El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Alzamiento general indígena

Este período no solamente fue pródigo en fundaciones, sino también en alzamientos indígenas, a causa del creciente descontento por la política seguida para con ellos.

En 1559, los pobladores de Asunción, con la ayuda de 3.000 indios guaraníes adictos, tuvieron que hacer frente a la conocida como “sublevación general”.

La iniciativa partió de Pablo y Nazario, dos hijos del cacique guaraní Curupiratí, quienes consiguieron aglutinar, en 1559, a un ejército bien organizado “en cuatro pelotones de 4.000 indios cada uno”(1).

(1) Ruy Díaz de Guzmán. “Anales del Descubrimiento, Población y Conquista del Río de la Plata”, Libro III, p. 236, // Citado en “Relaciones Interétnicas y Proceso de Formación Social en la Cuenca del Alto Paraná (Corrientes en los Siglos XVI y XVII)” (1985). Tesis doctoral que presenta la licenciada Teresa Cañedo Argüelles Fábrega, bajo la dirección del profesor, doctor Alfredo Jiménez Núñez. // Departamento de Antropología y Etnología de América, Universidad de Sevilla.

A pesar de su derrota, la insurrección indígena continuó solapada en los reductos monteses, provocando en lo sucesivo constantes brotes de rebeldía que mantendrían en jaque a las ciudades del Guairá siendo, en última instancia, junto con las incursiones bandeirantes, la causa de su existencia efímera.

Información adicional