El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Primeras noticias sobre bandeirantes o mamelucos

De este segundo período, marcado por la segunda Gobernación de Domingo de Irala, datan las primeras noticias sobre bandeirantes o mamelucos en territorio paraguayo.

Surgieron cuando, en 1554, el pueblo de Canendeyú se vio acosado por indios tupíes que los portugueses traían a su servicio, con objeto de capturar indios esclavos para el trabajo en las plantaciones y minas de Brasil.

Asunción acudió en su ayuda y, a raíz de este suceso, se fundó allí mismo la villa de Ontiveros, de vida muy efímera.

En adelante, los grupos de bandeirantes comenzaron a frecuentar, de una forma solapada, la ciudad, en donde consta que fueron tácitamente autorizados a comprar indios a cambio de hierro(1).

(1) Enrique de Gandía, “Don Francisco de Alfaro y la condición social de los indios”, Pág. 69 - "Relaciones interétnicas y proceso de formación social en la Cuenca del Alto Paraná: Corrientes en los siglos XVI y XVII”. Tesis doctoral que presenta la licenciada Teresa Cañedo Argüelles Fábrega, bajo la dirección del profesor, doctor Alfredo Jiménez Núñez // Departamento de Antropología y Etnología de América - Universidad de Sevilla, 1985.

Uno de los objetivos del viaje del Adelantado Pedro de Mendoza fue ocupar la mayor extensión de tierra posible, con la idea de impedir el avance portugués hacia el centro del continente.

Los límites del Río de la Plata, aunque no reconocidos por los portugueses, iban desde el Estrecho de Magallanes hasta el Golfo de Santa Catalina. Sin embargo, los cosmógrafos lusitanos dieron a la Línea de Tordesillas una mayor extensión, tanta que el primer gobernador del Brasil, Thomé de Souza, llegó a denunciar como violatoria a su soberanía la fundación de Asunción, en 1537.

España respondió a Portugal defendiendo sus derechos de descubrimiento y conquista, lo que supuso el primer incidente diplomático entre ambas monarquías.

Por esta razón, desde la expedición de Alvar Núñez Cabeza de Vaca, la ruta atlántica resultó ser la más utilizada por España y, en todos los confines posibles hizo ondear su real pendón.

El proyecto expansionista de España perdió fuerzas a partir de 1580, año en que ambos Reinos se unieron bajo la figura del monarca español Felipe II. Durante sesenta años, tiempo que duró aquel connubio, las incursiones portuguesas salieron de la clandestinidad y consiguieron ampliar sus dominios en perjuicio de España.

En sus incursiones, los portugueses no encontraron oro ni diamantes, pero sí miles de indígenas que podían ser vendidos como esclavos en el Brasil. Así surgieron las bandeiras o caza de indios guaraníes, llevadas a cabo por los mamelucos o mestizos y dirigidas por esclavistas lusitanos que invadieron las misiones jesuíticas y franciscanas y se llevaron acollarados a centenares de guaraníes reducidos.

Ante esas incursiones, surgió la idea de crear una Gobernación en el Guairá, separada de la del Paraguay, proyecto que concluyó con la división de la Provincia, en 1616, y consumada en 1620, con la consiguiente pérdida de la costa atlántica para el Paraguay.

Información adicional