El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Católicos, moros y judíos

Tres elementos étnico-religiosos coexistían: el católico español, el moro y el judío(1).

(1) Carlos Alberto Floria / César A. García Belsunce - “Historia de los Argentinos”, tomo 1, capítulo 1.

La coexistencia veríase afectada tanto por la intolerancia religiosa como por los efectos de la guerra de la Reconquista. Con la conquista de Granada se firmó el edicto que daba a los judíos cuatro meses de tiempo -desde el 30 de Marzo de 1492-, para elegir entre la expulsión y el bautismo, sin posibilidades de salvar el oro, pues la exportación de los metales preciosos era cosa prohibida.

El problema judío se transformó, así, en cuestión desencadenante de efectos económicos y sociales. En regiones como Andalucía, tanto el movimiento bancario como buena parte del comercio internacional eran realizados por los judíos. También mucho de la vida industrial.

Los moros se reclutaban como artesanos o agricultores especializados. Las conversiones atenuaron parcialmente el daño, pero no lo compensaron con suficiencia, por la actitud de nobles e hidalgos, que despreciaban el trabajo manual, y la prevención del español respecto del manejo del dinero.

La vigilancia del Estado y del Santo Oficio hizo el resto. Al cabo, esta cuestión hirió de gravedad la formación de una burguesía artesana y mercantil en esa época en que España no vivía en la abundancia.

Información adicional