El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Expedición de Irala en suelo correntino

La primera expedición al territorio de la después jurisdicción correntina, desde el núcleo inicial de Asunción, fue en 1552, realizada por Domingo Martínez de Irala que, en ese año, fue confirmado en su carácter de Adelantado y Gobernador del Río de la Plata, por Carlos V(1).

(1) doctor Estanislao S. Zeballos. “Alegato Argentino sobre Misiones”, p. 30. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la fundación de la Ciudad de Corrientes hasta la Revolución de Mayo)”.

La expedición parece haber sido una típica ”rancheada”, puesto que correspondía a una época preencomendera, para reprimir a los guaraníes que hostilizaban las comunicaciones entre las costas del Brasil y Asunción.

Tal expedición debe haber atacado a los poblados guaraníes cercanos al río Paraná, en el norte de la provincia de Corrientes o en el actual territorio de Misiones.

Destinada a reprimir las demasías de los indios tupís -que hostilizaban las comunicaciones entre los establecimientos españoles de las costas del Brasil y Asunción del Paraguay- tuvo un franco éxito, permitiendo a Irala enviar a los puertos del Atlántico a un Procurador, con destino a la Corte de Madrid, mientras trataba con los naturales en el río Pekiry(2).

(2) Ruy Díaz de Guzmán. “Historia Argentina del Descubrimiento, Población y Conquista de las P. P. del Río de la Plata” (1612), capítulo XVIII. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la fundación de la Ciudad de Corrientes hasta la Revolución de Mayo)”.

A pesar de todos los fracasos, los conquistadores radicados en la Asunción no cejaban en su intento por encontrar riquezas. En Enero de 1553, Irala partió al frente de 120 hombres y 2.000 indios auxiliares; exploró la zona circundante al puerto de San Fernando, pero la llegada del invierno y los fuertes aguaceros, le obligaron a regresar, sin haber conseguido su objeto.

En 1554, una nueva expedición enviada por Irala, a las órdenes del capitán García Gutiérrez de Vergara, fundó la villa de Ontiveros, a la orilla derecha del Paraná, en el “pasage del río y camino del Brasil”(3).

(3) Ruy Díaz de Guzmán. “Historia Argentina del Descubrimiento, Población y Conquista de las P. P. del Río de la Plata” (1612), capítulo XIV. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la fundación de la Ciudad de Corrientes hasta la Revolución de Mayo)”.

Posteriormente, los vecinos de Ontiveros son trasladados nueve millas al Norte, fundándose “Ciudad Real” por Rui Díaz Melgarejo, en 1557. Esta ciudad y Villa Rica del Espíritu Santo, en 1577, anteceden al establecimiento del núcleo civilizador correntino, e importan los preliminares de la expedición colonial que dará origen a Corrientes.

En este período de Gobierno suceden dos hechos que tendrán trascendencia para la vida del Río de la Playa y Paraguay: el primero, asume la Corona española Felipe II, quien gobernará el Imperio desde el 16 de Enero de 1556 hasta el 13 de Septiembre de 1598; y el segundo es el arribo, el 2 de Abril de 1556, a la Asunción, de fray Pedro Fernández de la Torre, segundo obispo titular de la diócesis del Río de la Plata (su antecesor fue Juan de Barrios, que no arribó) y el primero que pisaba esas tierras.

El Obispado del Río de la Plata, con sede en Asunción del Paraguay, fue creado a petición del rey Carlos I, por real cédula del 20 de Marzo de 1547, y se obtuvo su erección canónica en el Consistorio del 1 de Julio de 1547, por el Papa Paulo III, como diócesis sufragánea del Arzobispado de Lima. La sede estuvo vacante en el período 1547-1556.

Fray Pedro Fernández de la Torre (franciscano), fue propuesto por el Consejo de Indias el 23 de Octubre de 1552. La provisión canónica fue otorgada por el Papa Julio III en C. S. del 27 de Agosto de 1554, y los ejecutoriales por real cédula del 11 de Febrero de 1555.

El 3 de Octubre de 1556, a los 45 años de edad, falleció Domingo Martínez de Irala, discutida personalidad de la conquista, pero indudablemente el hombre que sentó las bases de la colonización en la región del Guairá (Alto Paraná).

Irala dejó como su lugarteniente a Gonzalo de Mendoza (1556-1558), quien estuvo al mando de la provincia hasta su muerte, acaecida el 21 de Julio de 1558.

Información adicional