El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La sociedad económica a fines del siglo XV

Los datos de la sociedad económica a fines del siglo XV indican que el comercio se convirtió en uno de los factores de disolución del orden feudal.

sociedad econmica 1

Las características de la economía medieval favorecían el aislamiento. Recogidas sobre sí mismas, las ciudades producían para el autoconsumo, como economías cerradas.

No tenían mercados exteriores y por lo tanto el intercambio con otras regiones era escaso.

La agricultura era la base fundamental de la actividad económica y la población se concentraba casi totalmente en áreas rurales.

Por eso, la propiedad de la tierra en manos de grupos reducidos gravitaba decisivamente en el orden político y social(1).

(1) Aldo Ferrer. "La Economía Argentina" (1963), pp. 17-21, México. Fondo de Cultura Económica. // Citado en el libro "Historia de los Argentinos", de Carlos Alberto Floria y César A. García Belsunce, Tomo I.

La expansión comercial de los siglos XI al XV cambió el panorama. Nota singular y característica del cambio fue el papel asumido por el riesgo: Los métodos de transporte primitivos, sobre todo terrestres, los azares de la navegación marítima, los peligros de la piratería.

Por eso las mercaderías preferidas eran las de poco peso y mucho valor, y los artículos suntuarios de Oriente, que reunían esas condiciones, serían el núcleo principal del comercio medieval.

El bajo nivel de vida de una población predominantemente rural derivó el comercio de los artículos suntuarios a los pocos que tenían gran poder económico -terratenientes y luego comerciantes-, según avanzaba el proceso de urbanización.

El cambio se tradujo en la extensión de los territorios que entraban paulatinamente bajo el dominio del poder real; en la ampliación y coordinación unificada de las comunicaciones; en el ensanchamiento del mundo que produjeron los descubrimientos del siglo XV.

De la rigidez y el localismo municipal se pasó con cierta violencia a la libertad anárquica y al mercado aventurero.

Un tipo de comerciante desprendido de la tutela de los gremios y de las ciudades, con capital disponible para emplearlo donde más rindiera y con espíritu de empresa, surgió como una suerte de conquistador de una más amplia y abierta sociedad económica.

Roto el aislamiento de las ciudades, extendidas las fronteras del comercio, éste no pudo ser dominado por aquéllas. La sociedad económica se haría, hacia el siglo XVI, a la medida de los territorios dominados por las monarquías.

La relación entre los protagonistas de la sociedad económica y los de la sociedad política sería cuestión de tiempo, de necesidades, de intereses y recursos concurrentes.

El poder real intervino deliberadamente en la explotación de los recursos nacionales con suerte diversa. Llevó a cabo políticas concretas para incrementar el comercio interior y exterior.

El mercantilismo fue la versión económica del proceso político de consolidación del poder regio. Teoría nueva, según la cual la potencia de un Estado se funda sobre la riqueza de su comercio, justificó la intervención del poder real y dio lugar a una nueva clase de hombres con mucho dinero, espíritu de empresa y una ética vinculada con el provecho económico, que al cabo los haría enemigos naturales de la nobleza y aliados del rey.

El desarrollo de la monarquía como poder altamente centralizado, capaz de alentar y estructurar la formación de un aparato administrativo de apoyo, y la difusión del mercantilismo como orientación fundamental de la economía de las grandes potencias, serían procesos convergentes.

Información adicional