El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Fundación de Concepción del Bermejo

Juan de Torres de Vera y Aragón continuaba retenido en Chuquisaca y, por tanto, imposibilitado de trasladarse a su gobernación.

Al tener conocimiento del trágico fin de Juan de Garay, el 27 de Julio de 1583 nombró reemplazante a su sobrino, Juan de Torres Navarrete (1584-1587), quien se dirigió a Asunción y se hizo cargo del mando, el 16 de Marzo de 1584, con el título de Teniente de Gobernador.

Navarrete comisionó a Alonso de Vera (“Cara de Perro”), para que fundara una ciudad sobre el río Bermejo, que debería servir de enlace con los dominios del Perú. Entre los integrantes de esta empresa figuró, Hernando Arias de Saavedra.

Los expedicionarios partieron hacia el Chaco y, luego de explorar la zona indicada, Alonso de Vera -sobrino del Adelantado-, fundó, en nombre de su tío, Concepción de Nuestra Señora del Bermejo (15 de Abril de 1585), en las proximidades de la confluencia de ese río con el Paraguay.

Estas fundaciones -Buenos Aires y Concepción- se efectuaron con el fin de cumplir lo estipulado por el suegro del Adelantado, en la capitulación del 10 de Julio de 1569.

Alonso de Vera, “el Cara de Perro”, era para ese entonces un capitán experimentado. Se desempeñaba como Teniente de Gobernador de Asunción y conocía la región y la naturaleza de los indios que la poblaban.

En 1583 había realizado una entrada contra los guaycurúes y nocoguaques, al Norte del Bermejo. En esa oportunidad se destacó en la campaña un joven, Juan Arias de Saavedra, a quien por su valor hizo capitán.

La empresa de fundar una ciudad en el Chaco fue organizada en Asunción, donde Alonso de Vera reclutó su hueste y de la que partieron a mediados de Marzo de 1585. Según su propio testimonio, llevaba

135 soldados arcabuceros, muy bien aderezados y mucha munición”, acompañado además de un arreo de animales: “Al pie de 1.000 caballos, 50 yuntas de bueyes, y más de 300 vacas(1),

(1) Ernesto J. A. Maeder. “Historia del Chaco” (2012). Ed. ConTexto.

Después de haber recorrido las costas del Bermejo, el 14 de Abril de 1585 fundó la ciudad que llamó de la Concepción de Nuestra Señora.

En el Acta labrada ese día se dejó constancia del poder y comisión recibido del Adelantado y su Teniente; los términos fijados a la ciudad, la designación de Alcaldes y Regidores para su Cabildo, la designación de sitio para Iglesia mayor, la plantificación del Rollo de la Justicia y la determinación del ejido. Quedaba, además, expresamente indicado, que dicha ciudad podía ser trasladada a un sitio mejor, con acuerdo del Cabildo.

Hecho esto y redactados los documentos probatorios por el escribano, Alonso de Vera levantó el real y siguió

... en descubrimiento deste río arriba sin apartarme de él lo menos que he podido, trayendo siete carretas que hice donde poblé ... Habré descubierto 30 leguas desde la boca del río Bermejo; 30 leguas hasta donde estoy agora poblado, que es esto de Matará(2).

(2) Ernesto J. A. Maeder. “Historia del Chaco” (2012). Ed. ConTexto.

El texto citado corresponde a la carta que Alonso de Vera escribió al Obispo del Tucumán, el 16 de Agosto de 1585. En ella revela que, luego de fundar la ciudad, y tal como se ha dicho, con poder suficiente para mudarla, Alonso de Vera siguió explorando la región hacia el Oeste, hasta llegar a Matará.

Allí encontró el lugar apropiado, resolviéndose a quedar en ese sitio, ya que halló indios que cultivaban la tierra y le prestaron acatamiento. El mismo los describe como

gente de mucha razón ... los mejores labradores que he visto ... les hallé más de 20.000 fanegas de maíz; es belleza las chacras que tienen. Obligóme a poblar por no poder pasar necesidad(3).

(3) Ernesto J. A. Maeder. “Historia del Chaco” (2012). Ed. ConTexto.

Sin duda, éste era el lugar más adecuado, con una población indígena diferente, por su actitud y economía, de los fieros y nómades guaycurúes, con quienes antes había guerreado.

Meses después, Alonso de Vera salió a explorar la región, y hacia el Oeste halló otro pueblo de indios, llamado Guacará, que estaba encomendado a los vecinos de Esteco. Desde allí se propuso reanudar la exploración hasta la falda de las sierras subandinas y regresar luego a su población.

Según todas las evidencias arqueológicas y testimoniales, el lugar poblado por Alonso de Vera es el que hoy corresponde a las ruinas de la Ciudad de Concepción. Ese sitio está localizado en el kilómetro 75, de la ruta 95, al norte de la actual Ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña.

El descubrimiento de esas ruinas fue efectuado por Alfredo Martinet y monseñor José Alumni, en 1943. Años después, Eldo S. Morresi excavó en dicho lugar y aportó un conjunto de testimonios que prueban la ocupación hispano-indígena del lugar.

Ver:

Adelantados y Gobernadores del Río de la Plata y Paraguay (1534 - 1618)


Gobernadores y Adelantados del Río de la Plata y Paraguay en el Siglo XVI

Información adicional