El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Las reformas promovidas por la Asamblea

La Asamblea del Año XIII -la primera de carácter nacional argentino- realizó una amplia y fecunda labor, especialmente en el primer período de sesiones que se prolongó desde el 1 de Febrero al 18 de Noviembre de 1813, en cuyo transcurso los diputados trabajaron en forma intensa y con decisión revolucionaria.

Posteriormente, el organismo careció de orientación definida y vaciló ante los problemas políticos y las disensiones internas hasta que clausuró sus sesiones el 26 de Enero de 1815(1).

(1) El primer período de sesiones de la Asamblea se prolongó del 1 de Febrero al 18 de Noviembre de 1813 en cuyo transcurso se votaron 114 resoluciones. Convocado por el segundo Triunvirato a raíz de urgentes problemas internos, el organismo reanudó sus sesiones el 21 de Enero de 1814 hasta el 8 de Febrero de ese año, en que sancionó la Ley de Amnistía. Los diputados volvieron a reunirse desde el 25 al 29 de Agosto de ese año en que se votaron escasas leyes. Finalmente, la Asamblea se congregó nuevamente en Enero de 1815, hasta el día 26 en que clausuró sus sesiones y publicó un Manifiesto. // “Historia Argentina”, de José Cosmelli Ibáñez. // Editorial Troquel, Buenos Aires.

La labor de la Asamblea puede sintetizarse de la siguiente manera:

1) Reformas políticas

Reglamentó las atribuciones y facultades del segundo Triunvirato como también el funcionamiento del mismo. Más tarde -Enero de 1814- creó el cargo de Director Supremo y un Consejo de Estado.

Resolvió someter a juicio de residencia (el antiguo sistema aplicado por las leyes españolas) a todos los gobernantes que hubieran actuado a partir de 1810.

Se iniciaron numerosos procesos pero esta tarea convulsionó la opinión pública por lo cual se dictó una Ley de Amnistía cuyos beneficios no alcanzaron a Cornelio Saavedra y Joaquín Campana, condenados a destierro por su actuación en el motín del 5 y 6 de Abril de 1811.

Dispuso que los españoles europeos fueran “removidos de los empleos eclesiásticos, civiles y militares” si en el lapso de quince días no hubieran obtenido la Carta de Ciudadanía.

2) Reformas sociales

Uno de los aspectos más destacados de la obra cumplida por la Asamblea del Año XIII fueron las reformas de carácter social, las cuales pusieron fin a una serie de disposiciones hispánicas vigentes hasta esa época.

Decretó la libertad de vientres según la cual los hijos de esclavos nacidos a partir del 31 de Enero de 1813 debían ser considerados hombres libres(2).

(2) También declaró libres a todos los esclavos de países extranjeros, por el solo hecho de pisar el territorio de las Provincias Unidas. Sin embargo, debido a una protesta del Gobierno portugués en el Brasil, esta disposición fue modificada y no alcanzó a los esclavos fugados ni a los sirvientes de los viajeros. // “Historia Argentina”, de José Cosmelli Ibáñez. // Editorial Troquel, Buenos Aires.

La Asamblea sancionó un decreto anterior de la Junta Grande y declaró extinguido el tributo, la mita, la encomienda, el yanaconazgo y toda forma de servicio personal de los indios.

Haciéndose eco de un anhelo popular sentó las bases de una sociedad democrática al prohibir los mayorazgos y ordenar la abolición de los escudos y todo distintivo de nobleza que hasta esa época se acostumbraba a colocar en las fachadas de las casas.

3) Reformas judiciales

La Asamblea abolió el uso del tormento vigente en la legislación española para hacer confesar a los detenidos.

Delimitó las atribuciones del Gobierno ante el Poder Judicial y aprobó un Reglamento de Administración de Justicia dividido en tres Secciones.

4) Reformas eclesiásticas

La Asamblea dispuso que las autoridades eclesiásticas debían subordinar sus actos a la soberanía de ese organismo y también del Triunvirato.

Declaró que las comunidades religiosas del Río de la Plata quedaban independientes de toda autoridad eclesiástica española; además dispuso que cesaba sobre los obispos la obediencia al nuncio apostólico residente en la Península.

Abolió la Inquisición y prohibió a los religiosos de ambos sexos profesar antes de los treinta años.

5) Reformas económicas

La Asamblea ordenó acuñar en la ceca de Potosí -en poder de los porteños después de la victoria de Belgrano en Salta- monedas de oro y plata, iguales en peso y valor a las que circulaban en esa época, pero con diferentes grabados. La imagen del rey fue eliminada(3).

(3) Las monedas de plata tendrían de un lado el sello de la Asamblea con la siguiente inscripción: “Provincias Unidas del Río de la Plata”; en el reverso un sol y debajo: “En Unión y Libertad”.
Las de oro semejantes, con el agregado de algunos emblemas guerreros. Cuando Potosí volvió a caer en poder de los realistas la acuñación se suspendió. // “Historia Argentina”, de José Cosmelli Ibáñez. // Editorial Troquel, Buenos Aires.

El agudo déficit de las finanzas públicas debido en gran parte a los ingentes gastos de las campanas militares -pago de sueldos, compra de equipos y armas- motivó que la Asamblea decretara un empréstito de 500.000 pesos con cuyos recursos se mejoró la situación y permitió equipar la escuadra naval puesta a las órdenes de Brown.

6) Reformas militares

La Asamblea continuó con las reformas militares iniciadas con éxito por el Triunvirato. Dispuso que el cargo de Brigadier General fuera el más alto grado del escalafón; prohibió el uso indebido del uniforme; y aplicó castigos muy severos a los desertores.

Ordenó la creación de una Academia Militar para la oficialidad y encomendó a Pedro Cerviño la redacción de los planes de estudio.

A fines de Mayo la Asamblea estableció el Instituto Médico Militar y nombró al doctor Cosme M. Argerich director y catedrático de Medicina.

7) Reformas territoriales

La Real Ordenanza de 1782 había dividido el vasto territorio del Virreinato del Río de la Plata en ocho Intendencias y cuatro Provincias subordinadas.

La revolución de Mayo conservó la misma organización territorial del período hispánico.

En 1811, la Junta Grande dispuso separar las misiones de la Intendencia del Paraguay y en Enero de 1812 se creó el cargo de gobernador-intendente de la provincia de Buenos Aires, es decir, un Gobierno con jurisdicción local separado de la que ejercía el Triunvirato. Ocupó el cargo Miguel de Azcuénaga.

En Noviembre de 1813, la Intendencia de Cuyo (Mendoza, San Juan y San Luis) fue separada de la Intendencia de Córdoba (La Rioja y Córdoba).

En Marzo de 1814 se creó la gobernación-intendencia de Montevideo y en Septiembre de ese año la Intendencia de Buenos Aires fue dividida en dos: la de Entre Ríos y la de Corrientes.

En Octubre sucedió lo mismo con la Intendencia de Salta de la cual se desprendió la Intendencia de Tucumán (Tucumán, Santiago del Estero y Catamarca).

Información adicional