El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Formación académica de Juan de Torres de Vera y Aragón

Juan de Torres de Vera y Aragón comenzó sus primeros estudios, siendo niño, en compañía de su hermano Francisco, en la heredad que les dejó su padre, que era conocida como la heredad del Contador Alonso de Vera(1).

(1) Archivo General de Indias, Sevilla, España, OM-Caballeros_Santiago. Expediente 8.802. En la Información levantada en la Villa de Estepa, en el año 1614, para el ingreso a la Orden de Santiago de su hijo, Juan Alonso de Vera y Zárate, varios de los testigos que conocieron a Juan de Torres de Vera y Aragón manifestaron que estudiaba en la heredad que les dejó su padre. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

No se sabe a ciencia cierta dónde se graduó de Bachiller, si fue en el Colegio de Santa María de Jesús, de Sevilla, o en Valladolid. El grado de Bachiller era el primero de los tres grados universitarios de la epoca(2).

(2) Los tres grados eran: Bachiller, Licenciado y Doctor. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Originariamente, el título de Bachiller era un título universitario que se consideraba acreditaba el conjunto de saberes comunes que una persona culta e instruida debía poseer; era previo a estudios más profesionales y especializados, originariamente, de Derecho, Medicina y Teología.

Estaba constituido por el estudio de la filosofia escolástica, pero debemos tener en cuenta que la palabra filosofía no designaba una disciplina o asignatura en el sentido que lo entendemos hoy, sino que incluía, junto a contenidos de Lógica o de Metafisica, otros de Matemáticas o, de lo que hoy llamaríamos Ciencias Naturales(3).

(3) Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

En el humanismo renacentista se añade, además, el interés por las lenguas y literaturas de la Antigüedad clásica, a partir de la creencia de que tenían un alto valor formativo para permitir al hombre conocerse a sí mismo, su verdadera naturaleza, y así poder alcanzar la libertad y elegir su propio camino.

En definitiva, conseguir un título de Bachiller era equivalente a conseguir el perfeccionamiento intelectual, ético y espiritual de la persona(4).

(4) Ramón Colunga Salgado, S. J. “El significado de Bachiller”, Director General del Colegio Apóstol Santiago, Vigo, España. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

En el año 1561 es admitido como colegial del Colegio de Santa María de Jesús, de Sevilla, y se procede a realizar los trámites de rigor para determinar si es hábil y suficiente y si concurren en él las calidades conforme a los estatutos y constitución del citado colegio para obtener una beca de canonista.

El Colegio de Santa María de Jesús fue fundado por el maese Rodrigo Fernández de Santaella, en un solar ubicado en las inmediaciones del Postigo de Jerez, que compró a Juan Millarés, racionero de la Catedral de Sevilla, por la cantidad de por 4.700 maravedíes de renta anual, según escritura del 13 de Junio de 1503.

La propiedad adquirida constituía un grupo de casas caídas junto con los solares y corrales del Monasterio de Madre de Dios, todos estos ubicados en el que fuera el Corral de Jerez, donde en el siglo XV se habían establecido los pocos judíos que quedaban en la ciudad, hasta su expulsión en el último cuarto de dicha centuria.

Los judíos sevillanos habían sido confinados en el Corral de Jerez, por orden de la reina Isabel, a propuesta de los inquisidores Morillo y San Martín.

Por Bula Papal del 12 de Julio de 1505, el Papa Juan II autoriza al maese Rodrigo la erección del colegio, permitiéndole la enseñanza de Artes, Lógica, Filosofía, Teología, Derecho Canónico y Civil, que es ampliada por otra del año 1508, que le añadió Medicina y le dio una orientación más universitaria al Colegio.

En su inicio se construyó la capilla del colegio, que fue bendecida el 17 de Mayo de 1506 por el obispo, fray Reginaldo Romero. El 20 de Enero de 1509 fallece el maestre Rodrigo, sin poder ver cristalizada su obra, continuando la fábrica del colegio en manos de Alonso de Campos, hasta que en el año 1517 se terminan las obras, ingresando los primeros colegiales el 27 de Abril de 1518(5).

(5) Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

La excelencia lograda por el colegio hizo que, el 21 de Octubre de 1551, el Cabildo municipal de Sevilla, reconociera y reciba por suyo al Colegio-Universidad de Santa María de Jesús.

El Colegio fue pensado inicialmente para acoger a estudiantes pobres, pero con el tiempo se fue transformando en una institución cerrada para los estamentos inferiores, en contradicción con sus orígenes.

El Artículo XII de la Constitución del Colegio, del año 1506, expresaba:

“Los Colegiales habrán de ser pobres, entendiendo por tal el que no tenga 620 ducados anuales, y si tiene padres, estos no tengan 600 ducados de renta, siendo siempre preferido el más pobre, el huérfano de padre y madre al de sólo uno de éstos, debiendo el admitido hacer juramento sobre esto, pues para ayuda a los pobres se hace la fundación, y si el colegial mejorase de fortuna, está obligado a declararlo y salirse del Colegio en término de dos meses”(6).

(6) Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Otra de las exigencias que debían cumplir sus colegiales, era la limpieza de sangre, es decir, que no podían ser descendientes de moros o judíos, lo que determinaba su categoría social, y que mantuvo el carácter selectivo y minoritario de este grupo, que consideraba al colegio como una plataforma para hacer carrera en la Iglesia o en la Administración civil.

Todo ello muy en contra de la voluntad del fundador, que expresamente había prohibido la pureza de linaje en la constitución XV de 1506; esta cláusula fue tachada y suprimida, casi en los inicios del Colegio, por los sucesores de Santaella.

Para los colegiales, la cátedra era como el Colegio, una simple etapa en su carrera profesional, se orientase ésta a la Iglesia o al Estado; nadie optaba a la cátedra como final de carrera.

Los vínculos familiares y el estatuto de limpieza de sangre fueron convirtiendo a los colegiales en una casta selecta, destinada a cubrir las mejores plazas de la magistratura, de la política y de la jerarquía eclesiástica.

Los colegiales eran aquéllos que, por gracia o mediante pago, vivían en los Colegios fundados junto a las universidades, y se distinguían por llevar una prenda especial, llamada beca, nombre que se hizo extensivo a la pensión que disfrutaban.

Juan de Torres de Vera y Aragón, como todos los aspirantes, debió realizar las correspondientes pruebas de legitimidad y limpieza de sangre para la obtención de la beca de Colegial. Para tal fin, fue comisionado el licenciado Juan de Amezqueta, por poder expedido el viernes 19 de Diciembre de 1561.

Se dirigió así, el licenciado Amezqueta, a la Villa de Estepa, y se presentó el 17 de Enero de 1562 ante el Alcalde Ordinario García Rodríguez, solicitándole realizar una Información sumaria sobre la legitimidad y limpieza de sangre de Juan de Torres de Vera y Aragón.

El Alcalde Ordinario dio curso a la solicitud, y en el desarrollo de la Información fueron interrogados doce testigos, que confirmaron la legitimidad y condición de cristiano viejo del bachiller Juan de Torres de Vera y Aragón.

Seguidamente, se procedió a realizar una Información de averiguación de la honradez de los testigos que declararon consultándose, además, si estos eran cristianos viejos y si se podía tener crédito de sus declaraciones(7).

(7) Archivo Histórico de la Universidad de Sevilla. Fondo del Colegio Mayor de Santa María de Jesús. Expedientes de Pruebas de Legitimidad y Limpieza de Sangre para la Obtención de Becas de Entrada en el Colegio de Santa María de Jesús, Signatura S° 4, folios 1-42. Expediente de Pruebas de Legitimidad y Limpieza de Sangre de Juan de Torres de Vera para la obtención de una Beca de Canonista en el Colegio de Santa María de Jesús. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Superadas las pruebas necesarias para su ingreso como Colegial, Juan de Torres de Vera y Aragón obtuvo la beca, recibió el hábito de Colegial Canonista, el 2 de Febrero de 1562, de manos del licenciado Juan Gómez, rector del Colegio, comenzando así su brillante carrera de estudios.

Se desempeñó luego como Catedrático de Instituta y de otras materias, llegando a ser Rector del citado Colegio, en el año 1564, después de lo cual salió proveído como Oidor de la Real Audiencia que se iba a fundar en la ciudad de la Concepción del reino de Chile, por Provisión real expedida en Segovia, el 14 de Septiembre de 1565(8).

(8) Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

En el testamento de Juan de Torres de Vera y Aragón, se encuentra una cita muy interesante, que hace referencia a su paso por la Universidad de Sevilla; en ella expresa:

“(...) digo que confieso y creo en el misterio de la santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Tres Personas y un solo Dios verdadero y todo aquello que confiesa y cree, predica y enseña nuestra Santa Madre Iglesia Católica y Romana y en esa Fe y Creencia me huelgo de haber vivido y protesto vivir y morir. Y si en el artículo de mi muerte o en cualquier tiempo alguna cosa dijere o mostrare por acciones y otra manera, lo revoco y particularmente digo que de tiempo y cuando el rey Nuestro Señor me hizo merced de la plaza de oidor de la Real Audiencia del Reino de Chile, yo servía una cátedra de Prima, en la Universidad de la ciudad de Sevilla(9),

(9) La cátedra de Prima era la de más categoría entre todas las cátedras. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

“en la cual leí mucho tiempo cánones y leyes y se ofrecieron muchas disputas y controversias, atento a lo cual si a caso en el dicho tiempo hubiere dicho o escrito o se hallaren entre mis papeles o en las márgenes de mis libros alguna cosa que parezca o suene contra la Católica Fe, lo revoco y me someto como hijo obediente y católico y fiel cristiano a todo aquéllo que confiesa y nos predica y enseña Nuestra Santa Madre Iglesia Romana”(10).

(10) Ana María Presta. “Las genealogías perdidas de los Zárate, Mendieta y Torres de Vera” (2006), Revista del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas, Nro. 32, Buenos Aires. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

“Sobre la base de todo lo desarrollado, que tiene fuerte sustento documental, ya no se puede seguir cuestionando ni ignorando la brillante formación académica del licenciado Juan de Torres de Vera y Aragón, como algunos investigadores lo han querido hacer(11),

(11) Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

“por ejemplo, Federico Palma, que expresaba que

‘la niñez y mocedad del joven Torres de Vera y Aragón están envueltas por densas sombras, como así también se carece de noticia alguna de sus estudios hasta obtener la licenciatura, ¿Fue en Sevilla? ¿Acaso en Córdoba o Salamanca? No es posible, ni conjeturalmente, responder a estas interrogantes’(12).

(12) Federico Palma. “Don Juan de Torres de Vera y Aragón” (1967), Revista de la Junta de Historia de Corrientes, Nro. 2, Corrientes. “Cabe aclarar aquí que Palma comete un error al nombrarlo a Juan de Torres dc Vera y Aragón con el ‘Don’, ya que es hartamente sabido que no tenía el privilegio de usarlo”. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

“No fue necesario conjeturar, como expresa Palma, para conocer la niñez y formación académica del licenciado Juan de Torres de Vera y Aragón; bastó con consultar los repositorios de documentos originales y auténticos para develar la verdad”(13).

(13) Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Es también digna de mencionar la formación académica de su hermano, Francisco de Vera y Aragón(14).

(14) Datos recopilados de diversos documentos. Archivo General de Indias, Sevilla, España // Charcas, 85, N.5, Folios 13v / 15r. Servicios del licenciado Francisco de Vera y Aragón, OM-Caballeros_Santiago, Expediente 8.802. Declaraciones manifestadas por varios testigos en la Información realizada en la Villa de Llerena en el año 1613. Archivo General de Indias, Sevilla, España, OM-Caballeros_Santiago, Expediente 8.792, año 1572. Pruebas para la concesión del Título de Caballero de la Orden de Santiago de Francisco de Vera y Díaz de Torres, natural de Estepa, Licenciado. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Fue colegial en el Colegio Mayor de Santa Cruz de Valladolid, donde obtuvo el grado de Licenciado.

De allí salió Proveído por Oidor del Real Consejo de las Ordenes Militares y, después, de la Chancillería Real de Valladolid.

Fue admitido como Caballero de la Orden de Santiago, en el año 1572. Fue, además, un brillante diplomático; se le encargó una embajada ante la Santa Sede, en Roma, para recomponer las viejas diferencias que el rey de España tenía con Su Santidad, Gregorio XIII, por los reinos de Nápoles y Sicilia.

Se le encargó otra embajada, para procurar la paz entre el Rey de Francia y el Duque de Saboya. Fue embajador en Venecia durante algunos años y, a su regreso a España, el Rey Felipe II lo comisionó para que, en su nombre, sea padrino de bautismo de un hijo, el Duque de Mantua.

Tuvo, además, la responsabilidad de tratar el casamiento del Serenísimo Príncipe con una de las hijas del Archiduque Austria, embajada en la cual se le había confiado que las viera y le enviase su parecer de cuál de ellas era más apropiada para el efecto.

A su regresó a España, y habiendo cumplido su embajada, Su Majestad lo nombró Comendador de la Encomienda del Corral de Almaguer.

Tiempo después, mientras se desempeñaba como Comendador, Su Majestad le volvió a pedir que tomase la embajada de Venecia, a lo cual acudió con toda presteza, siendo éste el último de los cargos que desempeñó, falleciendo en Venecia(15).

(15) Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

A continuación se reproduce la portada del expediente de legitimidad y limpieza de sangre del licenciado Juan de Torres de Vera y Aragón, que está depositado en el Archivo Histórico de la Universidad de Sevilla, que dice lo siguiente:

“Juan de Torres de Vera, natural de la villa de Estepa, Colegial canonista, diósele el hábito en dos de Febrero de 1562, dióselo el licenciado Juan Gómez rector del Colegio. Fue catedrático de Instituta y después de (sigue un espacio en blanco) y fue rector en el año de mil y quinientos y sesenta y cuatro. / Salió proveído por oidor de la audiencia de Chile, donde hizo cosas famosas en las guerras que muchos años tomó con aquéllos belicosísimos indios, de allí le dio Su Majestad la Audiencia de las Charcas. Casó principalmente legítimamente con una señora hija del adelantado del Río de la Plata, con más de ciento y cincuenta mil ducados de dote, y tiene casi treinta mil de renta y título de señoría”(16).

(16) Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Información adicional