El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Conquista del guaraní. La época del tovaja

Las ”primeras noticias” que los españoles registran, con respecto a los guaraníes, de la región de Corrientes(1), datan de 1528, y son las cartas de Luis Ramírez, que formó parte de la armada de Sebastián Caboto.

(1) Este material ha sido extraído del trabajo publicado en 1985 por Alfredo Vara, en el fascículo Nro.“Corrientes en el Mundo Guaranítico”, de la colección “Todo es Historia”, dirigido por Félix Luna.

Este marino exploró los ríos Paraná, Paraguay y Bermejo, y allí tomó contacto, a menudo amistoso, alguna vez hostil, con pueblos aborígenes de riberas e islas.

Así quedaron registrados los nombres de chandules y mepenes, y también el cacique Jaguaru, cuyo asiento, de aproximadamente mil habitantes, estaba en las cercanías del actual pueblo de Itatí.

Este primer contacto, no pasó de ser una visita de reconocimiento.

A comienzos de 1535, Juan de Ayolas explora el Paraná en busca del Perú y encuentra el río cerrado por canoas mepenes, que reclamaban, así, la solicitud de permiso para transitar sus “guarã”, territorios.

Ayolas los enfrenta a cañonazos y los dispersa, persiguiéndolos algunas leguas en el Interior del territorio correntino; continúa luego su viaje remontando el río Paraguay; allí, junto con trescientos españoles varones, se establece gracias a relaciones amistosas con el cacique cario, Arambare.

En aquel asentamiento, sobre la margen oriental del río Paraguay, se afirmará, para siempre, el campamento español, que luego sería la ciudad de Asunción.

La amistad hispano-guaraní se labró sobre las siguientes bases:

A los españoles les era indispensable un asentamiento seguro para aprovisionarse de alimentos y madera. La ribera occidental del río Paraguay estaba poblada por indios guaycurúes y payaguáes, de origen pámpido, nómades cazadores-recolectores y dedicados al pillaje de las aldeas guaraníes.

La ribera oriental, en cambio, estaba habitada densamente por los horticultores guaraníes, asentados en grandes ”teko’a guasu” = grandes aldeas. Estos, que ya tenían noticias de los españoles, conocían el poder de la pólvora, y mostraron sumo interés en tenerla de su lado.

El primer pedido de Arambare para proveer asiento, comida y mujeres, fue la realización conjunta de una batida armada al territorio vecino del Chaco, contra sus temidos enemigos, los guaycurúes y payaguáes.

Los guaraníes conocían también el metal andino, y lo ambicionaban por sus propias razones.

De acuerdo a las leyes de la reciprocidad guaraní, las mujeres fueron ofrecidas a los recién llegados en calidad de esposas; éstos se ”casaron” poligámicamente con varias mujeres cada uno, llegando algunos a varias decenas.

Las denuncias eclesiásticas de la época nos hablan de Asunción, como ”el paraíso de Mahoma”. Estas uniones posibilitaron, a cada español, que una multitud de ”tovaja” = cuñados, los beneficiaran con su generosidad.

Aquella primera época del contacto hispano-guaraní se conoce, precisamente, con el nombre de la época del tovaja.

En base a la alianza, Ayolas pudo organizar una expedición al Perú, con mil quinientos ”kerémba” = jóvenes guerreros.

Sin embargo, la alianza parental, sagrada para los guaraníes, fue convertida, por los españoles, en una progresiva dominación y despotismo violento. La prestación del trabajo se hizo coercitiva, el trato a las mujeres desconsiderado, el respeto a los guaras territoriales se convirtió en invasión y ocupación.

Esta época, en contraposición a la del tovaja, se conoce como la época del ”tapi’i”: esclavo. A los guaraníes siempre les había resultado infamante la condición de tapi’i que ellos imponían a sus vencidos.

Ahora, el “tovaja” español impositivo, comenzaba a aplicar una esclavitud de rigor desconocido para ellos: Debían entregarles sus mujeres, sus guerreros, su trabajo y sus tierras. Además, debían bautizarse en una fe que no comprendían, y renegar de sus propias creencias.

En 1539, surge el primer motín de los guaraníes asunceños, que termina con una delación y el ajusticiamiento de diez caciques. Las sucesivas y sangrientas rebeliones activas de los guaraníes, se realizaron como un llamamiento de retorno a la avaidad.

Los paje anunciaron el llamado de los antiguos dioses, incitaron a volver al monte, a retornar a las antiguas costumbres: La desnudez y la antropofagia, a coaligarse los antiguos caciques en alianza guerrera contra la espada, la Cruz y la vaca. Este último animal era considerado particularmente dañino por el guaraní que, a menudo, veía destruidos sus sembrados por el ganado cimarrón.

Irala, el sucesor de Ayolas, derrotó sucesivos levantamientos guaraníes, debiendo recurrir, incluso, a la alianza con los guaycurúes, que encontraron así oportunidad de realizar extendidas matanzas y obtener cabelleras guaraníes como trofeos.

Información adicional