El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Relación del nombre de la Provincia con la futura “Ciudad de Vera”

La Ciudad de Corrientes -que será fundada por Juan de Torres de Vera y Aragón en 1588-, fue bautizada por su fundador como Ciudad de Vera, porque Vera era el nombre de la provincia en que se la establecía y, al proceder así, se ajustó el Adelantado a la práctica general de la conquista hispánica(1).

(1) Citado por Hernán Félix Gómez. “La Fundación de Corrientes y la Cruz del Milagro” (1973), Prólogo César P. Zoni, Corrientes. Ed. por el Banco de la Provincia de Corrientes.

Omitiendo excepciones, que naturalmente existen, todas las fundaciones de España en América llevan el nombre del Patrono que preside sus días, seguidos de la Provincia o región en que se las erige, y del Paraje o lugar específico en que se las sitúa.

Así se procede, porque el nombre de los Patronos bajo cuya advocación se levanta una ciudad es escaso en número; los cultos preferenciales son pocos, dentro del sello católico de la conquista de Castilla.

Es necesario indicar la provincia y el paraje, y tal ocurre con San Miguel del Tucumán, con las decenas de ciudades denominadas Concepción, Asunción, San Juan, etcétera.

Cuando el Adelantado dice en su Protesta, que su sobrino estaba fundando la Ciudad de Vera, quiere expresar que era la ciudad que había de ser cabeza o centro colonizador de la provincia o región de Vera y, por eso, cuando iniciado el poblamiento del lugar con el patronato de San Juan empieza a ser citada la ciudad, en las órdenes de los funcionarios, e incorporada al mecanismo administrativo, su nombre evoluciona al de San Juan (patrono) de Vera (provincia) de las Siete Corrientes (paraje).

Por las mismas razones, cuando el culto del Patrono inicial, San Juan Bautista, fue compartido por otros con dignidad de patronos y subpatronos, y cuando Vera desapareció definitivamente de la nomenclatura jurisdiccional, por nuevas divisiones administrativas -entre ellas, el Gobierno de las misiones-, el nombre de la ciudad fue reduciéndose al del paraje geográfico de su entablamiento.

Hoy es simplemente Corrientes(2).

(2) Citado por Hernán Félix Gómez. “La Fundación de Corrientes y la Cruz del Milagro” (1973), Prólogo César P. Zoni, Corrientes. Ed. por el Banco de la Provincia de Corrientes.

Por real acto del 18 de Marzo de 1540 fue instituido Adelantado y Gobernador del Río de la Plata, con los límites de la jurisdicción que antes se diera a Pedro de Mendoza, el valiente explorador de La Florida, Alvar Núñez Cabeza de Vaca.

Alvar Núñez señaló su viaje con trascendentales hechos jurídicos. Al llegar a la isla de Santa Catalina, en la costa del océano, levantó un Acta (8 de Abril de 1541) tomando posesión del territorio en nombre del emperador Carlos V.

En los capítulos V y VI, de sus conocidos "Comentarios", hace una relación de sus actos jurisdiccionales durante su itinerario terrestre de Santa Catalina a Asunción del Paraguay.

En el capítulo VI (pp. 107 y 108), se consigna, estando el Adelantado en el pueblo de indios llamado Tokanguasu:

“De este pueblo y de este territorio -dice el escribano Pero Hernández, autor de los Comentarios, editado en Valladolid, en 1555-, tomó posesión en nombre de Su Majestad, como de tierra recién descubierta, y la llamó La Provincia de Vera, como aparece en las Actas de posesión que fueron labradas por Juan Aráoz, Notario Real. Habiendo hecho esto el 29 de Noviembre, el gobernador y su comitiva dejaron Tokanguasu. Y después de dos días de marcha, el 1 de Diciembre, llegaron a un río denominado Yguasu”(3).

(3) Citado por Hernán Félix Gómez. “La Fundación de Corrientes y la Cruz del Milagro” (1973), Prólogo César P. Zoni, Corrientes. Ed. por el Banco de la Provincia de Corrientes.

El Acta del 28 de Noviembre de 1541, dice:

“Estando en el pueblo e campo que se dice de Tokanguasu, que es de la Provincia de Vera, a veintiocho días del mes de Noviembre de 1541, por ante mí Juan de Aráoz, Escribano Público de Su Majestad y de los testigos de yuso, escriptos, etc, etc. Por ende dixo que conformándose con lo que en dichos capitulos e cada uno de ellos se contiene conforme a lo que Su Majestad por ellos le concede, manda e hace merced que tomaba e tomo la posesion real actualmente e con efecto de todo lo anexo y perteneciente e pueda e deba pertenecer en cualquier manera desde el paraje de la isla de Santa Catalina de donde partio con el ejército que trae para la dicha conquista, rompiendo e abriendo caminos, allanando, conquistando e pacificando la dicha tierra hasta en el dicho pueblo e campo donde al presente está, con todo lo demás que se fuere ganando, conquistando e descubriendo, e que ganare e conquistare de aquí para adelante conforme a los dichos capitulos para firmeza e fuerza de lo cual en señal de la dicha posesión dixo que situaba e demarcaba, e mando situar e demarcar la dicha tierra como la tengo situada y demarcada por Provincia de Vera, proveyendo como puso y vino poniendo en ella, sus marcas de hitos, cruces, señales, como fueron en el dicho campo y pueblo, etc”(4).

(4) “Véase en el volumen I de la Prueba argentina, p. 170, y el documento Nro. 26 del legajo 'A' de Manuscritos. Alegato argentino en la Cuestión Misiones mantenida con el Brasil, del doctor Estanislao S. Zeballos”. // Citado por Hernán Félix Gómez. “La Fundación de Corrientes y la Cruz del Milagro” (1973), con Prólogo de César P. Zoni, Corrientes. Editado por el Banco de la Provincia de Corrientes.

Como se advierte, la Provincia de Vera comprendía desde la Isla de Santa Catalina, sobre el Mar del Norte u océano Atlántico, hasta el cauce del río Iguazú, y de ahí al Oeste todo lo que se descubriera y conquistara.

¿Cuál era el último y posible límite geográfico? El cauce del río Paraná. Corrientes, entonces, estaba en la Provincia de Vera, y quien conoce las fundaciones hechas entre el río Paraná y el océano, sabe que fue la primera ciudad instituida en el Sur de esa jurisdicción territorial.

Por eso decía el Adelantado Torres de Vera, en 1588, refiriendo a su sobrino, el capitán Alonso: “está fundando la Ciudad de Vera”, la ciudad de la Provincia de Vera.

¿Por qué dio Alvar Núñez a esta provincia el nombre de Vera?

Algunos han afirmado que se debió a la semejanza que el horizonte físico ofrecía con Andalucía; el nombre querría significar la verdadera Andalucía. No estamos de acuerdo; conforme a las costumbres de la conquista, le habría denominado Nueva Andalucía.

Pero en lo que coincidimos es en el significado de Vera; para los españoles del siglo XVI, vera es apócope de verdadera, y de ahí Santa Fe de la Vera (verdadera) Cruz.

Al denominar y crear esta provincia de Vera, a raíz de las tierras de España, a continuación de las posesiones del Portugal, en el Brasil, ahí donde el meridiano de Tordesillas separaba los dominios hispánicos y lusitanos, Alvar Núñez entendía crear la Provincia verdadera, el sitio límite, real e indiscutido, que en preeminencia, progreso, etcétera, superaría a la boca del Río de la Plata, donde su antecesor Mendoza había fracasado con la primera Buenos Aires.

Naturalmente, ésta es una hipótesis que busca hacer luz sobre el significado de Vera, pero que no influye en forma alguna sobre el hecho histórico, o sea la existencia de la provincia de ese nombre(5).

 

(5) Citado por Hernán Félix Gómez. “La Fundación de Corrientes y la Cruz del Milagro” (1973), Prólogo César P. Zoni, Corrientes. Ed. por el Banco de la Provincia de Corrientes.

La Provincia de Vera fue pacificada, desde Asunción, en 1552, por Irala; en 1554, por García Rodríguez de Vergara; fue gobernada, como gobernador, por Ruy Díaz de Guzmán, y por Ruy Díaz Melgarejo la zona del Guaira que la integraba.

Ruy Díaz de Guzmán dividió la Provincia de Vera en cinco: al Norte, la de Korasivera; al Oeste, la de Xeres, al Sur la del Tape; al Centro, la del Guairá; y al Este, la de Del Campo, y levantó el primer mapa en 1593.

Ya Corrientes había sido fundada (1588) cuando esta división, distinguiéndose en su zona las provincias de Paraná y Uruguay, creadas por el Adelantado Juan de Torres de Vera, al Sur de la del Tañe(6).

 

(6) Citado por Hernán Félix Gómez. “La Fundación de Corrientes y la Cruz del Milagro” (1973), Prólogo César P. Zoni, Corrientes. Ed. por el Banco de la Provincia de Corrientes.

Como justificación final de que Corrientes era fundada en la Provincia de Vera, es suficiente recordar las consignaciones del Acta del 3 de Abril sobre la jurisdicción territorial que se le asignaba.

Se la erige con los límites y términos de los de las ciudades de Asunción, Concepción de Buena Esperanza (del Bermejo), Santa Fe, San Salvador, Ciudad Real, Villa Rica del Espíritu Santo y San Francisco (en Mbiaza), por la costa del Mar del Norte (océano). Es la provincia de Vera de Alvar Núñez.

Cuando Felipe III, por real cédula del 30 de Enero de 1609, permitió la reducción de los indios por medios evangélicos a los jesuitas, dio el primer paso contra la organización administrativa que se había formado en la originaria provincia de Vera.

Otra real cédula de 1634, que aprobaba la ocupación por la Compañía de Jesús de las provincias de Korasivera, Guairá, Tapé, Paraná, Xeres, Uruguay y Del Campo, borra definitivamente de la jerarquía colonial a la Provincia de Vera(7).

 

(7) Citado por Hernán Félix Gómez. “La Fundación de Corrientes y la Cruz del Milagro” (1973), Prólogo César P. Zoni, Corrientes. Ed. por el Banco de la Provincia de Corrientes.

Información adicional