El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Corriente del Perú. Ocupación del Tucumán

- Ocupación del Tucumán

Si bien la ocupación del Perú había precedido a la del Plata, la guerra civil entre los partidarios de Pizarro y Almagro detuvo por varios años a las huestes conquistadoras en su marcha hacia el Sur.

A medida que el orden se restablecía, la marcha se reiniciaba. En el año 1543 Diego de Rojas, conociendo tal vez algunos datos de la región por los hombres del capitán César, penetró por la quebrada de los omaguacas rumbo al Sur.

Al igual que Mendoza murió antes de dejar nada establecido pero sus seguidores continuaron la muy penosa marcha hasta el Paraná y regresaron, dejando abierta la ruta de comunicación entre el Plata y el Cuzco.

Siguiendo este ejemplo, Juan Núñez de Prado fundó, en Julio de 1550, cerca de la actual Tucumán, la primera ciudad levantada en territorio argentino, que tuvo aún menos duración que el puerto creado por Mendoza.

Se inició así la segunda corriente colonizadora que dio origen a las ciudades del Noroeste y del Centro argentino y a la Gobernación del Tucumán.

La imprecisión en los límites del Tucumán y Chile originó conflictos jurisdiccionales que provocaron el múltiple traslado de la ciudad de Núñez de Prado y que constituye el primer antecedente de divergencias de límites entre Chile y la Argentina.

Fundada Santiago del Estero, en 1553, surgieron con los años nuevas ciudades, unas para asegurar las comunicaciones con las regiones de retaguardia, como en el caso de San Miguel del Tucumán, Lerma de Salta y San Salvador de Jujuy; otras por razones estratégicas, para dominar la belicosidad de los indios, como es el caso de Londres y Cañete.

Por fin, Córdoba nació del propósito de acercarse al Río de la Plata, para constituir una escala entre éste, Tucumán y Chile.

- Cuyo. La Corriente del Oeste

Como la jurisdicción chilena se extendía a la región de Cuyo, los españoles de allende los Andes decidieron ocuparla por ser tierra fértil y abundante en indios de paz.

En el año 1561 Pedro del Castillo fundó Mendoza y, al siguiente, Juan Jufré fundó San Juan de la Frontera. San Luis de Loyola fue fundada tardíamente, en 1594.

Vemos, pues, que la acción de las tres corrientes pobladoras a las que se debe la existencia de las primeras ciudades argentinas fue prácticamente simultánea.

Se iniciaron en un período de veinticinco años y su acción fundadora terminó entre los años 1588 y 1594.

Desaparecido el Puerto fundado por Mendoza, todas estas ciudades fueron creadas desde América misma, y varias de ellas con el importante concurso de los “hijos de la tierra”, es decir, de los criollos.

La expansión simultánea del Tucumán y el Río de la Plata provocó fricciones.

El mismo día en que el gobernador del Tucumán, Gerónimo Luis de Cabrera, fundaba la ciudad de Córdoba -6 de Julio de 1573-, Juan de Garay, Teniente de Gobernador del Adelantado del Río de la Plata, Juan de Torres de Vera y Aragón, elegía el lugar para fundar la ciudad de Santa Fe.

Mientras éste preparaba su fundación, Cabrera llegó al Paraná para fundar un puerto dependiente de Tucumán. Encontráronse ambos jefes y se planteó el conflicto de jurisdicción, sin que se pasara a mayores por la prudencia de ambos conductores.

Poco después llegó al Río de la Plata el Adelantado Juan Ortiz de Zárate, y si bien no se establecía en sus títulos los límites occidentales de su Gobierno, era evidente que Santa Fe quedaba incluida en ellos.

Así, el Tucumán quedó definitivamente separado de la costa fluvial. Cuando el 11 de Junio de 1580 Juan de Garay fundó la Ciudad de Buenos Aires se materializaron las aspiraciones de los gobernadores del Tucumán y del Río de la Plata, de contar con una “puerta de la tierra” por la cual -y a través de las ciudades intermedias de Córdoba y Santa Fe- las dos Gobernaciones pudieran ser auxiliadas directamente desde España.

Información adicional