El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La revolución desde Buenos Aires. Vicisitudes económicas portuarias

- Introducción

En el marco del bicentenario de la Patria argentina se hace necesario reflexionar y repensar los sucesos que dieron origen a la construcción estadual de los países que emergieron del proceso revolucionario.

Por ello, en el presente artículo presentamos una interpretación acerca de las sobresalientes fuerzas primigenias que se instalaron en el aparato administrativo rioplatense(1).

(1) Conferencia dictada por el doctor Dardo Ramírez Braschi (Abogado, Magister en Ciencias Políticas, Profesor Titular en la cátedra “Historia Constitucional Argentina” de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales y Políticas (UNNE). la charla fue brindada en el Museo Histórico de Corrientes “Tte. de Gdor. Manuel Cabral de Melo y Alpoín” el 14 de Mayo de 2010, y publicada en “La Verdad sin Rodeos” Nro. 5 -Revista anual del Instituto de Investigaciones Históricas y Culturales de Corrientes-. Corrientes 2010, Moglia Ediciones.

Estas manifestaron -ya desde Mayo de 1810- una voluntad de absorción hacia y desde Buenos Aires, en un proceso que se mantuvo con el transcurrir del tiempo hasta tal punto que marcaron el rumbo del centralismo real sobre los que se construyeron los pilares de la Argentina contemporánea.

En esta oportunidad reflexionaremos sobre algunos aspectos económicos que impactaron definitivamente generando secuelas en todo aquellos sucesos que produjeron los cambios políticos motivadores de las innovaciones estaduales en la región del Río de la Plata.

- Desarrollo

En el proceso revolucionario de Mayo también la política económica adquirió relevancia conflictiva debido a los intereses diferentes, implementándose medidas que marcaron los rumbos de la nueva economía.

El antiguo régimen fue dominado por la política española de comercio único a través del monopolio. Originariamente, desde los primeros momentos, el comercio del Río de la Plata estaba controlado por el Virreinato del Perú y las mercaderías venían por los caminos reales desde aquél lejano lugar, lo que dificultaba los traslados y acrecentaban los costos finales de los bienes.

A partir de las reformas borbónicas, y más precisamente desde de la creación del Virreinato del Río de la Plata (1776), el sistema tradicional comienza a ser reformulado. El Reglamento de Libre Comercio (1778) fue el punto inicial pues Buenos Aires quedó habilitado para comercializar con los puertos españoles y demás puertos indianos que entraban en el beneficio del Reglamento.

A principios del siglo XIX la flota española no era ni la sombra de aquélla que dominó el Atlántico en la ruta hacia las Indias en los siglos XVII y XVIII.

Debemos considerar que la privilegiada ubicación geográfica de Buenos Aires conformaba la mejor vía de acceso al Potosí y sus recursos. El acceso por el Río de la Plata era mucho más favorable y económico que los caminos que venían de Lima. Las distancias hablan por sí solas. Así lo muestran Buenos Aires-Potosí: 1.750 kilómetros; Lima-Potosí: 2.500 kilómetros.

Esta diferencia de accesibilidad a Potosí generaba ventajas a Buenos Aires y a las economías regionales que dependían de su jurisdicción, y más aún después de la creación del Virreinato del cual fue su capital.

Las reformas originadas como consecuencia del Reglamento de Libre Comercio de 1778 convirtió a la capital virreinal en un polo intermediario de las exportaciones de las regiones del Interior y nexo de importación rioplatense con los bienes producidos en otras regiones.

Además, Buenos Aires contaba con condiciones favorables para la producción pecuaria debido a la abundancia de tierras fértiles y la escasa complejidad que demandaba la empresa ganadera, favorecida por la demanda de cueros y productos del rubro.

La exportación de productos en el siglo XVIII que provenía del Interior y el Litoral, el 90 % pasaba por el Puerto de Buenos Aires; el 10 % de este noventa lo originaba el propio Buenos Aires(2).

(2) Aldo Ferrer. “La economía argentina desde sus orígenes hasta principios del siglo XXI”. Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires (2005), pp. 67 a 102.

A pesar de ello, las economías de las jurisdicciones del Interior dependían más de Buenos Aires que de sus propios recursos por el control fiscal que efectuaba su Aduana.

La capital virreinal -favorecida por su destino geográfico de ser el único puerto de esta banda del Río de la Plata que brindaba salida directa al mar- implicaba que toda producción económica de las demás jurisdicciones, si querían un destino cierto en el comercio internacional, deberían pasar por los controles aduaneros porteños. Un gran embudo, que generaba fuerzas centrípetas otorgándole el control absoluto de la situación.

Varias décadas después Juan Bautista Alberdi escribía lo siguiente:

“La revolución contra España, suprimiendo el Gobierno General del virrey residente en Buenos Aires y dejando -por esa supresión- a las provincias aisladas para su Gobierno interior, dejó a la provincia de Buenos Aires poseedora exclusiva y única del Puerto, de la Aduana y la Renta de todas las otras provincias argentinas, por todo el tiempo que ellas estuviesen sin Gobierno General y común.
“Prolongar indefinidamente este estado de cosas era equivalente a dejar en manos de Buenos Aires todos los recursos de los pueblos argentinos. La tentación era irresistible y Buenos Aires cayó en ella. Convertir esta prolongación en sistema permanente de gobierno fue el pecado y la falta de Buenos Aires, no su invención.
“¿Quién fue el primero que reconoció y se apercibió de que en ese estado de cosas consistía la fortuna local de Buenos Aires? Nadie; las cosas mismas lo dieron a conocer, y hace honor a Buenos Aires el que ninguno de sus hombres públicos hubiese tenido la idea de hacer una política de la falta de gobierno.
“He aquí el modo cómo Buenos Aires se apercibió de que ese desorden cedía todo en su provecho local exclusivo, aunque en daño y ruina de la Nación (…)”(3).

(3) Juan Bautista Alberdi. “Crisis permanentes en las Repúblicas del Plata”, Obras Selectas, tomo VII, Buenos Aires (1920), pp.137 y 138.

Alberdi puntualiza con precisión la problemática que significaba para la región la cuestión del dominio hegemónico del Puerto y las consecuencias desfavorables hacia las economías del Interior al controlar las Rentas del comercio exterior. Había que construir -en esta desigualdad geográfica natural- una igualdad política que la compense(4).

(4) Juan Bautista Alberdi, al conocer el diagnóstico cruel de la hegemonía porteña, generó algunas ideas que debían estar presentes en la construcción constitucional, elaborando una propuesta de equilibrio político al desequilibrio natural dado por el poder del Puerto. Por ejemplo, propuso la elección indirecta del presidente de la República a través de un Colegio Electoral impidiendo -de esa manera- que algunas pocas provincias más pobladas pudieran elegir por sí al presidente.

A principios del siglo XIX el poder naval español -tras agravar su situación a raíz de derrotas bélicas, como la de Trafalgar en 1805- hizo que los arribos de los barcos peninsulares sean esporádicos. Para entonces ya era notoria la presencia constante de buques de bandera británica con bodegas cargadas con productos de ese país para ubicarlos en América.

Esto ocurrió antes y después de la revolución en el Río de la Plata.

Los cambios políticos de 1810 generaron un conflicto sobre políticas económicas casi de inmediato. Algunos buscaban restringir el ingreso de productos no españoles proponiendo una política de carácter proteccionista; otros, en cambio, proponían una apertura de los puertos a los barcos de distintas banderas.

La Junta Gubernativa se vio en la necesidad de abrir el Puerto para obtener un rápido ingreso de divisas a través de los derechos aduaneros, los que en corto plazo fueron los recursos que solventaron inicialmente la guerra por la independencia.

Esta decisión afectó directamente a las escasas industrias de la periferia de Buenos Aires pero, sobre todo, a las provincias del Interior que producían algunas manufacturas artesanales, vinculadas todas a la agricultura y la ganadería.

La política portuaria -con el transcurrir del tiempo- marcará el rumbo de las futuras provincias argentinas.

La interpretación de los estudiosos sobre la política de importación y exportación de la Junta Gubernativa tuvo diversas lecturas. Así, por ejemplo, Enrique de Gandía afirmó lo indiscutible de la implementación del libre comercio pero proponiendo trabas al comercio inglés.

El periódico “The Times”, de Londres, del 10 de Julio de 1810, publicaba que en Buenos Aires “lo que se llamó libre comercio fue sólo un expediente temporario para aliviar las necesidades del Gobierno local, garantizando la admisión de las mercaderías británicas mediante el pago de enormes impuestos que, con otros gastos y gravámenes, ascienden por lo menos del 65 % ó 70 % de los precios de factura”.

El 23 de Julio del mismo año, Lord Stranford informaba a Londres que la Junta de Buenos Aires había rebajado los derechos de exportación de 44 % al 18 %, fomentándose las exportaciones y dificultando las importaciones(5).

(5) Enrique de Gandía. “Mariano Moreno. Su Pensamiento Político”, Ed. Pleamar, Buenos Aires (1968), p.80.

Otra interpretación importante es la de Mirón Burgin, quien sostiene que la revolución de Mayo abrió las puertas a productos extranjeros que paralizaron la economía del país:

“… la industria doméstica se hallaba al borde de la ruina. Las dificultades económicas del Interior se agravaron porque poco después de la revolución las relaciones comerciales con Perú, lo mismo que con los territorios contiguos de Bolivia y Chile, quedaron totalmente interrumpidas durante las guerras de la independencia o seriamente perturbadas después.
“Poco consuelo ofrecía el hecho de que los artículos extranjeros pudieran comprarse ahora a precios muy inferiores a los de antes de 1810, porque el Interior se acercaba rápidamente a una situación en la que los precios más bajos serían demasiado altos”(6).

(6) Mirón Burgin. “Aspectos económicos del federalismo argentino”, Buenos Aires, Ed. Hachette S.A. (1960), pp. 40-41.

Cualquiera sea la interpretación, ya sea por necesidad del nuevo Gobierno de obtener rápidos recursos aduaneros o conveniencia de grupos locales que se beneficiaran con ello, la política librecambista llevada adelante por los primeros Gobiernos patrios fue determinante en la proyección de la evolución económica del Río de la Plata y en los beneficios que obtuvo Buenos Aires. El puerto contaba con la llave impositiva de regular y determinar las importaciones y exportaciones de la región.

- Conclusión

Concluyendo esta exposición podemos apreciar que inmediatamente con los primeros pulsos revolucionarios la cuestión económica abarcó el contenido de las cuestiones políticas, perfilando de esa manera con mayor profundidad la diferenciación de intereses entre el Interior y Buenos Aires.

Este problema tendrá una tendencia temporal que se prolongará durante las próximas décadas, adquiriendo dimensiones trascendentales para las provincias, ya que divergencias políticas y económicas conformarán parte de un solo planteo problemático: la implementación de un federalismo político como económico.

Lamentablemente tan sólo prosperó la formalidad del federalismo político, postergándose hasta los tiempos actuales la aplicabilidad efectiva de un federalismo económico.

- Bibliografía usada por el autor

* Juan Bautista Alberdi. “Crisis permanentes en las Repúblicas del Plata”, Obras Selectas, tomo VII, Buenos Aires (1920).
* Mirón Burgin. “Aspectos económicos del federalismo argentino”, Buenos Aires, Librería Hachette S.A. (1960).
* Efraím Cardozo. “Afinidades entre el Paraguay y la Banda Oriental”, Biblioteca Bicentenario, Ed. Servilibro, Asunción (2009).
* Julio César Cháves. “Historia de las relaciones entre Buenos Aires y el Paraguay. 1810-1813”, Librería y Casa Editora de Jesús Menéndez, Buenos Aires (1938).
* José Carlos Chiaramonte. “Ciudades, Provincias, Estados: Orígenes de la Nación Argentina”, Ed. Ariel, Buenos Aires (1997).
* José Carlos Chiaramonte. “Nación y Estado en Iberoamérica. El Lenguaje Político en tiempos de la Independencia”, Editorial Sudamericana, Buenos Aires (2009).
* Enrique de Gandía. “Mariano Moreno. Su Pensamiento Político”, Ed. Pleamar, Buenos Aires (1968).
* Alberto Demicheli. “Formación Constitucional Rioplatense. Génesis Unitaria y Federal”, tomo I, Montevideo (1955).
* Aldo Ferrer. “La economía argentina desde sus orígenes hasta principios del siglo XXI”, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires (2005).
* Blas Garay. “La revolución de la independencia del Paraguay”, Biblioteca Bicentenario, Ed. Servilibro, Asunción (2009).
* Tulio Halperín Donghi. “Revolución y Guerra. Formación de una Elite Dirigente en la Argentina Criolla”, Ed. Siglo XXI, Buenos Aires (1997).
* Fabián Hararai. “La Contra. Los Enemigos de la Revolución de Mayo, Ayer y Hoy”, Ediciones RYR, Buenos Aires (2008).
* Ricardo Levene. “Las Provincias Unidas del Sud en 1811. Consecuencias inmediatas de la Revolución de Mayo”, Buenos Aires (1940).
* John Lynch. “Las Revoluciones Hispanoamericanas. 1808-1826”, Ed. Ariel, Barcelona (2008).
* Dardo Ramírez Braschi. “Patriotas y Sarracenos. La lucha revolucionaria en la provincia de Corrientes. (1810 -1812)”, Moglia Ediciones, Corrientes (2009).
* Benjamín Vargas Peña. “Paraguay-Argentina. Correspondencia diplomática. 1810-1840”, Ed. Ayacucho, Buenos Aires (1945).

Información adicional