El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Plaza 25 de Mayo

- Material redactado, en 1944, por el doctor Hernán Félix Gómez

Rodeada por las calles De la Quintana, Buenos Aires, 25 de Mayo y Salta fue, desde el desplazamiento de la ciudad, en el siglo XVII, la plaza céntrica del núcleo urbano(1).

(1) Material extraído del libro "La Ciudad de Corrientes", de Hernán Félix Gómez, editado en 1944.

En ella se cumplieron las páginas más memorables, aquéllas que significaron liberación de intereses y tiranías, congregaciones de milicias, de ciudadanos libres y de pueblo enfervorizado por pasiones.

Bajo los balcones de su Cabildo, el 12 de Octubre de 1821, se reorganizaron las Instituciones de la provincia y, anualmente, en el atrio de la vieja Iglesia Matriz, a la sombra de su gran torre, se realizaban los comicios en las prácticas de la República.

En 1853, ejecutando la ley del 4 de Julio, se erigió en su centro el primer monumento que existió en el lugar, conmemorando la jura de la Constitución Nacional, que fue sustituida, en virtud de la ley de 1902 (29/X), que ordenó la erección de la estatua actual de José Francisco de San Martín.

Existe en el Museo Histórico de la Provincia una foto-pintura que reproduce la plaza 25 de Mayo, en toda su perspectiva, tomada desde una de las viejas torres desaparecidas del templo de N. S. de las Mercedes.

Se advierte, en el fondo, el magnífico Cabildo colonial -ya demolido- y el monumento a que hacemos referencia.

Sobre un basamento cuadrangular, al que se tenía acceso mediante escalones, en sus cuatro caras y, en los vértices del mismo, estaban cuatro bustos de patriotas argentinos (Moreno, Saavedra, Rivadavia y San Martín), en tamaño natural.

Del centro del basamento ascendía una columna cilíndrica de, más o menos, seis metros, en cuya parte superior, sobre un capitel de orden dórico, veíase la estatua de la Madre Patria.

La masa arquitectónica era de mampostería y las figuras de cemento blanco, imitando mármol.

En 1902 fue demolido, erigiéndose el actual.

- Estatua del general José de San Martín. De bronce, del tipo ecuestre, es calco de la erigida en la ciudad de Buenos Aires, el 13 de Julio de 1862, en la antigua Plaza de Marte, denominada desde esa fecha: San Martín.

Aquella estatua es obra del escultor Luis José Daumas, y es el modelo de todas las ecuestres del Libertador americano. Ha sido colocada contemplando la Casa de Gobierno; en otras palabras, el Este de la ciudad.

Su basamento es de granito; la parte inferior, de superficie lisa, pulimentada y de forma rectangular; la parte superior, de trozos de granito sin trabajar, imitando un amontonamiento de peñascos, montañas andinas.

En el frente ha sido representado un cóndor, que rompe cadenas con sus poderosas garras y, debajo, una placa monumental de bronce, con la leyenda: El Ejército de la Nación a su glorioso Capitán.

En el costado izquierdo del basamento está un magnífico bajorrelieve en bronce, representando la batalla de San Lorenzo y, en el derecho, otro bajorrelieve, también de bronce, la de Maipú.

En la cara posterior del basamento han sido fijadas varias placas, con estas leyendas:

Los / estudiantes / universitarios / correntinos / al general / San Martín. / 9 de Julio de 1906.

All inmortal generale / San Martín / La Societa Italiana Di M. S. / Unione e Fratellanza de Corrientes / 11 XXV Maggio MCMX.

Debajo de esta frase, dos ramas de laureles entrelazados por medio de una cinta. La placa, rectangular, tiene 0,80 x 0,50 centímetros.

- Una perspectiva en bronce de la batalla de Maipú. Arriba, y en el costado izquierdo, se lee: “San Martín”, y, en el derecho: “O’Higgins”.

Abajo esta leyenda:

Centenario de Maipú. / El pueblo de Corrientes al Ejército Libertador / 1818-5 de Abril-1918.

El monumento y un pequeño jardín, que le da perspectiva, encuéntrase circundado por una fuerte cadena, sostenida por pilares de hierro, imitando cañones clavados.

Nacida la idea de sustituir el monumento de 1853 por el del general San Martín, una ley del 29 de Octubre de 1902 lo autorizó, arbitrando los fondos necesarios, y, como el asunto caía bajo la jurisdicción del Gobierno del Municipio, su Concejo Deliberante debió dar la “Ordenanza” autorizativa del 4 de Marzo de 1904.

Los trabajos siguieron adelante mediante acción popular y oficial, concluyéndose el monumento a principios de 1905.

Proyectóse una solemne inauguración.

El Ejército Nacional, asociándose al acto, mandó acuñar una medalla conmemorativa con metal del cañón “Asopo”, en el Arsenal de Guerra, cañón que había sido conquistado en la Guerra de la Independencia, y cuando todo hacía presumir la realización de un gran acto nacionalista, el gobernador de la Provincia, doctor José Rafael Gómez, que congregase a las escuelas, el 31 de Marzo de 1905, hizo formar el Cuerpo de Guardiacárceles, previas las dianas de la Banda policial, y descorrió los lienzos que cubrían el monumento.

Por lo menos, la inauguración coincidió con el aniversario de Pago Largo, la primera de las jornadas contra el rosismo, y con cuyo fundamento excusó la prensa oficial ese acto sorpresivo.

- Material redactado, en 2006, por el arquitecto Andrés Alberto Salas

Desde 1588, permanece hasta nuestros días la principal plaza cívica correntina y, según algunos historiadores, el verdadero sitio de la fundación. Esta tesis resulta aceptable por estar ubicada a corta distancia del fondeadero natural de las primitivas embarcaciones a vela, con las que llegaron los españoles y criollos desde Asunción del Paraguay.

La plaza se encuentra flanqueada por la Casa de Gobierno, Ministerios, Legislatura, Iglesia de La Merced, Jefatura de Policía (antes el Cabildo), el Rectorado de la UNNE, un Museo y la Escuela Sarmiento.

El primitivo monumento central fue una Columna (para otros, una pirámide) desde el 4 de Julio de 1856 y, en 1904 se demuele, para colocar en su centro el monumento ecuestre de San Martín. Como dicen Les Luthiers, cuestre lo que cuestre, Corrientes tuvo su estatua semejante a la ubicada por los porteños en la plaza San Martín, frente a Retiro.

Esta plaza nuestra, como muchas otras, estuvo alambrada y con molinetes de entrada, para evitar el ingreso de animales sueltos, costumbre que perduraba hasta hace poco tiempo en la mayoría de las plazas de pequeñas localidades del Nordeste.

Aloja alta arboleda y tres ejemplares de Gomero de la India, semejantes al ubicado en el Parque Mitre. Cuenta con una glorieta donde antes actuaban, los días domingos, bandas municipales y orquestas. No se recuerda que fuera utilizada como patíbulo, ni para realizar fusilamientos, como fue habitual en otras plazas de ciudades españolas.

Como su hermana porteña, la Plaza de Mayo, resulta la caja de resonancia de la política local y, en el año 2000, una convocatoria popular que la llamó La Plaza de la Dignidad la sembró de carpas y terminó derribando al Gobierno, en medio de turbulentas manifestaciones.

A partir de entonces, distintas carpas y grupos se instalan a menudo a protestar ante la Casa de Gobierno local, apareciendo y desapareciendo sin mayores estridencias.

Como curiosidad, señalemos que, desde la Iglesia de La Merced, el día de la Virgen Patrona sale una procesión que, al pasar frente a la Jefatura de Policía, libera a los contraventores menores.

Ver:

Imágenes de la Plaza 25 de Mayo

Solar de la antigua Iglesia Matriz, hoy de la Casa de Gobierno

Solar de la primera Casa de Gobierno de la provincia

Información adicional