El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El paraje "de las siete corrientes"

El paraje donde está asentada la Ciudad de Corrientes era conocido como “de las siete corrientes”.

Hay dos hipótesis sobre el posible origen de la acepción “siete corrientes”, que da nombre al lugar:

1.- De carácter geográficamente reducido, señalándose que el paraje se caracterizaba por presentar siete puntas que sobresalían de la costa, provocando rápidos en el desplazamiento del río.

Para quienes adhieren a este concepto, no tienen sustento las hipótesis de que al paraje se lo denominaba "de las siete corrientes" por los arroyos que surcaban su territorio.

Para este grupo de estudiosos, la denominación “siete corrientes” se referiría a la peculiar geografía de su costa, marcada por siete puntas de piedra o penínsulas, que penetran en el río, provocando fuertes corrientes que dificultaban la navegación.

Esta es una interpretación muy extendida en el saber popular.

2.- La otra hipótesis sobre el origen del nombre se basa en una mayor amplitud geográfica o de superficie, la que no puede dejarse de lado. La idea fue volcada en uno de los libros del historiador Hernán Félix Gómez quien, a mediados del siglo XX, indicó que

de la expedición de Pedro de Mendoza (1536), algunos 400 que, con el Adelantado subieron el río Paraná siguiendo los pasos de Caboto, y estando ya al mando de Juan de Ayolas fueron los que -por segunda vez en sus exploraciones- pasaron por aquella porción del río Paraná en que se hallan ‘siete corrientes’: la de ese río, y de seis más que desembocan en él, desde las bocas del Paraguay hacia abajo.
Esa pequeña región del Paraná, pintoresca en extremo, recibe a su derecha, por la parte del Chaco, los cuatro pequeños ríos, llamados Negro, Tragadero, Yne (río Hediondo), otro más que le sigue al N.E., y los dos brazos principales del río Paraguay, llamados 'Río Ancho' uno, y el otro 'Paraguay' propiamente. Esas corrientes, que descargan sus aguas por seis bocas en la del Paraná, con la de éste, forman siete corrientes”.

Gómez agrega que “de esos valientes expedicionarios, son los primeros españoles que bajaron y penetraron en el interior del territorio correntino, hasta la Laguna ‘Iberá’, a estar a un aserto de Pedro de Angelis, anotando el Diario de Schmidel, uno de los de esa expedición”.

Si atendemos esta posibilidad, la amplitud del paraje “siete corrientes” era mucho mayor. De ese amplio espacio geográfico, los españoles elegirán, para implantar la ciudad, el “balcón” que dominaba el paraje, que está limitado por un bañado “norte”, y un bañado “sur”, que se impone en la margen izquierda del Paraná.

- Los exploradores

Esas características “siete corrientes” del paraje fue observada por los primeros exploradores que recorrieron el río Paraná, como lo fueron Sebastián Caboto y Diego García de Moguer, en 1527.

Inhóspita era la región “de las siete corrientes”. De largo pasarán por ella los citados Caboto y García de Moguer así como también lo harán Juan de Ayolas, Martínez de Irala, y cuántos remontaron hacia el norte el majestuoso Paraná, siguiendo Paraguay arriba, en busca de más feraces tierras y más acogedoras gentes.

Innumerables indios lo poblaban, constituidos en parcialidades o “naciones”, de nombres extraños y pintorescos, todos igualmente belicosos y sanguinarios y aun caníbales -según algunos estudiosos(1)- como algunos de los que, a la otra banda del Paraná, escondían su barbarie en las selvas misteriosas del Chaco, siempre al acecho del conquistador blanco.

(1) Paul Groussac. “Mendoza y Garay”, edición de la Academia Argentina de Letras, Buenos Aires, año MXMXLIX; y Pedro Pedro Lozano, de la Compañía de Jesús. “Historia de la Conquista del Paraguay, Río de la Plata y Tucumán” (1878), ilustrada con noticias del autor y con notas y suplementos por Andrés Lamas, tomo I, Buenos Aires. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la fundación de la Ciudad de Corrientes hasta la Revolución de Mayo)” (1928). Edición del Estado.

- La idea de fundar una ciudad en “las siete corrientes”

Pasados algunos años, otros verán en el paraje “siete corrientes” un sitio propicio para el establecimiento de una población de españoles. La fundación de una ciudad en el paraje “de las siete corrientes” formará parte del proceso de conquista y poblamiento del Litoral argentino.

Descubierto y explorado por las expediciones de Sebastián Caboto y Diego García de Moguer, su conocimiento se fue haciendo más preciso en los viajes posteriores, que consolidaron el núcleo fundamental de la ciudad de Asunción.

Un conjunto de observaciones y de referencias cartográficas, indica que el paraje había llamado tempranamente la atención de los españoles, tanto por su ubicación estratégica, como por las características de su población aborigen.

Los estudiosos atribuyen la idea de la fundación al Padre Juan de Rivadeneyra, de la Orden Seráfica, ya que así lo expresará éste al rey, en 1581, en su Relación de las Provincias del Río de la Plata, resumiendo sus apreciaciones en términos geopolíticos:

La segunda gobernación (se refiere a las posibilidades de fundarla) no es menor que la pasada, ni menos rica ni de menos gente. Antes, se tiene noticia de más gente y de mayores riquezas, porque empieza desde la boca del Río de la Plata, a la mano izquierda, como irnos de España desde el Cabo Blanco hasta las 7 corrientes, que es donde divide y capta los ríos que dan el nombre a este Río de la Plata que se llama el Paraná y el Paraguay, que están casi 300 leguas de la boca del Cabo Blanco y mar. En cuyo comedio está hacia la banda del Perú y Chile y Tucumán pobladas dos ciudades y hay aparejo para poblar otras dos, la una, junto a las 7 corrientes, en el río que llaman de las Palmas (actualmente Riachuelo), que tiene mucha cantidad de gente, que se podrá dar de comer a 100 españoles; y, otra, entre ésta y Santa Fe, que habrá para otros tantos repartimientos. Y está Santa Fe más abajo, ciudad que pobló Juan de Garay, General y Justicia Mayor del adelantado Juan de Torres de Vera ( ... )(2)(3).

(2) Archivo General de Indias, Sevilla (España), Patronato, 294, Nro. 14, Año 1581, relación de las Provincias del Río de la Plata, de fray Juan de Rivadeneyra, folio 5. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.
(3) La relación de fray Juan de Rivadeneyra, en la “Revista de la Biblioteca Pública de Buenos Aires” (1881), tomo III, pp. 14-30. Otras referencias tempranas pueden hallarse en la carta de Luis Ramírez (1528); la relación de Domingo Martínez de Irala al despoblar Buenos Aires (1541); o el texto de Ulrico Schmidl: la primera, publicada por Trelles, en la citada “Revista de la Biblioteca Pública de Buenos Aires” (1879), tomo I, pp. 123-154; la segunda por Estanislao Zeballos, en el “Boletín del Instituto Geográfico Argentino” (1898), tomo XIX, pp. 261-271, Buenos Aires; la tercera, en la edición traducida por A. Lafone Quevedo. “Viaje al Río de la Plata” (1903), con notas de Bartolomé Mitre, Buenos Aires. En el orden cartográfico es útil examinar el planisferio de Caboto (1544), el croquis del citado Rivadeneyra y, además, el mapa de Ruy Díaz de Guzmán, tan valioso por su toponimia temprana. Este último, en Paul Groussac. “El mapa atribuido a Guzmán y facsímil de él”, en los “Anales de la Biblioteca Nacional” (1944), tomo IX, pp. 472-479, Buenos Aires; Rivadeneyra, en José Torre Revello (adición a la relación descriptiva de los mapas, planos, etc., del Virreinato de Buenos Aires existente en el Archivo General de Indias) de la Facultad de Filosofía y Letras de Buenos Aires, “Documentos para la historia del Virreinato del Río de la Plata” (1927), lámina XXXV.// Citado por Ernesto J. A. Maeder y Ramón Gutiérrez. “Atlas Histórico y Urbano del Nordeste Argentino (el Medio Físico, el Poblamiento Prehispánico y la Epoca Colonial. 1500-1810)”, primera parte.

Un año antes, fray Juan de Rivadeneyra había viajado a España a bordo de la carabela “San Cristóbal de la Buena Ventura”, propiedad de Alonso de Vera y Aragón, “el Tupí”, futuro primer Teniente de Gobernador de Corrientes, que será fundada en 1588.

Es que entre los hombres que acompañaron a Juan de Garay a fundar Buenos Aires, se encontraba Alonso de Vera “el Tupí”, uno de los sobrinos del Adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón. Hombre de confianza de Garay, era un mestizo cusqueño, de subida tez y de buen linaje por parte paterna.

Fue precisamente este Alonso, “el Tupí”, quien recibió encargo de viajar a España con el objetivo de traer nuevos pobladores. Lo hizo el 18 de Junio de 1580(4), una semana después de haber sido fundada Buenos Aires, en compañía de fray Juan de Rivadeneyra, cuya misión consistía en buscar sacerdotes para compensar la escasez de clero en las nuevas fundaciones.

(4) Parte de este relato se extrajo del trabajo “Los difíciles comienzos. 1536-1600”, de María Sáenz Quesada, publicado en la colección “500 Años de Historia Argentina”, tomo 2, editado por la revista “Siete Días” bajo la dirección de Félix Luna, en 1988. La fecha en que zarpó el barco de “el Tupí”, señalada por Sáenz Quesada, difiere del aportado por Gustavo Miguel Sorg. Este autor dice que “la carabela zarpó el 19 de Junio de 1580 de la recién fundada Ciudad de Buenos Aires con rumbo a España, con el propósito de traer pobladores y religiosos”, información basada en el Archivo General de Indias, Sevilla (España), Contratación, 5.538, Libro 1, folio 425, del 14 de Abril de 1582. Alonso de Vera y Aragón, natural de Cusco, hijo de Pedro Díaz de Torres de Vera y de doña Elena, al Río de la Plata. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Se puede llegar a inferir que durante el trayecto del viaje “el Tupí” y Rivadeneyra trataron la conveniencia de fundar una ciudad en el paraje “de las siete corrientes” y quien será primer Teniente de Gobernador de Corrientes empezaría así a forjar la historia de la ciudad con este proyecto.

Información adicional