El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Vida y Cultura a fines del siglo XV

El mundo en el que se inserta la España imperial no sólo alienta humores especiales en lo religioso, lo político, lo económico y lo social. Es toda una vida cultural la que sirve de ambiente a esta época.

El Renacimiento, que en un sentido denomina a un movimiento intelectual que comienza a fines del siglo XV y se expande en el primer cuarto del XVI, buscó su inspiración en la antigüedad clásica estudiada directamente por los humanistas y no como consecuencia de la transmisión cristiana.

Y en otro sentido vino a calificar todo un proceso, en el que la majestuosa construcción medieval, que reposaba sobre la doble autoridad del Papa en lo espiritual y del Emperador en lo temporal, se agrieta primero y se derrumba después(1).

(1) Jean Jacques Chevallier. "Les grandes oeuvres politiques (de Machiavel a nos jours)" (1960), París. Ed. Armand Colín  (hay edición castellana). // Citado por Carlos Floria y César A. García Belsunce. “Historia de los Argentinos” (1971), segunda edición (1975). Ed. Kapelusz S. A., Buenos Aires.

El Renacimiento tiene, por lo tanto, manifestaciones distintas pero no divergentes. La expresión artística es una de ellas. Se expande desde Italia a toda Europa.

La influencia italiana es desigualmente comprendida y asimilada, pero es formidable porque el siglo XVI es nada menos que la época de Miguel Angel, de Rafael y de Ticiano. Menos rico que el italiano, el Renacimiento francés se vuelca en castillos, residencias particulares, obras profanas.

La arquitectura religiosa permanece fiel al estilo gótico. Incluso Portugal aporta un estilo -el “manuelino”, desarrollado en el reinado de Manuel (1495 - 1521)-, adaptando a los edificios góticos una decoración plena de fantasía en la que elementos antiguos se mezclan con plantas exóticas, motivos marinos y otros testimonios de su gran aventura nacional(2).

(2) André Aubert y otros. "Histoire. Le monde de 1328 a 1715" (1965), París. Ed. Classiques, Hachette. // Citado por Carlos Floria y César A. García Belsunce. “Historia de los Argentinos” (1971), segunda edición (1975). Ed. Kapelusz S. A., Buenos Aires.

España vive su notable “Siglo de Oro”.

Información adicional