El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Juan Díaz de Solís

En 1513, el conquistador español, Vasco Núñez de Balboa, descubrió el Mar del Sur -llamado posteriormente por Magallanes, Océano Pacífico-,

vasco nez de balboa
Vasco Núñez de Balboa

hallazgo que redobló el entusiasmo de los portugueses por encontrar un paso que comunicara ambos océanos.

Con este objeto y ese mismo año, una embarcación lusitana a cuyo bordo viajaba el piloto Juan de Lisboa, exploró el perfil de la costa atlántica y llegó hasta las bocas del actual Río de la Plata, pero no lo exploró detenidamente.

El interés de los portugueses por hallar el canal interoceánico, alarmó a los españoles, quienes también deseaban llegar a las Islas de las Especias y a otras regiones de Oriente, navegando rumbo al Oeste.

Cuando los reyes de España(1) firman, en 1514, con Juan Díaz de Solís, una capitulación para recorrer las costas de América en dirección al Sud, lo hacen con la intención de encontrar un paso que comunicara los océanos Atlántico y Pacífico.

(1) Gobernaba en España la Casa de Trastamara. Isabel I fue la primera soberana, gobernando el país desde 1474 hasta su muerte, el 26 de Noviembre de 1504. La sucedió Juana I, que reinará desde 1504 hasta 1517. Durante este período, y en virtud de la insania de la reina, ejercieron temporariamente la regencia, su padre Fernando, el Católico (desde 1504 al 26 de Junio de 1506); su esposo, Felipe I (desde el 27 de Junio de 1506 al 25 de Septiembre de 1506); nuevamente Fernando (desde Agosto de 1507 hasta el 23 de Enero de 1516) y últimamente, el cardenal Francisco Jiménez de Cisneros, desde el 23 de Enero de 1516 hasta la llegada del rey Don Carlos (de la Casa de Austria), el 17 de Septiembre de 1517. // Ernesto J. A. Maeder. “Nómina de Gobernadores Civiles y Eclesiásticos de la Argentina durante la Epoca Española. (1500-1810)” (1971), Resistencia. Unievrsidad Nacional del Nordeste.

fernando v el catlico
Fernando V, "el Católico"

Fernando V, el Católico, comisionó a su Piloto Mayor para que descubriera el acceso al Mar del Sur y a la vez determinara con precisión la zona que correspondía a España por el Tratado de Tordesillas.

Ninguna expedición había recorrido antes las regiones del Río de la Plata. El viaje de Solís estará rodeado del más estricto secreto, para impedir que la noticia llegase a conocimiento del rey de Portugal que, en virtud de acuerdos celebrados, podía pedir la inmediata suspensión del mismo.

Díaz de Solís parte de San Lúcar de Barrameda el 8 de Octubre de 1515. Lo hace en dos naos, de apenas treinta toneladas, y otra mayor de sesenta. Lo acompañan, en total, sesenta hombres.

Luego de cruzar el océano y de recalar en la actual bahía de Río de Janeiro -donde los indígenas le facilitaron víveres- prosiguieron la navegación rumbo al Sur, hasta que las naves penetraron en el estuario de un ancho río, que los conquistadores denominaron de Santa María o Mar Dulce, por el sabor de sus aguas(2).

(2) Los indios lo conocían como Parana Guasu y, a su vez, en los documentos de la época figura como Río de Solís o Río Jordán. Posteriormente, a partir de la expedición de Caboto, comenzó a llamarse Río de la Plata. // Citado por José Cosmelli Ibáñez. “Historia Argentina”, Buenos Aires. Ed. Editorial Troquel.

Tras aquél viaje, de itinerario incierto, las tres pequeñas naves se encontraron navegando ya en aguas del río Paraná, más precisamente en la desembocadura del Paraná Guazú (Parana Guasu, en guaraní) en los primeros días del mes de Febrero de 1516, es decir, cuatro meses después de la partida.

daz de sols juan
Juan Diaz de Solís

En ese mismo mes, continúa Solís remontando el río; costea la desembocadura del río Uruguay, y descubre una isla, donde desembarca. La denominó "Martín García", porque allí dio sepultura al despensero de igual nombre, fallecido a bordo.

Y enseguida acaece el triste episodio que da término a la incursión por costas rioplatenses: Solís se dirige a las márgenes del Uruguay (proximidades de la hoy ciudad de Carmelo) y desembarca, con una canoa, en compañía de dos delegados del rey, tres marineros y un grumete, llamado Francisco del Puerto, primero de los tres náufragos que habrá de jugar un papel fundamental en la historia venidera.

Apenas tocan tierra, caen en una emboscada y son salvajemente atacados por nativos. Sin nada poder hacer por ellos, los españoles contemplan horrorizados, desde las carabelas, cómo son muertos, despedazados y comidos por los indígenas, con excepción del grumete, que es llevado prisionero.

primeras exploraciones de los espaoles

La muerte de Díaz de Solís impuso el inmediato regreso a España de la expedición, al mando de Francisco de Torres; cuando están frente a Brasil, y antes de poner proa definitiva en procura del cruce del océano, una de las embarcaciones naufraga, el mes de Abril, en Los Patos, frente a la Isla Santa Catalina, quedando en tierra dieciocho hombres, algunos de los cuales buscarán refugio en la costa brasileña.

Las dos naves restantes prosiguieron con la navegación y llegaron a Sevilla en la primera quincena de Septiembre de 1516.

Los náufragos tuvieron suerte varia. Siete de ellos se fueron por la costa, hacia el Norte, y cayeron en poder de los portugueses. Uno -Alejo García-, atraído por las fantásticas noticias que los indígenas daban sobre la existencia de un imperio fabulosamente rico en dirección al Oeste, se puso a la cabeza de varios centenares de ellos, y en compañía de cuatro de los náufragos, parte en busca del "Imperio del rey blanco" y de la "Sierra de la Plata", en un viaje épico, verdaderamente extraordinario. Los seis restantes, quedaron en Los Patos.

Cuatro de estos murieron y, finalmente los dos restantes -Enrique Montes y Melchor Ramírez-, habrán de ser también protagonistas decisivos de la historia venidera.

Ver:

El misterioso Solís

¿Qué sucedió en el mundo en estos años? (1501 / 1516)

Información adicional