El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Política: Experiencia y Teoría

En torno al 1500 se desarrollan tres centros de la vida histórica occidental: Italia, los Países Bajos y España. Se elaboran también las grandes hegemonías del siglo: Se desarrolla el Imperio español de Carlos I, se afirma la potencia francesa y Flandes es centro de energía intelectual y literaria. Inglaterra, relativamente pobre y sin marina, carente de poderío material, tiene y exporta ideas(1).

(1) Citado por Carlos Floria y César A. García Belsunce. “Historia de los Argentinos” (1971), segunda edición (1975), tomo I, capítulo 1. Ed. Kapelusz S. A., Buenos Aires.

Por ejemplo, la genial y profunda del equilibrio del poder. Como bien advirtió Ortega y Gasset, la teoría de the balance of power sirvió a Inglaterra para usar su escaso poder allí donde le resultara conveniente.

En toda Europa Occidental se difunde la monarquía absoluta como el tipo de gobierno deseable y funcional. Si en la Europa Oriental se imponen el zar, el sultán o el kaiser, es porque el poder adopta las fórmulas y la fisonomía que las diferentes culturas sugieren.

La experiencia es, sin embargo, convergente. Es desplazado el constitucionalismo feudal y también las ciudades-estados libres, pilares en los que se había basado buena parte de la cultura política medieval.

La estructura de los Gobiernos cambia; las ideas de los pensadores políticos también, así como la imagen que la gente se hace de lo que debe ser el ejercicio del poder. En todas partes el poder crece. Y como en toda sociedad su cantidad es limitada, todo aumento de poder de un grupo o de una institución ocurre necesariamente a expensas del de otros.

En este caso, el poder regio creció en desmedro de las instituciones rivales: Perdieron recursos y poderes la nobleza, los parlamentos, las ciudades libres y el clero.

- Cambio  filosófico, religioso y político

El presente período de estudio involucra tres cambios fundamentales en la historia de la Humanidad: uno es filosófico; otro es religioso; y, un tercero, es político(2).

(2) Parte del material fue extraído del libro "Los hombres que gobernaron Corrientes (compendio de historia política)", de Gabriel Enrique del Valle.

En el plano filosófico, la presencia de René Descartes (1596-1650) marca el nacimiento de la filosofía moderna, siendo además uno de los nombres más destacados de la revolución científica.

Hizo famoso el célebre principio cogito ergo sum (“pienso, luego existo”), elemento esencial del racionalismo occidental. Sólo existe lo que la razón comprende. Todo aquéllo que sea sobrenatural, no comprensible por la razón, será puesto en duda.

El segundo plano ha conmoverse será el religioso. Aquí es fundamental Martín Lutero (1483-1546). Tras él se rompe la unidad del orbe cristiano.

Finalmente, Nicolás Maquiavelo (1469-1527) será piedra angular del pensamiento en el mundo político moderno. El fin justifica los medios, significará la atomización de la moral en el manejo de la cosa pública.

El mundo no será igual después de estos tres hombres.

Información adicional