El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El segundo Adelantado, Alvar Núñez Cabeza de Vaca

Carlos V carecía de noticias sobre Juan de Ayolas, sucesor de Pedro de Mendoza en el Río de la Plata y, como no era aconsejable detener la marcha de la conquista, capituló el 18 de Marzo de 1540 y dio el título de Adelantado, Gobernador y Capitán General del Río de la Plata a Alvar Núñez Cabeza de Vaca.

En Diciembre de 1540 partió de Cádiz con tres naves y 400 hombres y arribó a la Isla de Santa Catalina (Brasil), en Marzo de 1541. Allí se enteró de la despoblación de Buenos Aires y entonces dispuso llegar por tierra a la Asunción, mientras las embarcaciones debían hacerla remontando los ríos.

En 1542 llegará a Asunción Alvar Núñez Cabeza de Vaca con la intención de hacer valer sus derechos al título de Adelantado que la Corona le había otorgado, tras saberse en España la muerte de Pedro de Mendoza. Desde las costas de Brasil, aproximadamente desde la Isla de Santa Catalina, se dirigió a la ciudad por una tierra inhóspita, a la que denominó “Provincia de Vera”.

Esta era la misma ruta que había seguido Alejo García en su expedición hacia los Andes, y fue también, desde muy antiguo, utilizada por los guaraníes como vía asidua de comunicación entre la costa atlántica y el Guairá.

Alvar Núñez inició una penosa marcha y, en el trayecto, descubrió las Cataratas del Iguazú. Durante este viaje maravilloso(1) se puso al habla con los naturales que lo atendieron y acataron la soberanía española.

(1) "Comentarios del Adelantado Cabeza de Vaca" publicados en la obra “Historiadores Primitivos de Indias” (1852), tomo I, p. 549. Edición de Madrid. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la fundación de la Ciudad de Corrientes hasta la Revolución de Mayo)”.

En nombre del rey, Alvar Núñez tomó posesión como tierra nuevamente descubierta y la “instituyó y puso por nombre Provincia de Vera”, como resulta de los autos que pasaron por ante Juan de Aráoz, escribano de Su Majestad.

“En 29 de Noviembre partió el Adelantado hacia el lugar de Tokanguasu(2), y caminando dos jornadas, a 1 de Diciembre de 1541, llegó a un río que los Indios llaman Yguasu; aquí tomaron los pilotos la altura”(3). Continuó luego a la Asunción.

(2) Nombre de uno de los caciques que entró en relación con el Adelantado.
(3) "Comentarios del Adelantado Cabeza de Vaca" publicados en la obra “Historiadores Primitivos de Indias” (1852), tomo I, p. 552. Edición de Madrid. // Todo citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la fundación de la Ciudad de Corrientes hasta la Revolución de Mayo)”.

Como se puede observar, Corrientes será fundada en esa Provincia de Vera y por un Adelantado que, por coincidencia, llevaba este nombre.

Una vez llegado a la Ciudad de Asunción(4), el nuevo funcionario tomó posesión del cargo ante el encono de los partidarios de Irala quienes censuraron la severidad y orgullo del Adelantado.

(4) En esas épocas, la Asunción ya era una ciudad porque Irala había establecido las autoridades comunales y organizado el primer Cabildo en Septiembre de 1541. // Citado por José Cosmelli Ibáñez. “Historia Argentina”, Buenos Aires. Ed. Editorial Troquel.

Alvar Núñez Cabeza de Vaca (1542-1544) se hizo cargo del mando en Asunción, el 11 de Marzo de 1542.

Con Alvar Nuñez se hizo patente en Asunción la presencia de la Corona, imponiéndose a cortapisas a la política de “dejar hacer” promovida hasta entonces por Irala.

Los cambios afectaban fundamentalmente a las relaciones con el indígena y, por ende, al sistema de “servicio personal”, quedando institucionalizadas las relaciones entre españoles e indios a través de los once artículos que conformaron sus Ordenanzas.

Estas, si bien no las inspiró un propósito de cambio radical, sí coartaban la libre iniciativa, que los conquistadores se habían atribuido respecto de la adquisición de indios para su “servicio” y, sobre todo, trataron de reglamentar las relaciones que se venían desarrollando entre españoles e indias en el seno de los “tejupa”.

Las operaciones de trueque, cada vez más complejas por el aumento de la demanda de la colonia asunceña, llevaron a participar a los indios chaqueños de la orilla opuesta los cuales acudieron para aportar sus productos de cuero, miel, etc., lo que convirtió a Asunción en un obligado punto de cita de culturas tradicionalmente hostiles.

Estas operaciones de trueque también quedaron reglamentadas en las Ordenanzas. Obviamente, la política de Alvar Núñez a quien menos beneficiaba era a los pobladores españoles, de ahí la impopularidad de sus medidas que dieron al traste con su Gobierno dos años más tarde de iniciarlo, o sea, en 1544.

Por supuesto, esta actitud contraria a Alvar Núñez no fue tomada por unanimidad sino que dividió la opinión de la ciudad, naciendo de una de las partes el movimiento comunero como forma de garantizar las libertades de aquel núcleo poblador frente a disposiciones impuestas desde afuera.

- Expedición en busca de riquezas

Una de las mayores ambiciones de Alvar Núñez era encontrar el camino que lo llevase a la región donde suponía hallar fabulosa riqueza. Por este motivo, comisionó a Irala para que explorara una zona apta para iniciar la empresa y sometiese a los indios que se habían rebelado a la autoridad del rey.

Irala llegó hasta el puerto, llamado de Los Reyes, y luego de dominar a los naturales regresó a la ciudad a mediados de Febrero de 1543.

Después de varios incidentes entre el Adelantado y los Oficiales Reales -que demoraron la partida de la expedición- todo estuvo listo para el 8 de Septiembre, día en que los españoles salieron rumbo al Potosí.

Formaban la columna 400 conquistadores y 1.200 indios amigos, que en diez bergantines y 120 canoas ascendieron el río Paraguay hasta el puerto de Los Reyes(5).

(5) Desde ese lugar iniciaron una penosa marcha, complicada por el extravío de los guías indígenas que equivocaron la ruta. Las condiciones climáticas tampoco favorecieron a los españoles, pues fuertes lluvias tropicales ocasionaron el desborde de los ríos y grandes inundaciones; además, fiebres malignas abatieron a los hombres. // Citado por José Cosmelli Ibáñez. “Historia Argentina”, Buenos Aires. Ed. Editorial Troquel.

Los Oficiales Reales solicitaron el regreso al puerto de Los Reyes, a lo que accedió Alvar Núñez, quien también estaba enfermo. Desde allí, los expedicionarios se dirigieron a la Asunción donde arribaron exhaustos.

- Detención y deportación de Alvar Núñez

El malestar político culminó en la noche del 25 de Abril de 1544 en que el Adelantado fue depuesto, apresado y luego remitido a España -con un largo capítulo de cargos- bajo la vigilancia del veedor Alonso de Cabrera.

Irala, que enarboló este movimiento rebelde, con el apoyo de los Oficiales Reales, devolvió al Adelantado a la Península en calidad de prisionero. Desde entonces los asunceños ya se hicieron fuertes en la idea de dirigir sus propios destinos.

En esta ocasión, el Cabildo asunceño hizo por primera vez uso del derecho que se le otorgó por real cédula de 1537, de elegir a sus propios gobernantes “ad interim”, y así es cómo Domingo de Irala llegó acceder nuevamente al poder, iniciándose su segundo período de Gobierno.

El proceso continuó en la Península, por espacio de siete años y, aunque finalmente fue absuelto, renunció al título de Adelantado.

Información adicional