El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Solar histórico e Iglesia de la Cruz del Milagro

En esta enorme plaza hasta más o menos la segunda década del siglo XX, se realizaban las fiestas populares en homenaje a la Cruz del Milagro, reliquia histórica, que se conserva en el Santuario de su nombre, edificado sobre esa plaza, en su limite Sur(1).

foto 55 de la corrientes que mantilla conoci
Dibujo que representa al antiguo templo de la Cruz de los Milagros, sobre la calle Salta. Uno de los pocos testimonios que muestran el cementerio anexo (fuente: Fototeca Museo Histórico de la Provincia de Corrientes)(2).

Su denominación actual, desde 1944, es plaza De la Cruz.

Nota

(1) Material extraído del libro "La Ciudad de Corrientes", de Hernán Félix Gómez, editado en 1944.

(2) Extraído del libro “La Corrientes que Mantilla conoció. Colección de fotografías de la ‘belle époque’ correntina”, de Eduardo Rial Seijó, edición del Instituto de Investigaciones Históricas y Culturales de Corrientes, 2008, Editorial Amerindia.

Solar de la Cruz del Milagro

Un Decreto del P. E. provincial de 1929 (15/XI) declaró solar histórico a la manzana comprendida entre las calles Salta, Moreno, Buenos Aires y Belgrano, en cuyo centro y con frente al Norte (calle Belgrano) se encuentra el actual templo Santuario de La Cruz del Milagro, reverenciada en su altar mayor(1).

En esa manzana, con frente a la calle Buenos Aires, se edificó la primera iglesia de La Cruz del Milagro, conforme a lo resuelto en el Acuerdo capitular del Cabildo del 20 de Marzo de 1720.

Cuando el templo se terminó, procedióse al traslado del leño histórico, del lugar en que fuera exaltado en 1588 y donde se levantaba la ermita de su culto, ceremonia efectuada en Marzo de 1730.

El cura Arce, que actuó como párroco de La Cruz del Milagro, a principios del siglo XIX, describe así aquella ermita en que se inicia su culto:

“Era de pared pisada y de tierra cruda, como hecha por los pobladores en tiempos en que no había en la ciudad, ni las gentes que hoy ni los edificios; a más de ser de tan pequeña estatura, era sin pared hacia el mojinete”.

Concluido el primer templo, en 1730, que consistió en un salón rectangular, con techo de paja a dos aguas, el sagrado madero fue trasladado, con gran solemnidad, el día viernes 15 del mes de Marzo, a las 03:00 de la tarde, cantándose las vísperas.

Al día siguiente, celebró la Misa cantada el R. P. Rector del colegio de los Padres jesuitas, doctor Lorenzo Rafé, predicando el sermón de la Cruz, el R. P. José Gaete S.J.

En 1807, el Mayordomo de los festejos que anualmente se rendían a La Cruz del Milagro, Manuel de Vedoya, dispuso la construcción, a sus expensas, de un nuevo Santuario, el cual fue levantado, en la misma manzana, sobre la calle Salta.

El 1 de Julio de 1808, el vicario eclesiástico, doctor Juan F. de Castro y Careaga, comunicó al Cabildo que la obra estaba a terminarse, por lo que había resuelto que al tercer día “de la Pascua del Espíritu Santo, se hiciese la colocación (de La Cruz en el nuevo templo) y la fiesta” celebratoria.

El Cabildo hizo suya esa resolución, inaugurándose el Santuario.

El nuevo Santuario fue un edificio de una nave, de paredes dobles de adobe, con techo de tejas de barro, sobre cañizo y tabla en parte, y en armazón de dos aguas con cumbreros y piernas de llave de tirante y tirantillos, siendo éstos de karanda’y (tipo de palmera).

foto 17 bis de la corrientes que mantilla conoci
Pintura que se conserva en el Museo Histórico de la Provincia del templo de la Santísima Cruz de los Milagros. Sobre la calle Salta se destaca el campanario y el nuevo frente, construido por el general Joaquín Madariaga, en agradecimiento por el triunfo de Laguna Brava (fuente: fototeca del M. H. P. C.)(2).

Tenía un frontis de ladrillo, terminado en triángulo, sobre la corniza, y sobre ésta y al medio, una placa de bronce conteniendo algunas fechas e inscripciones. La torre era de dos cuerpos, colocada en la línea de la fachada, en su extremo norte.

Contaba con una sacristía de ladrillos a los lados Oeste y parte del Sur del templo; con corredores laterales, dos ventanas, un bautisterio, dos altares menores laterales y el mayor, en el que había un retablo pequeño pero hecho con arte, en cuyo centro estaba la Cruz de la fundación encerrada en dos cajas, una de cristal y otra de madera.

foto 18 de la corrientes que mantilla conoci
Interior del antiguo templo de la Santísima Cruz de los Milagros, sobre la calle Salta. Espacios reducidos y con una gran simplicidad, desprovistos de ornatos estéticos y funcionales. Fue, durante los siglos XVIII y XIX, lugar de veneración del Santo madero fundacional (fuente: Colección “Corrientes del ayer” - Asociación Correntina General San Martín, Buenos Aires)(3).

En uno de los muros se consignó, en una piedra arenisca, color ocre, de 0,60 x 0,80 centímetros, la siguiente leyenda:

“Sucedió el milagro / Abril 3 Año 1588 / Se trasladó Mzo. 10 A. 1730 / Se reedificó Mzo. 3 A. 1808”.

Bajo de las leyendas existen dos palmas cruzadas.

Cuando se edificó el templo de nuestros días, de estilo gótico, esa piedra sacada de las demoliciones del construido en 1808, fue fijada en su frente, a la izquierda de la entrada central.

En 1845, al hacerse un nuevo altar para la Cruz del Milagro, hubo necesidad de acortar algo de su altura. El vecino José Bianchi procedió a aserrar cuatro pulgadas, comprobándose que ella no era de urunde’y (árbol de buena madera, quebracho), como hasta entonces se había sostenido, sino de kurupa’y pytã (curupay colorado; acacia, árbol de madera dura).

Estas reformas de 1845, que también comprendieron a la iglesia, las ordenó, en acción de gracias por la victoria de sus fuerzas en Laguna Brava, el 6 de Mayo de 1843, el gobernador, general Joaquín Madariaga. Según algunos, la torre de que hemos hecho mérito, fue recién construida o totalmente restaurada.

En este templo se celebró el tercer centenario de la fundación de Corrientes, el 3 de Mayo de 1888. En la misma fecha se colocó la piedra fundamental de la iglesia de nuestros días, siendo padrinos el presidente de la Nación, a quien representó el doctor Antonino Crespo y Froilana Molinas de Vidal.

foto 19 bis de la corrientes que mantilla conoci
Una de las pocas fotografías (¿1874?) del viejo templo De la Cruz. En esa época, el antiguo cementerio contiguo al templo ya inició su lento traslado al cementerio San Juan Bautista (fuente: Album Sarmiento Laspiur. Fototeca M. H. P. C.)(4).

Molinas de Vidal, madre del entonces gobernador de la Provincia, doctor Juan Ramón Vidal, se puso al frente del propósito de erigir el nuevo templo, y con la colaboración del pueblo y del Gobierno lo lograron.

Para tener una base jurídica, constituyeron una Asociación, con el nombre de Devotas Servidoras de la SS. Cruz de los Milagros, bajo la presidencia de la referida matrona, dando mano a la obra.

El Fisco provincial contribuyó de acuerdo a las Leyes de VIII/1887 y 9/X/1894.

Se encomendó la nueva iglesia al ingeniero italiano Juan Coll, que le dio un largo interior de 40 metros, no comprendida la casa parroquial, y un ancho de 18,50 metros.

Su planta es de Cruz latina a tres naves, una central alta de 14 metros, las dos laterales de 8 metros, los campanarios altos de 34 metros, comprendida la Cruz que los remataba.

La arquitectura del edificio es la románica, de transición entre la griega romana y la bizantina, a excepción de la cúpula central, que no pertenece a ningún orden.

En el interior del templo, a más de las naves y del presbiterio, hay dos grandes capillas, formadas en los brazos de la Cruz de la planta.

El 5 de Junio de 1897 se consagró e inaguró el nuevo templo por el arzobispo de Buenos Aires, doctor Uladislao Castellanos, con el padrinazgo de Froilana M. de Vidal y Victorio Torrent, predicando el preclaro hijo de Corrientes, franciscano, fray Luciano Chapo.

En 1911, se demolieron las torres y la cúpula de la mitad posterior del templo, ante desperfectos que ponían en peligro la construcción.

La iglesia actual es, incluyendo la ermita del siglo XVI, el cuarto templo edificado para la Cruz del Milagro. El 3 de Mayo de 1939, el P.E. de la Provincia colocó la piedra fundamental de la quinta iglesia, con carácter de basílica y monumento nacional.

foto 20 de la corrientes que mantilla conoci
Finalizaba el siglo XIX y los correntinos ya tenían un nuevo templo donde venerar a la Santísima Cruz de los Milagros y preparar la coronación de la Imagen de Nuestra Señora de Itatí. Lamentablemente, no se pudieron conservar sus magníficas torres y su cúpula (fuente: fototeca del M. H. P. C.)(5)

Grandes fiestas, religiosas, populares y civiles, se realizaban los días 3 de Abril en homenaje a La Cruz del Milagro. Con el fundamento de que en algunos años ellas coincidían con las solemnidades de Semana Santa, dado el carácter movible de esta última, el obispo de Buenos Aires, Benito de Lué y Riega, dispuso, en 1806, se trasladase la celebración al 3 de Mayo, con carácter definitivo.

El Cabildo de Corrientes aprobó esta medida en ejercicio del patronato y para las fiestas populares y cívicas, desde cuya fecha tales actos se cumplen los 3 de Mayo.

Pero el solar ocupado por la Cruz del Milagro no fue declarado histórico por la única razón del emplazamiento de estos templos sucesivos.

Se expresó en los fundamentos del Decreto de 1929 que, además de esta circunstancia, dicha manzana fue, desde el 15 de Septiembre de 1827 (en ejecución de la Ley Nro. 174), cementerio público, organizado para retirar de los templos los cadáveres inhumados desde la época colonial, y cortar esa práctica que atentaba a la salud del pueblo.

Agregaba:

“Estas circunstancias hacen que en la manzana de referencia hubiesen sido guardados los cuerpos de nuestros antepasados del período epopéyico de nuestra sociabilidad y, si bien es cierto que organizado el actual cementerio San Juan de Dios, se retiraron en su casi totalidad las cenizas custodiadas en los panteones, y de los individuos de nuestras clases cultas, quedaron en los terrenos los restos de familias extinguidas y sin recursos económicos, que obligan a la colectividad a conservar el terreno para usos generales que induzcan un concepto de respeto”.

El cementerio público anexo desde 1827 a la Iglesia de La Cruz del Milagro, fue clausurado en 1871 (14 de Enero) por la Comisión de Salud Pública, durante la epidemia de fiebre amarilla, habilitándose el de San José, en el paraje La Limita.

En 1872 (Ley del 11 de Noviembre), se dispuso la creación de otro, con carácter
definitivo, origen del que tiene actualmente la ciudad.

El templo de La Cruz del Milagro, edificado en 1808, tal cual estaba en 1880, más o menos, está reproducido en un óleo conservado en el Museo Histórico de la Provincia, donado por la señorita H. E. Berti.

En la sacristía de la Iglesia de La Cruz del Milagro se guardan, en una artística urna de madera regional, tallada, los restos del ex presidente de la Confederación Argentina, doctor Santiago Derqui.

Esas cenizas, extraídas del panteón que antes existía en el viejo cementerio anexo a ese templo, se depositaron solemenmente bajo la custodia del cura párroco, el 11 de Octubre de 1916, con asistencia de los poderes públicos y del escribano de Gobierno. Actuó una comisión, presidida por el doctor Félix María Gómez, encargada de preparar el traslado de esos restos a la capital de la República, a cuyo efecto la Nación debió enviar un barco de la Armada.

Notas

(1) Material extraído del libro "La Ciudad de Corrientes", de Hernán Félix Gómez, editado em 1944.

(2) Foto extraída del libro “La Corrientes que Mantilla conoció. Colección de fotografías de la ‘belle époque’ correntina”, de Eduardo Rial Seijó, edición del Instituto de Investigaciones Históricas y Culturales de Corrientes, 2008, Editorial Amerindia).

(3) Foto extraída del libro “La Corrientes que Mantilla conoció. Colección de fotografías de la ‘belle époque’ correntina”, de Eduardo Rial Seijó, edición del Instituto de Investigaciones Históricas y Culturales de Corrientes, 2008, Editorial Amerindia).

(4) Foto extraída del libro “La Corrientes que Mantilla conoció. Colección de fotografías de la ‘belle époque’ correntina”, de Eduardo Rial Seijó, edición del Instituto de Investigaciones Históricas y Culturales de Corrientes, 2008, Editorial Amerindia).

(5) Foto extraída del libro “La Corrientes que Mantilla conoció. Colección de fotografías de la ‘belle époque’ correntina”, de Eduardo Rial Seijó, edición del Instituto de Investigaciones Históricas y Culturales de Corrientes, 2008, Editorial Amerindia).

VER:

El lugar de erección de la Cruz del Milagro

El Milagro de la Cruz. Cuándo se cumplió

Debate sobre el Milagro de la Cruz

Información adicional