El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Lugar del Fuerte de 1588

Sobre la barranca del Paraná, en Punta Arazaty (Arasaty)(1).

En Enero de 1857, el cura de San Antonio (iglesia anexa al Convento de la Orden Franciscana) y encargado del Santuario de la Cruz del Milagro, R. P. fray Juan N. Alegre, comunicó (día 11), al delegado eclesiástico en la Provincia, doctor José María Rolón, haber individualizado, sobre la barranca del río Paraná, en la punta, llamada Arazaty, la ruina del Fuerte inicial de la conquista de la jurisdicción correntina.

plano de corrientes de snchez negrete
Plano de la ciudad de Corrientes en la época hispánica (ilustración para "Vida urbana de la ciudad de Corrientes, siglo XVII", de Angela Sánchez Negrette).

El entonces gobernador, doctor Juan Pujol, encomendó (25 de Enero de 1857) al juez de la primera instancia, Matías A. Contreras, levantara un sumario para constatar la autenticidad de la ruina, labrándose acta de las investigaciones y hallazgos el día 18 de Enero de 1857, diligencias publicadas en la edición de 1936 del Registro Oficial de la Provincia (tomo 8, página 85 y siguientes).

Fue individualizada la ruina del Fuerte inicial. Consistía en muros de piedra tosca, de cincuenta varas de Norte a Sur, y seis de Este a Oeste, formando rectángulo, de una vara de altura y una bajo tierra, piedras cortadas de las que existían en las mismas barrancas.

En torno se individualizaron restos de una estacada de palos a pique, trabajada en la forma de las guardias o fortines del Paraguay, y de útiles domésticos de alfarería de un origen idéntico.

El lugar (según el acta) queda a un minuto treinta segundos al Noroeste de la ciudad. Se hizo mérito de que ésta fue fundada (según observaciones del Padre José Quiroga) a los 27° 43’ de altura y 318º 57’ de longitud, como de una “información” levantada en 1713 a petición del Mayordomo de la Cruz del Milagro S. M. Fernando de Alarcón, y tomada por el ministro Tomás de Zalazar, cura de naturales de la parroquia de San Roque, en la ciudad de Santa Fe.

Estos restos del Fuerte inicial quedaban a 250 varas de la columna erigida para señalar el lugar donde se levantó la Cruz del Milagro, en el momento de la fundación, que fue también el de la ermita, donde se le rindió culto, hasta Marzo de 1730. En este año se la transladó al Santuario construido en la manzana en que se levanta el templo de nuestros días.

Las instalaciones ferroviarias construidas después en esa parte de la ciudad, han cambiado su topografía. En sus inmediaciones se erigió (1929), la estatua del general Carlos M. de Alvear, en cuya oportunidad restos arqueológicos de la época colonial fueron hallados, depositándoselos en el Museo Histórico, Colonial y de Bellas Artes de la Provincia.

Pero de la ruina de 1588, individualizada en 1857, nada puede observarse en el lugar. Sólo un resto de aquella empalizada histórica escapó al abandono, debido a un acto de gentil homenaje cumplido, en aquel entonces, por el gobernador de la Provincia, doctor Juan Pujol. Referimos al envío de un fragmento de la palizada de madera hecho al primer presidente, general Urquiza, que se custodia en nuestros días en el Palacio de San José (Concepción del Uruguay), ex residencia de aquel ilustre argentino.

Sobre la madera, tres veces centenaria, consta la dedicatoria respectiva.

El framento de referencia tiene cincuenta y seis centímetros de largo por dieciocho centímetros de ancho.

Nota

(1) Material extraído del libro "La Ciudad de Corrientes", de Hernán Félix Gómez, edición de 1944.

VER:

El cerco del Fuerte

El lugar del Fuerte inicial de la conquista

¿Cómo se llamó el Fuerte y dónde estuvo ubicado?

Información adicional