El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

LA ORGANIZACION DE LA JURISDICCION CORRENTINA

Los grandes cambios territoriales y demográficos operados en Corrientes entre 1760 y 1810 fueron acompañados por un gradual -aunque vacilante- esfuerzo de adaptación institucional a las necesidades del distrito en expansión.

En buena medida ello coincidió con la instalación del Virreinato del Río de la Plata y, sobre todo, con el régimen de Intendencias instaurado poco después.

La aplicación del nuevo sistema, más eficaz en lo fiscal y en lo administrativo -aunque también más rígido y burocrático- significó para el Gobierno de Corrientes el reemplazo de los Tenientes por los Subdelegados de dos causas. El resultado fue negativo ya que al finalizar el Virreinato, los Tenientes debieron ser restablecidos.

El Cabildo, que tan diligentemente había representado los intereses comunales en la expansión territorial y en la defensa fronteriza, se vio limitado -en lo financiero- y abocado a asuntos de menor entidad.

A pesar de ello logró establecer en la campaña los rudimentos de la Justicia a través de los Jueces comisionados cuyo asentamiento -en cada localidad- dio lugar a la formación de los Partidos rurales.

A su vez, la presencia de guardias y la periódica reseña de milicias prestó el concurso de una elemental estructura militar que, sólo a principios del siglo XIX, tomó la forma de un Cuerpo regular dedicado a la defensa y mantenimiento del orden en la jurisdicción.

La Iglesia, por su parte, a través de la iniciativa de sus fieles y de su jerarquía, promovió la erección de oratorios, capillas y parroquias que contribuyeron -en la mayoría de los casos- a la formación de vecindarios y pueblos y a la consolidación de la fe, tradiciones y costumbres en el medio rural.

La acción del Estado y de la Iglesia, a través de sus medidas de gobierno y organización, concurrieron a crear y asentar en la campaña semibárbara la trama institucional y cultural mínima, por medio de la cual la Ciudad de Corrientes pudo extender su jurisdicción y administración a los vastos dominios que iba gradualmente incorporando.

Información adicional