El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Poblamiento primitivo de la región del N. E. argentino

El mapa señala las probables vías de penetración humana a los distintos ambientes del Nordeste argentino. La base del trazado de estas vías de poblamiento, ha sido proporcionado por la arqueología y la etnología(1).

(1) Citado por Ernesto J. A. Maeder y Ramón Gutiérrez. “Atlas Histórico y Urbano del Nordeste Argentino (el Medio Físico, el Poblamiento Prehispánico y la Epoca Colonial. 1500-1810)” (1994), primera parte.  Ed. por el Instituto de Investigaciones Geohistóricas (CONICET), al referirse al poblamiento aborigen y la conquista española, Resistencia, Chaco.

poblamiento primitivo
Mapa extraído del libro "Atlas Histórico y Urbano del Nordeste Argentino", de Ernesto J. A. Maeder y Ramón Gutiérrez

Las corrientes de poblamiento indicadas para la región del Gran Chaco son aproximadas porque, en general, hay escasos trabajos arqueológicos, que permitan comprobar la presencia del hombre en tiempos pasados.

En cambio, para los actuales territorios de la República Oriental del Uruguay y Rio Grande do Sul, la información es suficientemente rica como para trazar con mayor precisión las direcciones preferenciales.

Las corrientes de poblamiento han sido denominadas en base a: el patrón de subsistencia (cazadores-recolectores, pescadores, horticultores); su origen o procedencia geográfica (pámpidos, amazónidos); y la época de llegada a su hábitat o cronología, cuando se dispone del dato.

Los cazadores-recolectores representan un estadio paleolítico de desarrollo cultural y, los horticultores, corresponderían a un nivel neolítico.

Los contingentes humanos indicados en el mapa, son los siguientes:

1.- La corriente que proviene de la región meridional, está representada por los pámpidos. Siguieron rumbo hacia el Norte y su espíritu expansivo los llevó hacia el extremo oriental, donde dominaban las sabanas abiertas en comunicación con las pampas. Fueron los guerreros y cazadores de venado y ñandú; recolectores de frutos silvestres y raíces.

Desde el Norte, se desplazaron con rumbo Oeste y se adaptaron a la zona del bosque cerrado y el monte espinoso. Fueron recolectores de frutos silvestres (chañar, mistol, algarroba), miel, cazadores de venado, zorro, nutria, tatú y los que habitaron en la proximidad de los grandes ríos, también fueron pescadores.

Siempre hacia el Norte, cruzaron al Chaco boreal; algunos, en el borde oriental, se adaptaron al río y se hicieron canoeros, pescadores y recolectores de algarroba y arroz silvestre.

2.- Hace 7.000 años, una antigua capa de población de recolectores de piñones, raíces, granos y otros frutos de la floresta tropical, cazadores de pájaros y pequeños animales, ocupó preferencialmente la zona del Planalto riograndense donde crecen los bosques de araucarias, y tomó dirección Norte, hacia el trópico; por el Sur, cruzó el territorio argentino de Misiones.

3.- Contemporáneo de aquellos recolectores, fue un grupo pámpido de cazadores de ciervo, tatú y recolectores de piñones. Se adaptaron a los campos y florestas de las vertientes del planalto y tomaron dirección Sur.

4.- Grupos muy arcaicos de recolectores marinos de moluscos y pescadores, se adaptaron a la planicie del litoral atlántico de Río Grande y Río de Janeiro procedentes, seguramente, de la costa atlántica de Patagonia.

5.- Los horticultores provienen de la Amazonia; llegan al Nordeste por diferentes vías y en distintos momentos de su historia. Cultivaban maíz, tabaco, calabazas, mandioca y batata dulce. Trajeron la cerámica. Generalmente, se desplazaban por los ríos; algunos llegaron hasta la desembocadura del Río de la Plata; otros se dirigieron hacia el Oeste, por el Pilcomayo y el Bermejo.

Otros horticultores bajaron desde la Amazonia e invadieron el Sur-Sudeste de Río Grande, y tomaron contacto con los antiguos cazadores-recolectores de piñones del planalto riograndense. Se desplazaron por los ríos Uruguay y Jacui y se adaptaron a la planicie costera, antiguo hábitat de los recolectores de moluscos.

Estos horticultores eran de tradición tupi-guaraní; fueron los primeros y los más efectivos colonizadores en esa región. Ellos son los antepasados inmediatos de los guaraní históricos, y de aquéllos que habitaron en las misiones jesuíticas.

Hacia el siglo XV, un grupo amazónido de agricultores de maíz, llegó con rumbo Sur y se instaló sobre el curso superior del Pilcomayo, al pie de los Andes, en una zona irrigada y de lluvias abundantes.

Posteriormente, este grupo asentado en los contrafuertes andinos, fue invadido y avasallado por amazónidos tupi-guaraní, que procedían del Oriente y que los dominaron.

- Bibliografía usada por los autores

* Arno Alvarez Kern. "Arqueología Prehistórica do Río Grande do Sul" (1991), Porto Alegre. Mercado Aberto.
* Elfrida Bonarens. "El Poblamiento del Chaco" (1977), "Cuadernos Franciscanos", Nro. 41 - Itinerario 5, Salta. 
* Salvador Canals Frau. "Las Poblaciones Indígenas de la Argentina" (1958), Buenos Aires.
* Branislava Susnik. "Los Aborígenes del Paraguay" (1978), tomo 1, Museo Andrés Barberó. Asunción.
* Jehan Vellard. "Le peuplement indigéne du Chaco", en: "Actes de l’Academie Natlonale des Sciences, Belles Lettres et Arts de Bordeaux. 1971-1972", 4me. serie, tomo XXVIII.
* "Introducción al Estudio Biométrico de las Poblaciones Indígenas del Chaco" (1981), en: "Scripta Ethnológica", Nro.  6, Buenos Aires.

Información adicional