El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El hombre español

Como dirigente o como parte del pueblo, el hombre español fue protagonista.

Escritores de todos los tiempos añadieron segmentos a su fisonomía: espíritu áspero y seco, sin términos medios; desinteresado y a veces apático, pero con energía inagotable para lo más complicado; humanitarista y fraterno -llano en la altura, digno en la pobreza-, tradicionalista -la adhesión a lo antiguo le ha parecido lo más seguro y el estilo de vida más sobrio-, pero también idealista y religioso:

"Por la honra / por la vida / y por los dos, / honra y vida, / por tu Dios".

Sin embargo, pocas notas características de los españoles han conseguido tan general coincidencia como su individualismo y la proyección política y social de éste: el particularismo.

En la España una y diversa, el individualismo no es filosófico. Claudio Sánchez-Albornoz señaló bien que los españoles no hubieran escrito nunca los derechos del hombre frente a la sociedad, sino concretos derechos de la sociedad sobre los individuos. “No se reglamentan los riegos sino donde escasea el agua”.

La Carta Magna define libertades; la de León fija normas de Justicia. Afirmado en el orgullo y en la pasión ibérica, el español se ha unido con frecuencia a la libertad, se ha multiplicado con el coraje y exasperado con la pasión.

A su vez, la patente diversidad de España, como la califica Pedro Laín, se realiza a través de cinco motivos principales:

* el regional;

* el cronológico -pues como pueblo viejo contiene modos de vivir pertenecientes a distintos niveles históricos-;

* el ideológico -porque la disparidad en ocasiones se exaspera y politiza-;

* el temático -porque la actividad creadora de los españoles se orienta hacia temas siempre plurales-; y

* el social -que según veremos se manifiesta desde los siglos XVI y XVII en diferencias económicas y culturales acentuadas entre los niveles más altos y más bajos de la vida española(1).

(1) Pedro Laín Entralgo. "Una y diversa España" (1968), pp. 25-46, Barcelona. Ed. Edhasa. Sobre el tema: Menéndez Pidal, Gómez Moreno, Américo Castro, Dámaso Alonso, Pío Baroja, además de los nombrados Laín y Sánchez Albornoz. De Ortega y Gasset, ver: "España Invertebrada", tomo III, p. 68. // Citado en el libro "Historia de los Argentinos", de Carlos Alberto Floria y César A. García Belsunce, tomo I.

Subcategorías

Información adicional