El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Alonso de Vera “el Tupí” trae nuevos pobladores a Buenos Aires

Entre los hombres que acompañaron a Juan de Garay a fundar Buenos Aires(1), se encontraba Alonso de Vera, “el Tupí”, uno de los sobrinos del Adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón y futuro primer Teniente de Gobernador de Corrientes, que será fundada en 1588(1).

(1) María Sáenz Quesada. “Los difíciles comienzos. 1536-1600”, extracto del trabajo publicado en la colección “500 Años de Historia Argentina” (1988), tomo 2, editada por la revista “Siete Días”, bajo la dirección de Félix Luna.

Hombre de confianza de Garay, era un mestizo cusqueño, de subida tez y de buen linaje por parte paterna.

Fue precisamente este Alonso, “el Tupí”, quien recibió encargo de viajar a España con el objetivo de traer nuevos pobladores. Lo hizo el 18 de Junio de 1580(2), una semana después de haber sido fundada Buenos Aires, en compañía de fray Juan de Rivadeneyra, cuya misión consistía en buscar sacerdotes para compensar la escasez de clero en las nuevas fundaciones.

(2) Parte de este relato se extrajo del trabajo “Los difíciles comienzos. 1536-1600”, de María Sáenz Quesada, publicado en la colección “500 Años de Historia Argentina” (1988), tomo 2, editada por la revista “Siete Días”, bajo la dirección de Félix Luna. La fecha en que zarpó el barco de “el Tupí” -señalada por Sáenz Quesada- difiere del aportado por Gustavo Miguel Sorg. Este autor dice que “la carabela zarpó el 19 de Junio de 1580 de la recién fundada Ciudad de Buenos Aires, con rumbo a España, con el propósito de traer pobladores y religiosos”. Información basada en el Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Contratación, 5.538, L. 1, folio 425, 14 de Abril de 1582. Alonso de Vera y Aragón, natural de Cusco, hijo de Pedro Díaz de Torres de Vera y de doña Elena, al Río de la Plata. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Algunos estudiosos otorgan valor al encuentro, en este viaje, de estos dos hombres. A fray Juan de Rivadeneyra se lo señala como uno de los divulgadores más trascendentes de la idea de fundar una ciudad en el paraje "de las siete corrientes", mientras que Alonso de Vera, sobrino del Adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón, será el primer Teniente de Gobernador de esa ciudad que iba a ser fundada en 1588.

Fácil es colegir que muy probablemente hubo intercambio de ideas entre ambos hombres, y que allí comenzó a gestarse la fundación de Corrientes.

Ya en la península, Vera trabajó intensamente. Enganchó pobladores de acuerdo a las nuevas tendencias auspiciadas por la Corona: la contratación privada se prefería al enganche pregonado con pífano y tambor, que deparaba el riesgo de contratar aventureros y no personas casadas y laboriosas, necesarias en esta etapa de la colonización (la rebelión de los mancebos, ocurrida en Santa Fe, en Junio de 1580, justificaba tales exigencias).

Morón de la Frontera, Valdemoros, Antequera, Arjonilla, Lucena, Sevilla y otros pueblos y ciudades andaluzas, proporcionaron el segundo contingente de protoporteños.

Treinta varones, muchos de ellos acompañados por sus mujeres e hijos, se embarcaron en Mayo de 1582 en la nave fletada por “el Tupí”. Viajaron también doce frailes reclutados por Rivadeneyra.

Luego de las innumerables peripecias de esos trayectos marítimos, plagados de arribadas forzosas, de tormentas y de piratas, los andaluces de Alonso de Vera llegaron a Buenos Aires. De inmediato, se incorporaron a la vida de la misérrima aldea, casi con igual jerarquía que los primeros pobladores.

Fueron gente de trabajo, al estilo de Cristóbal de Naharro, dueño del primer molino harinero que funcionó en la ciudad, y hacendado en el pago de La Matanza; o como Juan Domínguez Palermo, siciliano, que se casó con la hija de un conquistador y cultivó su viña en el sitio que hoy forma el más espléndido paseo de Buenos Aires.

"La carabela San Cristóbal de la Buena Ventura, del Tupí, finalmente se perdió en el rescate que se hizo de la armada de Alonso de Sotomayor. Así lo expresa el Tupí en la petición que presenta el 22 de Mayo de 1585, en la ciudad de Asunción, a Juan de Torres Navarrete", nos agrega Gustavo Miguel Sorg, a quien seguimos desde aquí al final de este material.

En la misma le expresaba, además, que se encontraba construyendo otro navío para el comercio con el Brasil y para viajar a España, para el cual pedía ayuda económica que se comprometía a devolver:

“Alonso de Vera y Aragón, parezco ante Vuestra Merced y digo, que ya a Vuestra Merced es notorio que vine de los reinos de España con un navío con ciertos religiosos y pobladores para esta provincia, por orden y mandado de Su Majestad, y después que tomé puerto en salvamento en la ciudad de la Trinidad y Puerto de Buenos Aires y al socorrer la armada de don Alonso de Sotomayor, se me perdió el navío // y habrá un año, poco más o menos, que yo empecé a hacer aquí un navío, por orden y mandado del señor adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón, para el comercio de estas provincias y la del Brasil, y desde ahí avisar a Su Majestad del estado de la tierra, y para esto tengo necesidad de sacar del depósito de los bienes de difuntos cantidad ( ... )”(3).

(3) Archivo Nacional de Asunción, volumen 312, folio l. En la petición consta la firma de Alonso de Vera y Aragón, “el Tupí”. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

No sería ésta la única oportunidad en que fray Juan de Rivadeneyra hiciera una relación del estado de la conquista de América; en el año 1586, el gobernador Juan Ramírez de Velazco envía una carta al Consejo de Indias, desde la ciudad de Santiago del Estero, con fecha 10 de Diciembre de 1586, en la que expresa, en uno de sus párrafos(4):

“( ... ) he visto el dicho fray Juan de Rivadeneyra, que ésta Santa Iglesia tiene de remedio, va a dar cuenta a Vuestra Majestad para que como Rey y Señor remedie, e pues nadie llega a los pies de V. M. con demanda justa que no vaya con soldado, yo en nombre de toda esta república como celoso del servicio de Dios e de V. M. lo suplico humildemente”.

(Más adelante sigue diciendo)

“La gobernación del Río de la Plata a mucho tiempo que está sin Gobierno, están por tenientes unos sobrinos del licenciado Torres de Vera yerno del adelantado Juan Ortiz de Zárate el cual está en la provincia de las Charcas, e con orden suya, salió del la Asunción un Alonso de Vera, con ciento e cincuenta mozos paraguayos y entró en tierra de esta gobernación y en indiosque están encomendados a los vecinos de Nuestra Señora de Talavera e pobló ochenta leguas de la dicha ciudad e se sirve de los dichos indios e los interesados se fueron a quejar a la Audiencia de La Plata estando yo allí, e a que la Real Audiencia me mandó que llegado yo a esta provincia enviase persona a la parte y lugar que está poblado el dicho Alonso de Vera e que constando lo estaba en tierra conquistada e repartida en esta gobernación se les notificasen saliesen de ella o diesen razón por que estaban sirviéndose de indios que no eran suyos, e pasando por la dicha ciudad de Nuestra Señora de Talavera me informé más por extenso e halle que el dicho Alonso de Vera estaba poblado en términos de aquella ciudad, y envié un vecino de ella con un escribano a notificarle lo que arriba digo, respondió que él estaba allí poblado en nombre de Su Majestad e que aquellos indios le servían de buena gana e que no pensaba dejarlos hasta que V. M. lo mandase e que la Audiencia de La Plata no tenía que ver con ellos por las capitulaciones que V. M. hizo con el adelantado Juan Ortiz de Zárate, y el propio escribano que envié a hacer esta diligencia envié a la Audiencia con su respuesta para que vuestro presidente e oidores lo determinen que sucediere dar aviso”.

(Más adelante sigue diciendo)

“Con el dicho fray Juan de Rivadeneyra envío a V. M. la descripción de esta gobernación e sus circunvecinos e una relación de todo lo que hay en ella e a sucedido desde que se descubrió del asiento, templos, ríos, diversidades de lenguas, árboles e de todo lo demás que hay en ella e por ella verá V. M. con la facilidad que pueden andar carretas desde cuarenta leguas de Potosí hasta Buenos Aires, último puerto del Río de la Plata ( ... )”.

(4) Archivo General de Indias, Charcas, 26, R.5, N.11, Santiago del Estero, 10 de Diciembre de 1586. Carta de Juan Ramírez de Velazco, Gobernador del Tucumán. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Los párrafos citados dan una descripción de la situación por la que atravesaba la gobernación del Paraguay y Río de la Plata en esos momentos, haciendo hincapié en la disputa que se había suscitado entre los vecinos de las ciudades de Talavera de Esteco y Concepción del Bermejo, por los indios encomendados, disputa que traería, como consecuencia futura, que los vecinos encomenderos de Esteco se mudaran a la ciudad de Concepción del Bermejo, para conservar sus encomiendas, entre ellos Antón Martín de don Benito y Gaspar de Serqueyra, que luego serían vecinos de la ciudad de San Juan de Vera, por la despoblación de Concepción del Bermejo, ocurrida en el año 1632.

Una vez establecidas las ciudades(5) de Asunción, Santa Fe, Buenos Aires y Concepción del Bermejo, era necesario contar con una ciudad ubicada en el trayecto entre las ciudades de Santa Fe y Asunción, debido a que la distancia entre ambas era muy grande y los indios continuamente asaltaban a los viajeros y navíos que transitaban entre ellas.

(5) Asunción fue fundada el ¿15 de Agosto de 1537? por el capitán Juan de Salazar de Espinosa; Santa Fe, el 15 de Noviembre de 1573 por el general Juan de Garay; Ciudad de la Trinidad y Puerto de Buenos Aires -por segunda vez- el 11 de Junio de 1580 por el general Juan de Garay; Concepción de Nuestra Señora del Bermejo, el 14 de Abril de 1585, por el capitán Alonso de Vera y Aragón, “el Cara de Perro”. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

La idea gestada en el año 1581 y la conveniencia del lugar, ya ocupaba un lugar en el proyecto fundacional del Adelantado y sus tenientes. En el año 1587, el general Juan de Torres Navarrete(6) ya tenía la orden de realizar la fundación de una ciudad en el paraje de las siete corrientes.

(6) Archivo General de Indias, Charcas, 85, N.5, folios 390r - 400v. Juan de Torres Navarrete era primo hermano del Adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón, no sobrino, como mucho autores afirman. En su declaración testimonial, del 23 de Noviembre de 1604, efectuada en la Ciudad de la Concepción del Bermejo, manifestaba sobre su nombre y origen: “( ... ) general Juan de Torres Navarrete, natural de la Villa de Estepa, en Andalucía, primo hemano del adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón ( ... )”. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Información adicional