El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El plan maestro de Torres de Vera y Aragón

La expansión fundadora que se desarrolló durante el Gobierno del licenciado Juan de Torres de Vera y Aragón superó con creces cualquier proyecto que tuviera en mente el Adelantado Juan Ortiz de Zárate.

Las fundaciones se realizaron en puntos estratégicos, respondiendo a un plan maestro que pretendía posicionar a la Gobernación en un espacio territorial. Su ausencia en la Gobernación era casi inadvertida; sus leales Tenientes ejecutaban sus mandatos sin cuestionamientos, luchando contra la inacción de los vecinos de Asunción que, en lugar de sustentar las poblaciones, ya habían desamparado algunas, como sucedió con Buenos Aires y la Ciudad Zaratina de San Salvador.

Dentro del plan maestro del licenciado Torres de Vera y Aragón figuraba un puerto de mar que comunique a la Gobernación directamente con España y que, incluso, fuera utilizado como camino alternativo por la Gobernación del Tucumán y el Alto Perú.

Otra cuestión era situar ciudades que, amén de comunicarla, frenara la expansión de la Gobernación del Tucumán que tenía pretensiones sobre la margen del Paraná y el Estuario del Río de la Plata.

Y, finalmente, crear un puerto de mar en la costa del Brasil, que sirva de escala a los navíos que venían de España y, a su vez, se comunique directamente por tierra con el Paraguay.

Si este plan maestro se hubiera concretado, otra hubiera sido la geografía de la Nación. Desafortunadamente prevalecieron los intereses mezquinos de sus enemigos políticos que, anteponiendo sus intereses particulares, obstaculizaron el normal desempeño de su Gobierno.

Fue invalorable la colaboración aportada por sus Tenientes, personas de su entera confianza, que respondían a sus órdenes con la obediencia debida a un padre. A excepción de Garay, todos familiares suyos, situación ésta que generaba mayor obligación en ellos.

Ellos fueron: Juan de Garay, Juan de Torres Navarrete; Alonso de Vera y Aragón, “a secas”; Alonso de Vera y Aragón, “el Tupí”; Alonso de Vera y Aragón, “el Cara de Perro”; y Francisco de Vera y Aragón, hermano del “Cara de Perro”, que falleció asesinado por los indios en la jurisdicción de la Ciudad de Concepción del Bermejo.

Era manifiesto el malestar que generaba en los criollos que los deudos del Adelantado ejercieran estos oficios. Sin embargo, no podía ser de otra manera. “Nunca se hubiese llegado hasta donde se llegó si no fuera por sus parientes. En los criollos sólo hubiera encontrado rebeldías y cuestionamientos. Aunque a muchos les pese, es la pura verdad”(1).

(1) Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Dio comienzo esta expansión pobladora con la fundación de la Ciudad de Santa Fe, el domingo 15 de Noviembre de 1573. Fue su fundador, el general Juan de Garay, por comisión a él dada por Martín Suárez de Toledo(2), en nombre del Adelantado Juan Ortiz de Zárate(3). Tiempo después, la jurisdicción de esta ciudad fue pretendida por la Gobernación del Tucumán.

(2) Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Patronato, 136, N.l, R.6, cuerpo 2, folios 109/113, Asunción, Viernes 3 de Abril de 1573. Título y comisión que otorga Martín Suárez de Toledo, Teniente de Gobernador y Justicia Mayor de las Provincias del Río de la Plata, en nombre del gobernador Juan Ortiz de Zárate, para poblar un pueblo en San Salvador o Río de San Juan o San Gabriel que es en el Paraná, a Juan de Garay.
(3) Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Escribanía, 846A, folios 128r/129v, Santa Fe, 15 de Noviembre de 1573. Acta de Fundación de la Ciudad de Santa Fe. // Todo citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

A su llegada al Río de la Plata, el Adelantado Juan Ortiz de Zárate funda la Ciudad Zaratina de San Salvador, el 30 de Mayo de 1574, cuya vida resultó efímera ya que sólo duró tres años. De San Salvador se dirigió a la Ciudad de Asunción adonde arribó el 8 de Febrero de 1575.

El Enero de 1576 enfermó de cámaras de sangre (disentería), motivo por el cual decidió otorgar su testamento(4), recibió los Sacramentos y falleció el 26 de Enero de 1576 en la Ciudad de Asunción. Una de las cláusulas de su testamento sería la que propiciará la entrada en escena del licenciado Juan de Torres de Vera y Aragón:

“( ... ) digo que dejo, nombre e instituyo por tal mi sucesor en la dicha gobernación capitán general e justicia mayor alguacil mayor en todas estas dichas provincias e gobernación con todo lo demás que su Majestad tuvo por bien de ampliar y hacerme merced e que de aquí delante de nuevo de declarar el fuere servido de me otorgar y conceder a doña Juana de Zarate mi hija por su Majestad legitimada para que en todo ello suceda por todos los días de su vida con todo el derecho de acción e títulos mercedes e salarios que por su Majestad me han sido concedidos y concediere de aquí adelante casándose como Dios Nuestro Señor será servido que se case con tal persona que como caballero pueda gobernar e gobierne, conquistar e pueble estas dichas provincias e gobernación e administre la justicia real de su Majestad e provea los oficios e cargos que yo en nombre de su Majestad por virtud de sus provisiones y capitulaciones reales puedo y debo e me es concedido y asimismo como en mi Casa y Mayorazgo suceda en el título y cargo de Adelantado perpetuo de estas dichas provincias e gobernación e porque yo e enviado para la dicha mi hija a la ciudad de La Plata para que venga a estar e residir en estas provincias en la dicha ciudad Zaratina de San Salvador o adonde más conviniere al servicio de su Majestad e bien universal de la tierra ( ... )”.

(4) Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Charcas, 85, N.5, folios 400v/408r, Asunción, Jueves 26 de Enero de 1576. Testamento del Adelantado Juan Ortiz de Zárate ante el escribano Bartolomé González. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Al fallecimiento del Adelantado Juan Ortiz de Zárate lo sucedió interinamente en el Gobierno su sobrino Diego Ortiz de Zárate y Mendieta(5), un mozo de menos de veinte años de edad.

(5) Ernesto J. A. Maeder cita a este gobernador, en su “Nómina de Gobernantes Civiles y Eclesiásticos de la Argentina durante la Epoca Española (1500-1810)”, como “Diego de Mendieta (1576-1577)”. Según este autor, éste “fue instituido gobernador interino en el testamento del anterior (Juan Ortiz de Zárate) desde fines de Enero de 1576 hasta que fue depuesto el 3 de Mayo de 1577, en Santa Fe. Lo sucede el Alcalde Mayor del anterior, Luis de Osorio (1577-1578). Este asumió el mando de toda la provincia desde Mayo de 1577. Finalmente asume Juan de Garay (1578-1583), lugarteniente del Adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón, por nombramiento del 9 de Abril de 1578. Asumió en Asunción el 15 de Septiembre de 1578. Falleció a fines de Marzo de 1583”.

Una de sus primeras disposiciones fue enviar a Garay a la Ciudad de La Plata para que informase a la Real Audiencia, al virrey Toledo y a Su Majestad de las disposiciones testamentarias del Adelantado Juan Ortiz de Zárate, además de traer a Juana de Zárate a su Gobernación, tal y como lo había dispuesto el Adelantado.

El virrey Toledo, al tomar conocimiento del fallecimiento del Adelantado comenzó a tramar una serie de medidas para asegurar el casamiento de Juana de Zárate con alguien de su conformidad.

Ello demoró la llegada de Garay, pero nada pudo evitar que se realizara el casamiento de Juana de Zárate con el licenciado Juan de Torres de Vera y Aragón, Oidor de la Real Audiencia y candidato elegido por Garay y la familia de Juana de Zárate.

Consumado el casamiento e imposibilitado Torres de Vera para dirigirse a su Gobernación, da amplios poderes a Juan de Garay para que, en su nombre, gobierne las Provincias del Río de la Plata(6).

(6) Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Charcas, 85, N.5, folios 409r/415r, La Plata, 9 de Abril de 1578. Poder que otorga el Adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón al general Juan de Garay para que, en su nombre, gobierne las Provincias del Río de la Plata. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

El general Juan de Garay, haciendo uso de su Poder, se presenta al Cabildo de la Ciudad de Asunción el Lunes 15 de Septiembre de 1578 y asume como Teniente de Gobernador, Capitán General, Justicia Mayor y Alguacil Mayor en nombre del Adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón(7).

(7) Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Charcas, 85, N.5, folios 408r/417v, Asunción, Lunes 15 de Septiembre de 1578. Recibimiento del general Juan de Garay por el Cabildo de Asunción. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Una de las Instrucciones contenidas en el Poder le daba facultad para que fundase una ciudad en el Puerto de Buenos Aires: “( ... ) pueda el dicho Juan de Garay, en su real nombre e mío, poblar en el puerto de Buenos Aires una ciudad, intitulándola del nombre que le pareciere ( ... )”.

Seguramente, en largas deliberaciones el general Juan de Garay le habrá puesto al tanto del estado de la Gobernación y de las acciones más convenientes a realizar, siguiendo los compromisos que había asumido Juan Ortiz de Zárate con Su Majestad.

El Sábado 11 de Junio de 1580 el general Juan de Garay funda la Ciudad de La Trinidad y Puerto de Buenos Aires, en nombre del Adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón:

“( ... ) yo, Juan de Garay, teniente de gobernador y capitán general y justicia mayor y alguacil mayor en todas estas provincias por el muy ilustre señor, el licenciado Juan de Torres de Vera y Aragón, del Consejo de Su Majestad y su oidor en la Real Audiencia de la ciudad de La Plata, en los reinos del Perú, adelantado y gobernador y capitán general y justicia mayor y alguacil mayor en estas dichas provincias del Río de la Plata por la Majestad Real del Rey don Felipe Nuestro Señor, conforme y al tenor de sus reales provisiones y capitulaciones dadas y hechas con el muy ilustre señor el adelantado Juan Ortiz de Zarate, difunto, su antecesor, y por virtud de la cláusula de su testamento y disposición por la cual le sustituyó y eligió por sucesor, según que todo mas largamente por las dichas escrituras consta, a que me refiero, digo que en cumplimiento de lo capitulado y asentado con Su Majestad por el dicho señor adelantado Juan Ortiz de Zarate, y en lugar del dicho, señor licenciado Juan de Torres de Vera y Aragón, adelantado sucesor, y en nombre de la Majestad Real del Rey don Felipe Nuestro Señor, hoy sábado, día de nuestro señor San Bernabé, once días del mes de junio del año del nacimiento de Nuestro Redentor Jesucristo de mil y quinientos y ochenta años, estando en este puerto de Santa María de Buenos Aires, que es en las provincias del Río de la Plata intitulada nuevamente La Nueva Vizcaya, hago y fundo en el dicho asiento y puerto una ciudad, la cual pueblo con los soldados y gente que al presente tengo y he traído para ello ( ... )”(8).

(8) Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Escribanía, 846A, folios 125r /127v, Buenos Aires, 11 de Junio de 1580. Acta de Fundación de la Ciudad de la Trinidad y Puerto de Buenos Aires. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Después de fundada Buenos Aires, procuró el Adelantado la instalación de un ingenio azucarero en esa ciudad. Para ello contrató a Andrés Martín, famoso maestro de hacer azúcar en Charcas, que estaba trabajando en un ingenio, y lo proveyó de dinero y calderas para la instalación del ingenio en la Ciudad de Buenos Aires(9).

(9) Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Charcas, 85, N.5. Noticia tomada de las declaraciones de varios testigos. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Ya estaban actuando en escena los parientes del Adelantado. Los tres Alonso de Vera y Aragón se encontraron presentes en la fundación de Buenos Aires. El “Tupí” partió con destino a España en busca de pobladores y frailes, a los cual accedió Felipe II por real cédula del 22 de Octubre de 1581.

Regresó “el Tupí” -a mediados del año 1583- con nuevos pobladores, casi todos de la región de Estepa y, entre ellos, tres parientes: Francisco de Vera y Aragón, hermano de Alonso de Vera y Aragón, “el Cara de Perro”; Francisco de Torres y Lasarte(10); y Antonio de Torres Pineda(11), que llegó a ser Teniente de Gobernador de Santa Fe y Buenos Aires.

(10) Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Contratación, 5.538, Libro 1, folios 425-425v. Fecha: 14 de Abril de 1582. Francisco de Torres y Lasarte, natural de Estepa, soltero, hijo de Antonio de Torres Cabrera y de Teresa de Lasarte, al Río de la Plata, como poblador, con Alonso de Vera y Aragón.
(11) Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Charcas, 79, N.6, Buenos Aires, 4 de Marzo de 1593. Información de Méritos y Servicios de Antonio de Torres Pineda, natural de la Villa de Estepa: “( ... ) vine en un navío de guerra del capitán Alonso de Vera y Aragón, en el cual venían muchos frailes y pobladores casados con mujeres e hijos ( ... )”. // Todo citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

También vinieron, en compañía del “Tupí”, Bartolomé López y Jerónimo de Benavides quienes, más tarde, tomarían estado de matrimonio con hijas del escribano Nicolás de Villanueva.

Se sucedería luego uno de los hechos más lamentables: la muerte del general Juan de Garay(12) en manos de los indios, en un paraje cercano a la Fortaleza de Caboto, donde había decidido amarrar para pasar la noche.

(12) Archivo Nacional de Asunción, volumen 312, folios 3/4v. El 25 de Agosto de 1583 se realizó el Inventario de los bienes del general Juan de Garay, difunto. La estancia del general estaba a cargo de Alonso Domínguez. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Sobre la muerte de Garay constan noticias inéditas en la Información de Gonzalo de Cáceres, hijo del general Felipe de Cáceres, en las cuales un testigo manifestaba:

“( ... ) que en otra ocasión (el capitán Gonzalo de Cáceres) fue al socorro que pidió el puerto de Buenos Aires con el general Juan de Garay y cuando volvió en el bergantín estando rancheados en el camino como cosa de diez y seis o veinte hombres, dieron los enemigos sobre ellos y mataron algunos y entre ellos al dicho general Juan de Garay, y el dicho Gonzalo de Cáceres y otros soldados que pudieron tomar las armas pelearon tan valientemente que defendieron sus personas y el bergantín y lo zafaron de los enemigos y se libraron del dicho peligro por su mucho valor y esfuerzo que mostraron sábelo este testigo por las relaciones y cuenta que dieron del dicho general Juan de Garay y porque así es muy público y notorio ( ... )”.

El general Juan de Torres Navarrete, primo hermano del licenciado Torres de Vera y Aragón, sucedió a Garay en la Tenencia General de la Gobernación(13). Su nombramiento fue expedido en la Ciudad de La Plata el 27 de Julio de 1583 y prestó juramento a su cargo el 16 de Marzo de 1584 en la Ciudad de Asunción(14).

(13) Ernesto J. A. Maeder, en su “Nómina de Gobernantes Civiles y Eclesiásticos de la Argentina durante la Epoca Española (1500-1810)”, dice que tras la muerte de Juan de Garay “fue elegido popularmente, en Mayo de 1583, en Buenos Aires, Rodrigo Ortiz de Zárate (1583-1584)”. Luego, sí, “Juan de Torres Navarrete (1584-1587), lugarteniente del Adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón, por nombramiento del 27 de Julio de 1583; se hizo cargo en Asunción el 16 de Marzo de 1584 y lo ejerció hasta la llegada de Juan de Torres de Vera y Aragón”.
(14) Archivo Municipal de la Capital, “Acuerdos del Extinguido Cabildo de Buenos Aires” (1886), pp. 37-47, Buenos Aires. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Durante su Gobierno comisionó al capitán Alonso de Vera y Aragón, “el Cara de Perro”, para realizar la jornada de conquista y población del río Bermejo, que culminó con la fundación de la Ciudad de la Concepción del Bermejo el 14 de Abril de 1585(15):

“( ... ) Alonso de Vera y Aragón, capitán general y justicia mayor de la población del sitio, partes y conquistas y población del Río Bermejo y sus confines, por el muy ilustre señor Juan de Torres Navarrete, teniente de gobernador y capitán general y justicia mayor en estas provincias del Río de la Plata y por el muy ilustre señor el licenciado Juan de Torres de Vera y Aragón adelantado y gobernador y capitán general y justicia mayor y alguacil mayor de estas dichas provincias del Río de la Plata por Su Majestad del rey don Felipe Nuestro Señor y del dicho señor adelantado y por virtud de las capitulaciones que el muy ilustre señor Juan Ortiz de Zárate, adelantado y gobernador que fue de estas provincias y suegro del dicho señor adelantado referido hizo y capituló con Su Majestad y dados de su muy alto y Real Consejo de Indias sobre la orden y manera como se había de poblar las ciudades en estas dichas provincias y conforme a la dicha instrucción y capitulación digo, que con el dicho nombre de Dios y de Su Majestad y del dicho señor adelantado Juan de Torres de Vera y por virtud del poder y comisión a mi dado del dicho señor general arriba referido, digo que para el dicho cumplimiento y en el dicho nombre fundo y asiento pueblo en el sitio del dicho Río Bermejo la cual ciudad se intitula y llama La Concepción de Nuestra Señora ( ... )”(16).

(15) Natalicio González. “Proceso y Formación de la Cultura Paraguaya” (1948), p. 293, Asunción. Dice el autor que al capitán Alonso de Vera y Aragón los indios guaraníes lo apodaban “Jagua Tova” (“Cara de Perro”).
(16) Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Escribanía, 846A, folios 131r/132r, Concepción del Bermejo, 14 de Abril de 1585. Acta de Fundación de La Concepción de Nuestra Señora en el Río Bermejo. // Todo citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

La Ciudad de Concepción del Bermejo estaba ubicada a treinta leguas de la desembocadura del río Bermejo(17), baluarte de avanzada hacia las tierras del Chaco. “Muy próxima a ella se encontraba la Ciudad de Esteco, perteneciente a la Gobernación del Tucumán”, dice Sorg(18).

(17) “Coincido -dice Sorg- con las afirmaciones de (José Miguel) Torre Revello en cuanto a que se debe interpretar que, más bien, se hallaba “estacionado” en ese sitio y que el lugar de la ciudad es el original de la fundación”. Algunos autores -entre ellos Ernesto J. A. Maeder- y excavaciones arqueológicas demuestran que la ciudad fue mudada a un nuevo asiento -a treinta leguas del original- donde “el Cara de Perro” -según expresaba en una carta- dice “donde estoy ahora poblado”. Maeder. “Historia del Chaco” (2012). Ed. ConTexto, señala: “El texto de una carta que Alonso de Vera escribió al Obispo del Tucumán, el 16 de Agosto de 1585, revela que, luego de fundar la ciudad y con poder suficiente para mudarla, Alonso de Vera siguió explorando la región hacia el Oeste hasta llegar a Matará ... allí encontró el lugar apropiado, resolviéndose a quedar en ese sitio ya que halló indios que cultivaban la tierra y le prestaron acatamiento”, y agrega: “Según todas las evidencias arqueológicas y testimoniales, el lugar poblado por Alonso de Vera es el que hoy corresponde a las ruinas de la Ciudad de Concepción. Ese sitio está localizado en el kilómetro 75, de la ruta 95, al norte de la actual Ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña. El descubrimiento de esas ruinas fue efectuado por Alfredo Martinet y monseñor José Alumni, en 1943. Años después, Eldo S. Morresi excavó en dicho sitio y aportó un conjunto de testimonios que prueban la ocupación hispano-indígena del lugar”.
(18) Con respecto a la distancia entre la Ciudad de Esteco y el sitio de emplazamiento de Concepción del Bermejo, Ernesto Maeder dice que “es considerable; cuando se examina el mapa del Chaco y se advierte la distancia existente entre ambas poblaciones, no deja de sorprender esa disputa entre los vecinos de ambas Gobernaciones” (se refiere al Tucumán y Paraguay). “Pero lo que se hallaba en juego no era tanto la tierra -seca y montuosa en gran parte- sino los indios que en ella vivían y que parecían asequibles. Sus chacras y su mano de obra, sin duda, redituarían beneficios a sus encomenderos y a las ciudades a las cuales habrían de servir”. Ver: Ernesto J. A. Maeder. “Historia del Chaco” (2012). Ed. ConTexto.

Como consecuencia de ello se sucederían en el futuro problemas de jurisdicción por disputarse los vecinos de ambas ciudades las parcialidades de indios encomendados(19).

(19) Estas disputas llegaron a la Real Audiencia de La Plata. Varios vecinos de Esteco debieron mudar su residencia a Concepción del Bermejo para conservar la posesión de sus encomiendas. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Anticipándose a ello, “el Cara de Perro” escribe, el 16 de Agosto de 1585, una carta al obispo del Tucumán, fray Francisco de Vitoria, poniéndolo al tanto de la fundación y conquistas que había realizado. En ella expresaba:

“( ... ) yo salí este año de ochenta y cinco de la ciudad de la Asunción con ciento treinta y cinco soldados arcabuceros muy bien aderezados y mucha munición, al pie de mil caballos, cincuenta yunta de bueyes y mas de trescientas vacas, de mediado del mes marzo a esta jornada y descubrimiento de toda esta provincia, donde poblé la ciudad de la Concepción en nombre de Dios y de Su Majestad ( ... )”(20).

(20) Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Charcas, 106, N.4, folios 161r/164v, Concepción del Río Bermejo, 16 de Agosto de 1585. Carta de Alonso de Vera y Aragón al obispo, fray Francisco de Vitoria. Firman: Alonso de Vera y Aragón, Antonio González Dorrego y Juan Coutiño. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

La ciudad fue hostigada constantemente por las tribus bárbaras que la circundaban. Los indios enemigos no sólo atacaban al español sino también a las tribus del pueblo de Matará que estaban encomendadas a los españoles.

En el año 1632, el Teniente de Gobernador Calderón y veintidós españoles fueron asesinados por los indios del Valle del Calchaquí, quedando los pobladores totalmente desamparados.

Mientras tanto, Francisco de Ledesma Valderrama(21), se dirigía a la Ciudad de Asunción para asumir la Gobernación y, a su paso por Concepción del Bermejo, encontró esta triste situación. Los pobladores le imploraron que permaneciera en la ciudad pero, como no podía dilatar más su viaje, decidió -de acuerdo común con todos los vecinos- el traslado de los pobladores a la Ciudad de Vera.

(21) Ernesto J. A. Maeder cita a este gobernador del Paraguay en su “Nómina de Gobernantes Civiles y Eclesiásticos de la Argentina durante la Epoca Española (1500-1810)” como “Martín de Ledesma Valderrama (1633-1636). Se recibió a principios de 1633 y gobernó hasta Enero de 1636”.

No fue Calderón el único Teniente de Gobernador de Concepción del Bermejo que perdió la vida a manos de los indios; también fue víctima Francisco de Vera y Aragón, hermano del “Cara de Perro”.

En el año 1592, Francisco de Vera y Aragón, acompañado de cinco personas, fue a visitar los pueblos de indios mogosnas que les estaban encomendados. El y su compañía fueron tomados prisioneros y, después de haber sido azotados bárbaramente, fueron asesinados sin piedad(22).

(22) Pedro Lozano S. J. “Historia de la Conquista del Paraguay, Río de la Plata y Tucumán” (1874), tomo II, pp. 279-280. Referenciado por José Miguel Torre Revello en: “Esteco y Concepción del Bermejo, dos ciudades desaparecidas”, p. 156. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

La despoblación de Concepción del Bermejo, a pesar de ser una pérdida de lamentar, fue muy importante para la Ciudad de Vera, por la incorporación de nuevos pobladores que aumentó el número de vecinos.

Es incomprensible que ningún historiador haya podido determinar que la despoblación ocurrió de manera pacífica, con los recaudos del caso, y que el general Francisco (Martín) de Ledesma Valderrama fue su conductor.

“Todos los historiadores refieren una despoblación violenta, con ataques de indios y la población huyendo despavorida. No fue así, y esto está respaldado por la Información de Méritos y Servicios del general Francisco (Martín) de Ledesma Valderrama y las medidas adoptadas por el gobernador del Río de la Plata, Pedro Esteban Dávila, en la Ciudad de Santa Fe, el 28 de Octubre de 1633”(23).

(23) Información de Méritos y Servicios de Francisco (Martín) de Ledesma Valderrama, inédita (no se refiere la fuente, por corresponder a un trabajo en desarrollo); y Archivo General de la Provincia de Corrientes, Sala 1, Actas Capitulares, tomo 2, folios 5-7, Santa Fe, 22 de Octubre de 1633. Instrucciones del gobernador Pedro Esteban Dávila. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Concretada la fundación de la Ciudad de la Concepción del Bermejo, dos nuevas fundaciones estaban en preparación: una, en el lugar conocido como Mbiazá, en la costa del Brasil; y, otra, en el paraje de las siete corrientes.

La primera fue comisionada al capitán Alonso de Vera y Aragón, “a secas”(24), y la segunda, al capitán Alonso de Vera y Aragón, “el Tupí”. Ambos se hallaban trabajando en reunir los pobladores y elementos necesarios para la población.

(24) Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Patronato, 142, N.2, R.1: “( ... ) y os encomendé la jornada del Mbiaza y puerto de San Francisco con la provincia del campo, de la cual os nombré por general, y por algunas diferencias que tuvisteis con los oficiales reales de la dicha ciudad de la Asunción no loa hicisteis, habiendo gastado gran suma de pesos de oro en hacer gente, así en el Perú como en las provincias del Tucumán ( ... )”. Como se puede observar de su redacción, los Oficiales Reales siguen impidiendo la expansión fundadora. El general Alonso de Vera y Aragón comisionó, además, el 9 de Noviembre de 1586, al capitán Ruy Díaz de Guzmán, para que junte gente en el Guairá para la población de Mbiazá, a quien nombró Capitán de la conquista. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Sobre la proyectada población del Mbiazá se cuenta con el testimonio del capitán Hernán Ruiz de Salas, vecino de la Ciudad de Santa Fe quien, en su Información del año 1587 manifiesta que

“últimamente habiendo venido a esta ciudad el general Alonso de Vera con comisiones que trajo del adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón para la población del Viaça, el dicho capitán Hernán Ruiz de Salas para mas servir a su Majestad está de camino para ir en compañía del dicho general Alonso de Vera con su mujer y familia con cargo de capitán de Su Majestad”.

Varios testigos, que prestaron declaración en la Información del capitán Hernán Ruiz de Salas, manifestaron: “que este testigo es uno de los que estaba aviado para la dicha población”(25).

(25) Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Charcas, 79, N.2, Santa Fe, 2 de Junio de 1587. Información de Méritos y Servicios del capitán Hernán Ruiz de Salas. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Con la llegada del licenciado Torres de Vera y Aragón a la Gobernación, se sucedería la fundación de la Ciudad de Vera en el paraje de las siete corrientes, punto clave para garantizar la navegación de los ríos y escala necesaria de un trayecto tan dilatado.

Se pretendía, además, con esta población, proyectarse hacia la costa del Brasil, donde se realizaría la fundación del Mbiazá. El desarrollo de esta jornada se da con detalles en el Acta de Fundación de la Ciudad de Vera:

“En el nombre de la Santísima Trinidad Padre, Hijo y Espíritu Santo tres personas y un solo Dios verdadero y de la Santísima Virgen María su madre y del rey don Felipe nuestro señor, yo el licenciado Juan de Torres de Vera y Aragón adelantado, gobernador, capitán general, justicia mayor y alguacil mayor de todas estas provincias del Río de la Plata por su Majestad en cumplimiento de la capitulación que hizo el adelantado Juan Ortiz de Zárate, caballero de la Orden de Santiago, mi suegro, con su Majestad de que poblaría ciertos pueblos en estas provincias como más largamente se contiene en la dicha capitulación a que me refiero, en cumplimiento de ella, fundo, asiento y pueblo la ciudad de Vera en el sitio que llaman de las Siete Corrientes provincia del Paraná y Tape con los límites y términos siguientes de las ciudades de la Asunción; de la Concepción de Buena Esperanza; Santa Fe y San Salvador; ciudad Real; Villa Rica del Espíritu Santo; San Francisco y Mbiaza en la costa del mar del norte para ahora y para siempre jamás ( ... )”(26).

(26) Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Escribanía, 846A, folios 124r/125v, Ciudad de Vera, 3 de Abril de 1588. Acta de Fundación de la Ciudad de Vera, por el Adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

A los tres días de fundada la Ciudad de Vera se dirigió el Adelantado aguas abajo con destino a la Ciudad de Santa Fe. Estando en ella, otorgó Poder y comisión al capitán Diego de Olavarri y al capitán Sebastián de León(27) para que asienten una ciudad en la desembocadura del río Bermejo, que tendría como propósito asegurar la navegación del río Paraguay, además de proporcionar una escala en el trayecto:

“( ... ) que dentro de tres años poblareis e fundareis en nombre de su Majestad e mía en su Real Nombre en el río Bermejo como mas largamente consta y parece por la dicha obligación por tanto yo en nombre de su Majestad y por facultad de sus reales poderes, que para ello tengo, que por ser tan notorios no van aquí insertos, os nombro y elijo y señalo a vos los dichos capitanes Sebastián de León y Diego de Olavarri, o a cualquiera de vos, por mi lugar teniente de gobernador y capitán de su Majestad para que como tal podáis alzar bandera en nombre de su Majestad y atraer debajo de ella cantidad de veinte y cinco soldados, con los cuales podáis ir al dicho río Bermejo y en la boca de él o en la parte que os pareciere mas cómoda fundareis y poblareis una villa, la cual se intitule y llame la Villa de la Nueva Estepa ( ... )”(28).

(27) El capitán Diego de Olavarri era natural de la Villa de Bilbao, en el Señorío de Vizcaya. Estaba casado con la asunceña Gracia Cabrera, hija del capitán Sebastián de León, natural de Bruselas, por lo tanto, suegro del capitán Diego de Olavarri.
(28) Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Charcas, 110, N.12, folios 17v/19v, Santa Fe, 4 de Mayo de 1588. Provisión para fundar la Villa de la Nueva Estepa dada al capitán Diego de Olavarri y al capitán Sebastián de León, su suegro. // Todo citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

La población estuvo a punto de concretarse, según lo expresa la Petición que realizó el capitán Diego de Olavarri el 26 de Junio de 1589 al Cabildo de Asunción, pero la rebelión de ciertas parcialidades indígenas pospuso el proyecto, que nunca fue retomado.

Otra de las disposiciones que tomó el licenciado Torres de Vera y Aragón en su paso por la Ciudad de Santa Fe fue nombrar General de la Provincia de los ñuarás, en el Guairá, al general Alonso de Vera y Aragón, “a secas”, que en ese momento se desempeñaba como Teniente de Gobernador de la Ciudad de Asunción(29).

(29) Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Patronato, 142, N.2, R.1, Santa Fe, 3 de Mayo de 1588. Título de General de la Provincia de los ñuarás, al general Alonso de Vera y Aragón. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Debido a las ocupaciones de su oficio, delegó la misión en el capitán Ruy Díaz de Guzmán, tal y como se desprende de la comisión otorgada el 19 de Diciembre de 1588 en la Ciudad de Asunción.

El capitán Ruy Díaz de Guzmán era el hombre más apropiado para esa tarea. Hombre conocedor de esas regiones, Ruy Díaz de Guzmán procedió a recorrer las ciudades del Guairá y escuchar las razones que los vecinos expresaban para mudar de lugar las ciudades.

En este tiempo procedió a trasladar las ciudades de Villa Rica y Santiago de Jerez y formalizó, el 12 de Febrero de 1593, la fundación del asiento indígena de San Salvador en la Provincia de los ñuarás, provincia a la que intituló la “Nueva Andalucía”(30).

(30) Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Charcas, 85, N.5, folios 427v/433v. En el río de San Salvador, llamado de Mune y en el asiento del Real de Santa Cruz, 11 de Febrero de 1593. Testimonio de la fundación del asiento de San Salvador, en la Provincia de los ñuarás, provincia que intituló la Nueva Andalucía. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva Historia de la Fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

El viaje a España del licenciado Torres de Vera y Aragón y la posterior retirada de sus Tenientes dieron por finalizada la expansión pobladora. Quedaron en el olvido las poblaciones de la Nueva Estepa, en la desembocadura del río Bermejo, y la del Mbiazá y Puerto de San Francisco, en la costa del Brasil.

Los enemigos políticos triunfaron en sus aspiraciones y retiraron a todos los parientes del Adelantado de sus cargos de Teniente. Triunfaron las mezquinas aspiraciones particulares de poder, sin siquiera tener un proyecto de conquista que prosiguiera con la población de la Gobernación. Ninguna ciudad de españoles se fundó después de ello.

Información adicional