El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El guaraní colonial

Irala se resistía a poner orden en la caótica explotación del indígena; sin embargo, el Consejo de Indias temía su exterminio, y pretendía un orden racional en las relaciones coloniales con éste(1).

(1) Este material ha sido extraído del trabajo públicado en 1985 por Alfredo Vara, en el fascículo Nro. 3 “Corrientes en el mundo guaranítico”, de la colección “Todo es Historia”, dirigido por Félix Luna.

A través del oficial real Pedro de Orantes, presionó a Irala para que aceptara el régimen de encomiendas, en la dilatada provincia del Paraguay. Ello sucedió en 1555, y significó la legalización formal de un sistema de colonización y dominio del indio, y desencadenó la lucha de conquistadores y nuevos allegados para que les fueran asignadas diez, veinte, cincuenta o cien familias indias a sus servicios(1).

Legalmente, el servicio de encomienda, como el de mita, que era algo diferente, obligaba a las familias indias a establecerse en el territorio del encomendero y dar su fuerza de trabajo durante determinado número de meses, dedicando otros a su propia subsistencia.

El encomendero debía velar por la seguridad y bienestar de sus indios y ocuparse de que se les impartieran los sacramentos y catequesis cristianos. En la práctica, tanto las familias encomendadas como los varones mitayos, pasaron a vivir en las cercanías de la casona del encomendero, en total dependencia y sumisión a éste.

¿Qué significó la encomienda para los guaraníes? Los españoles se encontraron con que debían organizar el gentío a su disposición, entonces, revitalizaron la antigua institución del cacicazgo, entregaron la vara de autoridad al cacique, y le otorgaron la condición de noble, a través del trato de “Don”; éste constituía un cargo hereditario.

Por primera vez existió una división social entre los guaraníes, porque este “Don” y su familia, quedaban eximidos de la prestación de todo servicio.

Su situación era la de un intermediario, a través del cual el español obtenía y administraba la repartición de brazos. Esto rompió la tradicional solidaridad igualitaria entre los ñande ru y su gente. Así, las revueltas y resistencias fueron permanentes.

Otra consecuencia de las encomiendas fue el agrupamiento guaraní en torno de la casona del encomendero. Esta era una típica hacienda rural autosuficiente. En ella se producía todo lo que se consumía. La ganadería y la agricultura diversificadas, proporcionaban víveres en abundancia y generaban excedentes.

Esta experiencia era inédita para el guaraní, acostumbrado a una vida seminómade y a la incertidumbre de la caza y la recolección. A pesar de que las resistencias a abandonar el antiguo modo de vida debieron prolongarse bastante tiempo, de hecho la situación colocaba a estos guaraníes encomendados, en posición de ir perdiendo su identidad étnica por mestizamiento y transformación colectiva en campesinado.

En lo que hace a la Provincia de Corrientes e islas del Paraná, las encomiendas fueron también importantes, por dos motivos: Primero, porque se generó una movilidad territorial compulsiva de las aldeas de la zona.

Para la fundación de Buenos Aires, Santa Fe y Corrientes, aldeas guaraníes paraguayas y paranaenses fueron trasladadas y asignadas en encomiendas a los fundadores de estas ciudades, despoblando, en gran medida, el área paranaense, de aldeas guaraníes autónomas.

El segundo motivo es que la dinámica económica de la recién fundada ciudad de Corrientes, está íntimamente ligada al sistema de encomiendas, y ello seguirá siendo así hasta finales del siglo XVIII.

La influencia del mundo guaraní en Corrientes se hace sentir profundamente no sólo en su fase precolonial, sino todavía más en la plasmación cultural subsiguiente a su fundación.

- Bibliografía usada por el autor

* Bartolomé, Miguel Alberto, 1977: “Shamanismo y religión entre los ava katu ete”. Instituto Indigenista Interamericano. Serie: Antropología Social. México. 1980; “La situación de los guaraní (mby’a) de Misiones (Argentina)” , en “Las culturas condenadas”. Antología de Augusto Roa Bastos. Siglo XXI, México.
* Bareiro Saguier, Rubén, 1980: “Literatura guaraní del Paraguay” (antología). Biblioteca Ayacucho. Caracas, Venezuela.
* Cadogan, León, 1959: “Ayvu Rapyta”. Universidad de São Paulo. Facultad de Filosofía, Ciencias y Letras. São Paulo, Brasil. 1971. “Ywyra Ñe’ery”. Centro de Estudios Antropológicos de la Universidad Católica de Asunción. Asunción, Paraguay.
* Chase-Sardi, Miguel, 1964: “Avaporu”. Revista del Ateneo Paraguayo. Asunción, Paraguay.
* Eliade, Mircea, 1982: “El mito del eterno retorno”. Alianza Editorial. Madrid, España.
* Escobar, Ticio, 1982: “Una interpretación de las artes visuales en el Paraguay”. Tomo I. Colección de las Américas - 1. C.C. Paraguayo Americano. Asunción, Paraguay.
* Espínola, Julio César, 1961: “A propósito del mesianismo en las tribus guaraní”. América Indígena. Volumen 21, N° 4, Octubre, México.
* Figuerero, Manuel Vicente, 1929: “Historiografía de Corrientes”. Tomo I. Kraft Limitada. Buenos Aires, Argentina.
* Gómez, Hernán Félix, 1928: “Historia de la Provincia de Corrientes”. Imprenta del Estado. Corrientes, Argentina.
* Hardesty, Donald L., 1979: “Antropología ecológica”. Ed. Bellaterra. España.
* Harris, Marvin, 1981: “Introducción a la Antropología General”. Alianza Editorial. Madrid, España.
* Hunter, David E. - Whitten, Philip, 1981: “Enciclopedia de la Antropología”. Editorial Bellaterra. Barcelona, España.
* Levi Strauss, Claude, 1968: “Antropología estructural”. EUDEBA. Buenos Aires, Argentina; 1972: “El pensamiento salvaje”. Fondo de Cultura Económica. Breviarios. Segunda Reimpresión. México.
* Linton, Ralph, 1972: “Estudio del hombre”. Fondo de Cultura Económica. Novena Reimpresión. México.
* Lozano, Pedro S. J., 1874: “Historia de la conquista del Paraguay, Río de la Plata y Tucumán”. Buenos Aires. Tomo IV. Citado por B. Susnik, en: “Etnohistoria de los guaraníes. Epoca Colonial 1979 - 80”. Edición: M. Andrés Barbero. Asunción, Paraguay.
* Mantilla, Manuel Florencio, 1972: “Crónica histórica de la Provincia de Corrientes”, Buenos Aires, Argentina.
* Meggers, Betty J., 1976: “Amazonia, un paraíso ilusorio”. Siglo XXI Editores. México.
* Meliá, Bartomeu - Blinder, Olga, 1975: “Aquellos pa’i tavytera que por primera vez dibujaron”. Humboldt 58. Berna, Suiza.
* Ortiz-Mayans, Antonio, 1980: “Nuevo diccionario español-guaraní/guaraní-español”. EUDEBA. 11ma. edición. Buenos Aires, Argentina.
* Sahlins, Marshall D., 1977: “Las sociedades tribales”. Nueva Colección Labor. Ed. Labor S.A. ­ Barcelona, España.
* Schaden, Egon, 1974: “Aspectos fundamentais da cultura guaraní”. EDUSP. Editora da Universidade de São Paulo. Tercera Ediçao. São Paulo, Brazil.

Información adicional