El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Tenencia de Gobernación de José León Domínguez

- Gestión del Cabildo-Gobernador en 1813

El año 1813 se inicia con un acontecimiento auspicioso para la paz de la colonia alzada en armas. El 31 de Enero se instalaba en Buenos Aires -por segunda vez- la Asamblea General Constituyente de las provincias del antiguo virreinato, representando a Corrientes su diputado el general Carlos María de Alvear, electo presidente de la misma.

Abre esta Asamblea, posesionándose de las necesidades de la hora histórica, una serie de actos trascendentales que definieron la nacionalidad cuya exégesis escapa a la índole regional de esta exposición.

Pero si respondiendo a los sentimientos generales supo caracterizar el Cuerpo de la Nación y la grandeza de los postulados, cuya efectividad se trabajaba con sacrificio, no puede escapar a la influencia dictatorial del medio en que actuaba la Ciudad de Buenos Aires, empeñada en llevar a la ley y al régimen de las instituciones a establecerse la prepotencia económica e histórica ejercida desde los tiempos más lejanos de la colonia.

El 10 de Febrero de 1813(1) el Cabildo y las corporaciones de Corrientes prestaron el juramento de obediencia a la Asamblea General, y cuando su diputado renunció -integrando su cuerpo capitular con electores designados en las asambleas de los distintos barrios de la ciudad- lo sustituye con el doctor Francisco Ortiz, entonces Agente Fiscal en la Cámara de Apelaciones con asiento en Buenos Aires(2).

(1) Acta Capitular del 10 de Febrero de 1813.
(2) Acta Capitular del 23 de Julio de 1813. // Todo citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)”.

La gestión política y militar del Cabildo -iniciada en Diciembre del año anterior, cuando el retiro del teniente de gobernador, teniente coronel Luzuriaga- desarrollábase sin mayores tropiezos(3).

(3) Componían el Cabildo de 1813 Sebastián de Almirón, Francisco Antonio Soto, José Francisco Rolón, Domingo Fernández, Francisco de Paula Pérez, Eugenio Tomás Cabral, Juan Plácido Martínez y Francisco de Paula Araujo. Almirón, como Alcalde de 1er. voto asumía la representación colegiada del Cabildo en los actos oficiales. Tal hemos visto en el poder que el doctor Simón García de Cossio dio a su hermano Juan para intervenir en el juicio de residencia que se hizo en Buenos Aires a los gobernantes de 1810 a 1813. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)”.

En Febrero, el general José de San Martín -triunfando en San Lorenzo- había dado un golpe de muerte a las escuadrillas españolas que desde Montevideo asaltaban las costas, y un hijo de la provincia, Juan Bautista Cabral, oriundo de Saladas, escribía con su sacrificio su nombre en las tablas de la inmortalidad.

Corrientes, que había armado naves corsarias para cuidar la navegación del río de acuerdo con los pueblos litorales, pudo desentenderse de esa vigilancia y de los sacrificios que irrogaba a su pueblo(4).

(4) Oficio del 3 de Febrero, del Jefe de los corsarios, Luis Lanche, pidiendo al Gobierno se ordenase a las poblaciones de la costa que así que sus barcos se presentasen se les proveyerá de los auxilios que necesitaran. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)”.

* hizo obra administrativa cuidando de la regularidad de los funcionarios;
* proveyendo a la instrucción primaria(5);

(5) Acta Capitular del 10 de Mayo de 1813. Por muerte del maestro de primeras letras de Empedrado, Manuel Lucena, se nombra a José Leyes. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)”.

* controlando los cobros de los derechos eclesiásticos alzados sin razón de ser(6);

(6) El doctor Francisco de Castro y Careaga, delegado eclesiástico, alzó el arancel que debían pagar los feligreses. Presentaciones del Cabildo de Febrero y Marzo de 1813 al Triunvirato. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)”.

* y cuidando también de prevenir la defensa recogiendo armas entre los vecindarios(7);

(7) Oficio de José de Silva -de Saladas- del 1 de Junio de 1813. Avisa haber recolectado 41 armas de fuego, 37 cananas, 378 cartucheras, 73 piedras de chispa de la gente que venía de Curuzú Cuatiá. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)”.

* designando jefes de zona(8); etc.

(8) Se designó Jefe de Frontera a José de Silva. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)”.

- Defensa de la Frontera

Hacia Misiones, Bernardo Pérez Planes -que gobernaba como delegado- debía prevenirse de ataques de partidas irregulares de portugueses que se lanzaban sobre sus pueblos. Desde fines de 1812 empezó a reunir elementos defensivos movilizando hasta a los enfermos(9), medidas de previsión que Corrientes asistió proveyendo de ganados y elementos bélicos.

(9) Oficio del 22 de Noviembre de 1812, de su subalterno Pedro Gómez, de Yaguareté Corá. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)”.

La tranquilidad del horizante local desaparece rápidamente. Artigas, ya enfrentado a los hombres de Buenos Aires en nombre de los intereses regionales, inicia directamente y por intermedio de sus amigos una campaña de seducción y de fuerza(10).

(10) Correspondencia interceptada de Manduré, Juan Rodríguez, etc. Marzo de 1813. Archivo de la Provincia. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)”.

- Movimientos de indios. Sublevación de los de Yapeyú

Domingo Manduré, al frente de indios afectos al caudillo oriental, se apodera en Febrero de 1813 de Mandisoví, detiene a su comandante Bernabé González y vecinos principales, se provee de efectos y vuelve al Salto, amenazando con incursiones al Arroyo de la China(11).

(11) Parte del 26 de Febrero de 1813 del comandante de Curuzú Cuatiá, Antonio Martínez, al Sargento Mayor José Ignacio Aguirre. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)”.

Igual actitud levantisca asumen los indígenas en Yapeyú congregados por Pérez Planes, que no puede dominarlos, amenazándose a Curuzú Cuatiá y a la campaña vecina(12).

(12) Parte anterior y los de Pérez Planes al Cabildo, del 9 y 26 de Marzo. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)”.

León Esquivel, por órdenes del Cabildo, reúne en Saladas fuerzas milicianas que disciplina y arma, marchando a Curuzú Cuatiá de guarnición, convertida en centro de resistencia. Manduré -jefe artiguista en el Salto- envía a Juan Antonio Retamoso a comunicar actuaba en virtud de órdenes de José Gervasio Artigas, con instrucciones de no perjudicar a ningún americano ni invadir jurisdicciones, y que ofrecía su amistad(13).

(13) Partes al Cabildo de Esquivel -desde Saladas- del 24 de Marzo de 1813, y de Curuzú Cuatiá, el 8 de Abril. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)”.

Como Pérez Planes avanzara hasta Mandisoví -sostenido por las fuerzas de Corrientes- Manduré cuida los pasos del río e intensifica su campaña de seducción. En Junio, la situación era más tirante; el Sargento Mayor José Ignacio Aguirre -desde su comando de San Roque- congrega nuevas fuerzas organizándolas en partidas bajo las órdenes de los capitanes Francisco Quiroz, Juan Tomás Ortiz, teniente Francisco Romero y sargento Santiago Sánchez(14), avanzando después hasta las costas del Santa Lucía.

(14) Parte del comandante Solís a Aguirre, del 6 de Junio; de Aguirre al Cabildo, del 19 y 20 de Septiembre. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)”.

El choque no se hace esperar; enrolados en las nuevas ideas, los naturales de Yapeyú se sublevan y las fuerzas de Curuzú Cuatiá del comandante Solís luchan -el 18 de Septiembre de 1813, en la costa del arroyo Yaguareté- con los grupos guaraníes, venciéndolos, así como al Este del Miriñay.

Aguirre, al comunicar estas novedades, aconseja una actitud enérgica.

La conducta con el indio -dice- debe ser la de bala; ya no existe lugar -agrega- a estas colisiones entre la jurisdicción de Corrientes y Yapeyú, cuyas cuestiones sobre posesión de terrenos a esta banda del Miriñay concluyeron cuando Belgrano fundó Curuzú Cuatiá(15).

(15) Parte del 1, 3, 17, 19 y 20 de Septiembre de 1813 de Aguirre al Cabildo y de Pérez Planes a José de Silva, del 26 de Septiembre. Del 20 de Septiembre, de Silva al Cabildo. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)”.

Para robustecer la defensa hizo bajar al Comandante de Yaguareté Corá, J. Victoriano Pérez, sin lograr contener los excesos.

Manduré -desde el Salto- avanza en apoyo del levantamiento de Yapeyú,

* choca y derrota a Pérez Planes en Mandisoví;
* se apodera de las caballadas;
* levanta como bandera la obediencia a Artigas en reemplazo de la de Buenos Aires;
* e intenta llegar al Paraná y ocupar La Bajada como centro de sus operaciones.

El Cabildo designó Jefe de la Frontera a José de Silva sin que la escasez de elementos militares permitiera oponer con eficacia un muro a las bandas de irregulares y sin que las tropas dependientes de Buenos Aires -que actuaban en el Sur de Entre Ríos- viniesen en apoyo de los esfuerzos de Corrientes.

Ni siquiera se le enviaron las armas y pertrechos con que se había equipado a las tropas de la provincia enviadas al Ejército de la Banda Oriental(16).

(16) Parte de Aguirre al Cabildo, del 12 de Febrero, y de Ignacio Soto, Comandante del Empedrado, del 13 de Febrero. Oficio de Buenos Aires del 19 de Marzo. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)”.

- Los primeros partidarios de Artigas. Choques. Los desertores de las fuerzas correntinas en Entre Ríos

La situación se complicó aún más. El trabajo de intriga que minó el Ejército revolucionario que sitiaba Montevideo y el desplazamiento de las unidades correntinas a los pueblos de Entre Ríos para cuidar las comunicaciones y enfrentarlas a estos movimientos hechos en nombre del interés regional, produjo la deserción sistemática de estos Cuerpos que volvían a Corrientes filtrados de las nuevas ideas.

Buenos Aires es absorbente y tiránica como una metrópoli; va a sacrificar -si le conviene- a los pueblos litorales -se decía- y el comentario invertía valores levantando frente a la obediencia a la capital la bandera de la región, la preeminencia de Artigas, que era comercio sin impuestos y libre decisión del destino.

En Febrero de 1813 una división correntina a las órdenes de Galván, situada en Concepción del Uruguay, vuelve sublevada a la provincia a las órdenes de Roque Fernández. Viene en paz sin causar daños, a deponer las armas.

Inútilmente el Gobierno de Buenos Aires ordena sea vuelta embarcada; se dispersa y apenas si una minoría de voluntarios sigue a Angel Fernández Blanco a quien se encomendara de su retorno.

Agréguese que el Triunvirato no cesa en el reclutamiento de soldados para sus Cuerpos veteranos(17) y se tendrá una medida del malestar público bajo la presión del artiguismo armado, de la falta de elementos de defensa que obliga a contemporizar, de la propaganda de emisarios y desertores y de la reacción ante levas apreciables estando el horizonte nativo abocado a horas de crisis.

(17) Oficio de José V. García de Cossio al Cabildo del 8 de Marzo. Comunica sus auxilios a 300 jóvenes reclutas que venían de Concepción a las órdenes de Antonio Morales, a quienes acompañó del río Corriente -en Santillán- al Guayquiraró, donde esperaban los auxilios del Gobierno de Santa Fe. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)”.

- Tenencia de Gobernación de Domínguez

Un año próximamente demoró el Gobierno General el nombramiento del reemplazante de Toribio de Luzuriaga, sin haber provisto tampoco a la indispensable defensa política y militar de la jurisdicción cada vez más comprometida por la descomposición creciente de las campañas de la costa uruguaya alborotadas por activos agentes de José Gervasio Artigas.

El Triunvirato, cayendo en la necesidad de proveer a la Tenencia de Gobierno de Corrientes y cometiendo el error de no acceder a lo indicado por su Cabildo -que pidiera el nombramiento de Elías Galván- designa Teniente de Gobernador al coronel José León Domínguez.

Cuando el avance de las ideas artiguistas ya no tenía remedio fue nombrado Teniente de Gobernador el teniente coronel José León Domínguez(18), "militar adocenado sin antecedentes ni relaciones locales, ajeno al manejo de los negocios públicos", dice Mantilla de él.

(18) Nativo de Mendoza; su patriotismo y honradez, le recomendaban; hizo la primera campaña del Perú al mando de una compañía; ascendió después a sargento mayor y teniente coronel en el regimiento Nro. 2; fue jefe de la batería de Punta Gorda; llegó a coronel; habiendo servido en los ejércitos de “Oriente” y “Auxiliar del Perú”, en nada se distinguió. // Citado por Manuel Florencio Mantilla. “Crónica histórica de la provincia de Corrientes”.

El 23 de Septiembre de 1813 el Cuerpo capitular lo inviste de las facultades militares conservando el Gobierno político por entender se encontraba ante un nombramiento provisorio pero, ante órdenes de Buenos Aires, lo reconoce el 6 de Diciembre en la plenitud de las funciones de gobernante(19).

(19) Acta Capitular del 23 de Septiembre y la del 6 de Diciembre. Oficio del Cabildo a Domínguez, del 23 de Octubre, en que explica por qué no lo inviste de las facultades de Justicia y Policía. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)”.

Declinó el honor, declarándose incapaz de corresponder a él debidamente; pero fue obligado a aceptarlo. El nuevo gobernante asumió el mando el 23 de Septiembre de 1813.

Cúpole iniciarse con un acto de violencia ordenado desde Buenos Aires: la deportación injustificada de vecinos europeos de la ciudad y la persecución -seguida de confiscación- de bienes de los que fugaron al Paraguay.

Eran los más de los deportados honorables y pudientes cabezas de familia, algunos de los cuales habían prestado buenos servicios después de la revolución; otros gozaban de respeto y de influencia.

El cumplimiento de la orden superior desprestigió a Domínguez en el círculo no despreciable de las relaciones de los deportados; su carácter adusto y su caprichosa autoridad alejaron de él las simpatías de los hombres adversos al artiguismo.

Esforzóse en reprimir los males pero el desacierto de sus medidas los acrecentaron, así como la falta de elementos militares permitía burlarse de su autoridad. El desorden general no encontró barrera en el gobernante mal querido, inexperto y poco menos que inerme.

- Las ideas de autonomía provincial y la opinión pública

La forma en que Domínguez es reconocido en sus funciones de Teniente de Gobernador y los conceptos con que el Cabildo explica su conducta, hacen luz suficiente para anotar en el hecho la influencia de las ideas que Artigas agitaba, gratas al espíritu de individualidad regional y que poco a poco van ganando los corazones.

En efecto, reunida la Corporación capitular para designar a los ciudadanos que debían integrarla en 1814, nombra a José de Silva como Alcalde de 1er. voto; a Juan Bautista Flores, como de 2do. voto; a Juan José Fernández Blanco, como Regidor Alférez de la patria; a Juan Ignacio de Acosta, como Alcalde; a Francisco de Paula Pérez, como Alguacil; a José Ignacio Benítez, como Decano; a Francisco de Paula Araujo, como Síndico Procurador; y a Pedro José Cabral y Báez, como Regidor Defensor.

Pasadas las listas a Buenos Aires para la confirmación de los empleos se aprueban -con excepción del nombre de José de Silva, que había tenido mayoría- a quien se sustituye en la dignidad de Alcalde de 1er. voto con Angel Fernández Blanco que obtuviera sólo dos votos en la elección.

Es que Silva ya respondía a las ideas de autonomía regional -como hemos de verlo- correspondiendo su triunfo a un exponente del camino que éstas se habían abierto, sobre todo si recordamos que eran los cabildantes cesantes los que elegían a sus sucesores.

El Gobierno de José Domínguez se inicia con una formal reglamentación de los derechos y las libertades públicas -del 12 de Enero de 1814- en que se establece el descanso dominical y se legisla sobre el trabajo en los campos y en las poblaciones.

Sin embargo, su origen porteño lo hace desafecto al sentimiento local inclinado a las ideas de Gobierno propio que José Artigas divulgaba en el Sur, usando de la vinculación afectiva que tenía con los jefes correntinos que lo secundaron en la Banda Oriental.

Y estos propósitos divulgados en el Interior de Corrientes, por cada uno de los milicianos que volvía de sus expediciones, eran robustecidos por el cansancio de tanto sacrificio, de tantas luchas, que hacen decir a los Jueces Comisionados de los Partidos, ante una requisitoria reservada del Teniente de Gobernador Domínguez, auscultando la opinión, que los hombres estaban cansados de tantos sacrificios, que deseaban la paz y que para ello aspiraban a la autonomía.

Cuando Domínguez -advertido de la opinión pública- proyecta salir a campaña para combatir las nuevas ideas que tenían su centro en Curuzú Cuatiá, el Cabildo se opuso.

Además del estado indefenso en que quedaría la capital, explicábale que la actitud de Artigas no era ofensiva al orden en general, y que por noticias recibidas, fuerzas poderosas de Buenos Aires, situadas en el Arroyo de la China, en vez de reprimir con energía agitaciones análogas se retiraban sin combatir hacia La Bajada(20).

(20) Oficio del 23 de Febrero de 1814. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)”.

Quiso entonces el Teniente de Gobernador conocer la opinión leal de los Comandantes Militares de Partidos, y las respuestas fueron concluyentes: todos los que vuelven del Sur, le decían, “vienen siguiendo ya el sistema contrario a nuestra causa”(21).

(21) Circular de Domínguez del 2 de Marzo; respuestas de J. S. Monzón, del 7 de Marzo, de General Paz; de J. J. Nicolás de Lafuente, del 10 de Marzo; de Saladas, etc. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)”.

El Cabildo-gobernador, en quien recaía transitoriamente el mando, carecía de los elementos poderosos de dominación requeridos por la gravedad del movimiento artiguista; su débil resistencia no contenía los excesos de los encargados de levantar contra las autoridades constituidas desde Buenos Aires las poblaciones inorgánicas de las fronteras ni evitaba la propagación del movimiento en el Interior de la provincia.

Abundaron empeños para conjurar la tormenta, pero faltó el correspondiente concurso del Gobierno porteño, tan sin tino o abandonado que mandó al archivo un bien meditado proyecto de defensa del teniente coronel Elías Galván.

El Cabildo le informaba en los términos siguientes:

“Hay absoluta escasez de fondos y es general la devastación de la campaña, no tanto por los servicios a que voluntariamente se ha prestado hasta la fecha cuanto -principalmente- por las irrupciones que ha sufrido y que han causado casi una quiebra total de los patrimonios.
“La campaña está infestada de perversos desertores e invasores, cuyo pasto común es el homicidio, el robo, el rapto y otros crímenes”, decía al mismo Gobierno el comandante de San Roque, José Ignacio Aguirre.
“Veo la necesidad extrema de que tengamos un jefe y medios de defensa. Casi todos los vecindarios son víctimas inmoladas al furor de los ladrones con dolor de los verdaderos patriotas que nada podemos hacer porque estamos desarmados y ellos tienen la protección de Artigas -desde Salto Chico- y efectúan estragos desde Septiembre de 1812”.

El artiguismo extendía fácilmente su dominación. Con fecha 3 de Octubre de 1813, decía Domínguez al Gobierno porteño:

“Las partidas son impotentes para contener a los indios yapeyuanos por la muchedumbre de los ladrones invasores. Esta plaza se halla en un estado indefenso. Si V. E. no la socorre con armas, el enemigo se apoderará de ella, sin ser yo en ningún tiempo responsable”.

Propiamente, la autoridad del Teniente de Gobernador se reducía a la capital; en la campaña era nominal.

La acción particular de ciudadanos de tendencia bonaerense se manifestaba públicamente sin mayores resultados a causa del mandatario y del abandono del Gobierno porteño;

* ella formó el contingente de reclutas y desertores conducidos hasta Buenos Aires -en 1813- por Angel Fernández Blanco;
* ella proveía a los Comandantes y Jueces de campaña de escasas armas recogidas en los vecindarios;
* ella levantó -con actividad- los cuatro mil pesos plata señalados a Corrientes en el empréstito interno de 500.000 pesos, sancionado por la Asamblea Constituyente;
* ella también puso fin amistoso -a los principios de su mando- a un conflicto de poderes suscitado por Domínguez al Cabildo.
* el industrial Pedro Santiago Quesney estableció una fábrica de paños, bayeta y otros tejidos(22).

(22) La fábrica era dirigida por el gallego Tomás Niveyro; trabajaba con lanas e hilos de lana de producción local. A poco de instalada dejó de funcionar porque Niveyro fue desterrado a Santa Fe; el 4 de Febrero de 1814 se le acordó permiso para regresar -en gracia- a la industria. Esta no prosperó. // Citado por Manuel Florencio Mantilla. “Crónica histórica de la provincia de Corrientes”.

El Cabildo antes como después de la entrada de Domínguez, no produjo actos de importancia; tampoco los dio la Administración de aquél:

* la Asamblea Constituyente fue jurada el 10 de Febrero de 1813;
* el 23 del mismo mes y año se levantó una prohibición -establecida por Legal y Córdoba- de exportar ganado vacuno macho;
* en reemplazo de Carlos María de Alvear fue electo diputado el doctor Francisco Ortiz;
* fracasó un empadronamiento de adultos ordenado por Domínguez(23).

(23) El trabajo fue ejecutado en algunos Departamentos y distritos; de él poseo los datos siguientes:

Localidades Solteros Casados con hijos Casados sin hijos Viudos con hijos Total
San Roque y Batel arriba 23 50 3 1 77
Maruchas (Partido) 23 51 1 1 76
Goya y Mojones 12 17 2 - 31
Batel abajo y costa Santa Lucía 36 34 2 - 72
Yaguareté Corá 10 57 6 2 75
Compañía de Voluntarios 37 38 - - 75

- Citado por Manuel Florencio Mantilla. “Crónica histórica de la provincia de Corrientes”.

El rumbo de los sucesos mostraba próximo un cambio trascendente que todos veían llegar. Causas de diverso linaje, todas ellas trastornadoras, se agrupaban y confundían:

* descrédito e impotencia de la autoridad local;
* desquiciamiento social en la clase más inorgánica, a la vez que más numerosa de la población;
* desbordes y crímenes que de afuera invadían con fuerza indetenible;
* pobreza extrema;
* ambiciones desmedidas, fomentadas por los éxitos felices de personalidades semibárbaras;
* resentimientos comprometedores;
* sufrimientos, ya abrumadores, en obsequio a un Gobierno lejano cuya indiferencia era la causa principal de los males;
* incapacidad popular para el cambio de régimen operado por la revolución;
* discordias entre los pocos elementos pensantes, contagiados por los de Buenos Aires;
* contemporizaciones enervantes, cuando no debilidades vergonzosas del Gobierno Central con los autores de la descomposición interna;

todo eso, con sus naturales consecuencias, pesaba de más en más sobre el maltrecho aparato de la Tenencia de Gobierno y surgía como solución salvadora el deseo de la vida autónoma, sin reatos a ningún poder superior, vago, sin forma perceptible.

Agravaban la situación hechos externos. Una escuadrilla española navegaba a mansalva el río Paraná, capturaba buques mercantes y desembarcaba en la costa correntina. El derrumbe de la autoridad nacional era inminente en Misiones y Entre Ríos.

“El edificio está por desplomarse; los habitantes y las milicias de Entre Ríos están decididos a recibir con agrado a los anarquistas; mi situación es poco menos que insostenible”, decía al Gobierno -desde el Uruguay- el coronel Hilarión de la Quintana.

En términos más angustiosos, se expresaba Planes, gobernante de Misiones, cercado por artiguistas. Más lejos, el Gobierno General concentraba toda su atención y sus recursos en el sitio de Montevideo, plaza que recibía refuerzos poderosos de España, y reorganizaba trabajosamente el “Ejército Auxiliar del Perú”, retirado a Tucumán después de sus derrotas de Vilcapugio y Ayohuma.

Artigas aprovechó aquel cúmulo de hechos fatales. Tras retirarse del ejército sitiador de Montevideo con más de dos mil hombres (que dejaron descubierto el costado izquierdo de la línea), proclamó enseguida el alzamiento contra Buenos Aires y marchó hacia las fronteras de Entre Ríos y Corrientes para sublevar las poblaciones de la “mesopotamia argentina”.

El Gobierno, porteño púsole fuera de la Ley como reo de traición a la patria, medida que únicamente sirvió para estimular en el caudillo la precipitación de sus planes.

Información adicional