El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Camino al Paraguay

Enfermo, Pedro de Mendoza designó gobernador a Juan de Ayolas y partió para España, muriendo en el viaje.

Ayolas había fundado un fortín en las inmediaciones del río Paraná y conoció allí las noticias de la famosa "sierra de la plata" en cuya búsqueda partió hacia el Norte, llegó al Paraguay y continuó su marcha, al cabo de la cual encontró la muerte.

Pero el viaje de Ayolas al Paraguay fue pleno de frutos en otro sentido. La región era fértil y poblada por indios dispuestos a convivir pacíficamente con los recién llegados.

A los hombres de Ayolas, ahora al mando de Irala, se juntaron otros venidos de Buenos Aires y, en Agosto de 1537, Juan de Salazar de Espinoza fundó el Puerto de Asunción.

La dispersión había agotado por entonces a los españoles, quie­nes resolvieron concentrarse en un solo lugar, eligiendo Asunción como centro, dada la presencia de indios pacíficos y labradores. Así se materializó la despoblación de Buenos Aires en el año 1541.

Asunción sólo tenía como base intermedia y lejana para su comunicación con España a la isla de Santa Catalina, en la costa del Brasil. Pese a estar prácticamente aislada, se convirtió en el centro de una poderosa corriente colonizadora a cuyo impulso nacieron las ciudades del Litoral argentino.

En un principio los españoles se preocuparon por establecer poblaciones en el Guaira, hacia el Este, facilitando las comunicaciones con Santa Catalina, y cumpliendo de ese modo el propósito de contener la expansión portuguesa que motivó la expedición de Mendoza.

También expedicionaron persistentemente hacia el Oeste en busca de la "sierra de la plata" primero y de comunicación con los españoles del Perú después. Fruto de este esfuerzo fue la fundación de Santa Cruz de la Sierra.

Luego se hizo evidente a los asunceños la necesidad de asegurar sus comunicaciones con Europa, estableciendo una población en las vecindades del Río de la Plata, ya que la isla de Santa Catalina y el sumario puerto de San Francisco, situado en la costa continental, en las proximidades de aquélla, eran insuficientes para ese objeto.

Así nacieron las ciudades de Santa Fe y Buenos Aires, fundadas por el enérgico Juan de Garay.

La progresiva ocupación del Tucumán hizo deseable asegurar sus comunicaciones con Asunción y con ese propósito se fundó Concepción del Bermejo.

Información adicional