El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

España socorre a la Gobernación del Paraguay

Por fin, en 1556, la Gobernación del Paraguay recibió desde España una expedición de socorro. Esta tuvo la importancia de trasladar a su primer obispo, Pedro Fernández de la Torre, de la Orden de San Francisco, para hacerse cargo de la sede episcopal del Río de la Plata.

La erección de este obispado había tenido lugar en Roma, el 1 de Julio de 1547

“siendo así que entre las demás provincias que hay en las islas de las Indias de mar océano (...) hay una isla que llaman del Río de la Plata, cuyos moradores y habitantes vivían sin instrucción alguna de la fe de Jesucristo (...) erigimos en ella e instituimos una iglesia catedral que se ha de llamar del Río de la Plata, para un obispo que se ha de llamar del Río de la Plata (sic) el cual ha de gobernar la dicha iglesia y en la dicha ciudad y diócesis que se le señalare, y ha de predicar la palabra de Dios y convertir a sus habitantes (...) y libremente pueda ejercer la jurisdicción, autoridad y potestad espiritual, y que exija e instituya dignidades, canonicatos y prebendas, y de más beneficios eclesiásticos con curatos de almas (...) el cual ha de estar sujeto al arzobispo de la ciudad de los Reyes y a los de Castilla y León...”(1).

(1) Erección del Obispado del Río de la Plata, por el Papa Paulo III, Roma, 1 de Julio de 1547. En: Francisco de Aguirre - "Discurso histórico", Págs. 189/195 - "Relaciones interétnicas y proceso de formación social en la Cuenca del Alto Paraná: Corrientes en los siglos XVI y XVII”. Tesis doctoral que presenta la licenciada Teresa Cañedo Argüelles Fábrega, bajo la dirección del profesor, doctor Alfredo Jiménez Núñez // Departamento de Antropología y Etnología de América - Universidad de Sevilla, 1985.

Esta misma armada regresaría a España unos meses más tarde con un amplio muestrario de todos los productos agrícolas y ganaderos logrados en aquella tierra.

Entre ellos no figuraban metales preciosos, lo que habla aún más en favor del esfuerzo con el que un grupo aislado de hombres logró hacer realidad, en diecinueve años, la conquista de una zona selvática, poblada por indios a los que convirtieron en colaboradores de su empresa.

En ello tuvo, desde luego, mucho que ver la habilidad y la tremenda fuerza carismática de su primer gobernador, Domingo de Irala.

Este fallecerá el 3 de Octubre de 1556. Antes de morir, delegará el poder en su yerno, Gonzalo de Mendoza, casado con una de sus hijas mestizas.

Información adicional