El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

EL ADELANTADO JUAN ORTIZ DE ZARATE

Con el propósito de continuar la conquista y población de las comarcas del Río de la Plata, aceptó el Rey Felipe II el ofrecimiento del capitán Juan Ortiz de Zárate, vecino de Charcas, el 10 de Julio de 1569, firmando una extensa capitulación(1).

(1) Véase el detalle de las obligaciones y derechos del Adelantado en el artículo “Estudio sobre un pedazo de tierra”. M. R. Trelles. “Revista de Buenos Aires”, tomo VIII, p. 348.

Ortiz de Zárate había marchado a España para solicitar a la Corona su confirmación en el cargo de Adelantado. Llegó a destino en Septiembre de 1568, después de soportar graves inconvenientes, pues la nave en que viajaba fue asaltada por unos piratas franceses, quienes le robaron gran cantidad de dinero y valiosas prendas.

A pesar de todos los contratiempos, consiguió firmar capitulaciones con Felipe II, quien otorgó a Zárate el título de Adelantado -para él y sus descendientes-, de las provincias del Río de la Plata.

A su tenor, debía el nuevo Adelantado importar elementos de colonización, ganados, etc., y fundar dos poblaciones, entre los distritos de la Ciudad de La Plata, Chile y Asunción, para facilitar las relaciones de estos centros de la conquista.

La expedición salió de Sanlúcar en Octubre de 1572, integrada por cinco embarcaciones y 510 personas, en su mayoría pobres y sin profesión(2).

(2) Subió a una nave el arcediano Martín del Barco Centenera, quien luego escribiría su conocido poema “Argentina y Conquista del Río de la Plata”. Aunque embarcaron 45 artesanos y 68 labradores, la mayoría de los integrantes de la expedición era “chusma vagabunda”, calificada por el tesorero Montalvo como “escoria de Andalucía”. Por otra parte, las naves eran viejas y estaban mal aderezadas; a pesar de todo, 58 mujeres se animaron a emprender la travesía.

Después de una azarosa travesía, llegaron a la isla de San Gabriel, en el Río de la Plata, donde solicitaron ayuda a Juan de Garay, quien acudió presuroso.

Reabastecida la expedición, Zárate dispuso levantar un poblado en la costa oriental y entonces fundó San Salvador, de efímera existencia.

El Adelantado arribó a Asunción, donde tomó posesión del cargo el 11 de Febrero de 1575, e inició su Gobierno. La extensa zona entre las cordilleras del Paraguay, el océano Atlántico, y desde el Río de la Plata hasta las vertientes del Amazonas, hacía imposible un Gobierno regular.

Alvar Núñez Cabeza de Vaca la había llamado Provincia de Vera, y el Adelantado Ortiz de Zárate la designará con el de Nueva Andalucía.

Poco durará el Gobierno de Zárate, ya que murió el 26 de Enero de 1576 y, por testamento, dejó heredera universal a su hija natural, Juana Ortiz de Zárate, residente en Charcas.

Ejecutado Atahualpa, su medio hermano Manco Capac Yupanqui fue coronado Inca, bajo el protectorado hispánico.

Aquel último de los Incas del Perú, tras reinar un tiempo en el Cuzco, se levantó en armas contra los conquistadores de su pueblo. Vencido en la batalla de Vilcampa (año 1544), fue asesinado por el capitán Gómez Pérez.

Una de sus hijas, Palla Yupanqui, recogida por los españoles, recibió el bautismo con el nombre de Leonor. Cuando aquella ñusta (llamábase así a las hijas de los Incas), cumplió veinte años, tuvo amores con Juan Ortiz de Zárate (treinta años mayor que ella).

De esos amores nació una niña bautizada con el nombre de Juana. Su madre murió al darla a luz. Su padre solicitó al Rey de España, Felipe II, la legitimación de la niña.

Por Real Cédula de 1570, el Rey declaró que Juana era hija legítima por haber sido habida por un varón soltero de una mujer soltera.

Ella heredó de su padre el Adelantazgo, pero no podía ejercerlo; ello lo haría el hombre que lo desposara. La joven contaba dieciséis años de edad y debía contraer matrimonio con un hombre capacitado para gobernar, pues éste sería el nuevo Adelantado.

En tanto, Ortiz de Zárate había dejado interinamente el Gobierno en manos de su sobrino, Diego de Mendieta (1576 - 1577). Instituido gobernador interino en el testamento del anterior, desde fines de Enero de 1576, éste envió a Juan de Garay copia legalizada del testamento, con la orden expresa de cumplirlo. El último pasó a Charcas y comunicó a Juana las disposiciones testamentarias.

- Aparece en escena Juan de Torres de Vera y Aragón

Juan de Garay fue designado -por Ortiz de Zárate- tutor y ejecutor testamentario, y como heredero de la dignidad y derechos de su magistratura, al que se casare con su hija Juana.

Esta situación determinó muchos pretendientes; más sobre ellos triunfará el licenciado Juan de Torres de Vera y Aragón, quien se casará con Juanita Zárate el 15 de Diciembre de 1577.

Así, al fallecer Ortiz de Zárate, en 1576, su hija y heredera Juana, una muchacha mestiza, se casó luego de ajetreado trámite -tuvo muchos candidatos debido a su cuantiosa herencia-, con el licenciado Juan de Torres de Vera y Aragón.

La boda fue cuestionada por razones administrativas, ya que un oidor no podía contraer matrimonio dentro de su jurisdicción. Este hecho ocasionó a Torres de Vera y Aragón largos pleitos, cargados de aspectos jurídicos y novelescos, teniendo en su contra hasta al mismo virrey del Perú, Francisco de Toledo, que terminaron hacia 1581, cuando llegó el nuevo virrey, Martín Henríquez de Almansa, Marqués de Alcañices (1581-1583).

La joven -con anuencia de Garay- prefirió al oidor Torres de Vera y Aragón, pero las Leyes de Indias prohibían a estos funcionarios casarse dentro de los límites de su jurisdicción. A pesar de todo, la boda se celebró en Diciembre de 1577.

Vera y Aragón consiguió que la Audiencia lo mantuviera en su cargo, aunque el virrey Toledo prohibió al matrimonio trasladarse a Asunción; por esta causa, el primero nombró en su reemplazo a Juan de Garay en el cargo de Teniente de Gobernador del Río de la Plata.

En tanto, Diego de Mendieta fue depuesto de su cargo el 3 de Mayo de 1577, en Santa Fe. Lo reemplazó Luis de Osorio (1577-1578), Alcalde Mayor del anterior, quien asumió el mando de toda la Provincia, desde Mayo de 1577.

Ver: Adelantados y Gobernadores del Río de la Plata y Paraguay (1534 - 1618)

Información adicional