cédulas y Provisiones, etc. Folio 259r / 261r, El Pardo, 13 de Diciembre de 1573. Título de Oidor de la Real Audiencia de Charcas al licenciado Juan de Torres de Vera y Aragón. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

La residencia de los ministros de la extinguida Audiencia estuvo a cargo del licenciado Gonzalo Calderón, que fue publicada el 10 de Octubre de 1575, condenando al licenciado Torres de Vera y Aragón a devolver a la Real Hacienda dos mil quinientos pesos que había gastado en comprar doseles, almohadas y otros aderezos para el Tribunal y su capilla; igual suma debía pagar el licenciado Venegas(3).

(3) Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

¡Qué ironía la de condenar a los ministros a pagar los elementos que requirieron para fundar dignamente un Tribunal superior, como era la Audiencia! El licenciado Calderón fue duramente cuestionado por la manera en que llevó adelante la residencia.

El licenciado Torres de Vera, en una carta del año 1576, expresaba sobre el licenciado Calderón, lo siguiente:

“Entendida su poca capacidad y partes se recibió pena, no tanto por faltarle la calidad que se requería para semejante ministro, como por entender sus pocas letras y menos experiencia, porque lo primero, con ser Vuestra Majestad servido dello, lo llevamos suavemente que, estoy cierto que si Vuestra Majestad estuviera informado no le cometiera cosa de tanto aumento, no habiéndose probado y héchose de alguna experiencia, porque hizo en estas partes más embustes que Carcapele”(4).

(4) “Colección de Historiadores de Chile y documentos relativos a la Historia Nacional” (1862) -segunda serie- tomo II, documento 116. Carta del licenciado Juan de Torres de Vera al rey. La Plata, 5 de Diciembre de 1576. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Librado del Juicio de Residencia, pudo el licenciado Torres de Vera y Aragón iniciar su viaje a la Ciudad de La Plata.

Se embarcó el 18 de Febrero de 1576 con destino a Arica, desde donde se condujo en mula hasta la Ciudad de La Plata, adonde llegó el Sábado de Ramos(5).

(5) Paul Groussac. “Mendoza y Garay” (1950), tomo II: “Juan de Garay”, p. 246, Buenos Aires. Academia Argentina de Letras. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Su destino de ministro de la Audiencia poco tendría que ver con la aventura novelesca que le tocó vivir.

La muerte del Adelantado Ortiz de Zárate desató innumerables ambiciones, y no faltaban pretendientes para su hija heredera. Para entonces, Juana de Zárate se encontraba viviendo en la casa de Francisco Cevallos y de Luisa Martel, su mujer.

Una de las primeras acciones que tomó el capitán Juan de Garay fue presentarse en la Audiencia y solicitar que Juana de Zárate fuese sacada de la casa de Cevallos, y puesta en la de sus tíos, Fernando de Zárate y Luisa de Vivar.

Información adicional