El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Ordenanzas de Alvar Núñez Cabeza de Vaca

Las primeras Ordenanzas para la Gobernación del Paraguay significaron la presencia de los poderes institucionales de la Corona, o procesos oficiales, en una región librada a su propio arbitrio, desde cuatro años atrás.

Ni este gobernador, Alvar Núñez, ni sus disposiciones, expresaron el sentir ni los intereses de los primeros conquistadores paraguayos, por eso su cumplimiento tampoco fue un hecho. Pero no es éso lo que aquí importa señalar.

Evidentemente, fueron medidas adoptadas no a priori, sino con posterioridad a los acontecimientos, de ahí que resultan en sí mismas, e independientemente de que fueran o no aplicadas, una valiosa fuente de información acerca de la realidad de aquel período.

Estas Ordenanzas respondieron a un tímido intento de institucionalizar la convivencia hispano-guaraní que, en este primer período de contacto, se expresaba en términos de servicios arbitrarios de tipo personal y amancebamientos.

Sus cláusulas trataron de preservar a los indios en general -y a las mujeres en particular-, de los abusos de que eran o pudieran ser objeto por parte de los españoles.

En ellas se penalizaban los delitos derivados de las relaciones entre conquistadores e indias, según los conceptos que regían para la cultura dominante: el amancebamiento era todavía imposible de erradicar en aquel llamado “Paraíso de Mahoma”, pero sí se prohibió la compraventa de mujeres, así como la práctica del incesto, puntos ambos muy relacionados con un óptica occidental de la cuestión.

Respecto a los indios, en general, estas Ordenanzas trataban de impedir que sus servicios fueran objeto de arbitrariedades y abusos por parte de los conquistadores, a los que el aislamiento y la política seguida por Irala había otorgado amplias prerrogativas personales. Se impuso que los servicios de indígenas se adquiriesen desde ahora a través de un permiso otorgado por el gobernador(1).

(1) “Relaciones Interétnicas y Proceso de Formación Social en la Cuenca del Alto Paraná (Corrientes en los Siglos XVI y XVII)” (1985). Tesis doctoral que presenta la licenciada Teresa Cañedo Argüelles Fábrega, bajo la dirección del profesor, doctor Alfredo Jiménez Núñez // Departamento de Antropología y Etnología de América, Universidad de Sevilla.

Información adicional