El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Plaza De la Cruz

- Material redactado, en 1944, por el doctor Hernán Félix Gómez

Rodeada por las calles Buenos Aires, Salta, Belgrano y Bolívar, esta plaza se denominó, inicialmente, "De la Cruz del Milagro"(1).

(1) Citado por el doctor Hernán Félix Gómez. "La Ciudad de Corrientes" (1944).

Su extensión originaria, hasta 1910, fue de dos hectáreas, necesarias para las grandes congregaciones populares y de peregrinos de la zona departamental inmediata, que concurrían a las celebraciones anuales del Día de La Cruz (3 de Mayo).

Estas imponentes congregaciones en las que figuraban -hasta 1900- las milicias del Departamento de Lomas con sus escuadrones vistosos de caballería, cedieron a comienzos del siglo XX.

En la segunda hectárea de la antigua plaza se edificó la Escuela Graduada del Centenario.

La placa de la Cruz del Milagro careció de monumento hasta 1933, año en que se resolvió levantar en ella el que se había resuelto erigir (leyes del 22 de Mayo de 1890 y 17 de Septiembre de 1928) a los médicos caídos durante la epidemia de fiebre amarilla de 1871 y entre cuyas figuras principales estaba la del doctor José Ramón Vidal, por su actuación en la vida política de la provincia.

El monumento es de piedra rosada, arenisca, de las canteras de la provincia, con bajorrelieves en bronce, celebratorios del homenaje. Está coronado por la figura en bronce del doctor José Ramón Vidal. Es obra del escultor Juan Carlos Oliva Navarro.

En las caras del basamento se encuentran los siguientes bajorrelieves, en bronce, todos ellos de forma rectangular.

Una escena en que se revela un cuerpo humano, con inmensa emoción. Debajo de la leyenda: “Dr. Javier Puydemasa”.

- Una sala de hospital de infecciosos. Debajo:

“Practicantes / Carlos Harvey y Luis Baibiene”.

En el basamento se encuentran estas leyendas grabadas en la piedra:

“Dr. José Ramón Vidal. A / los médicos caídos / en la epidemia / del año 1871”.

Al erigirse este monumento, se dio a la plaza el nombre de “Doctor Juan Ramón Vidal”.

La denominación de "La Cruz" fue restablecida en 1944.

*******

- Material redactado -en 2006- por el arquitecto Andrés Alberto Salas

En su centro se recuerdan, en dos monumentos, a los médicos muertos durante la epidemia de fiebre amarilla de 1871.

La plaza ocupaba dos manzanas, hasta que en, 1895, en una de ellas se construye la Escuela del Centenario, con motivo de la cercanía de 1910. En la manzana ocupada por la Iglesia de la Cruz del Milagro existía el primitivo cementerio, saturado durante la Guerra de la Triple Alianza y, frente a la Iglesia -donde hoy está el Club San Martín- vivía, en 1817, el gobernador Juan Bautista Méndez, entusiasta de los tragos largos y a quien su señora lo mandoneaba públicamente, tal como describen los hermanos Robertson en su paso por esta city, en un tour comercial.

En 1855 se llamó San Juan Bautista, mientras que la iglesia, a lo largo del tiempo, cambió de lugar y de aspecto, al derrumbarse su cúpula y ser demolidas luego las torres.

Recordemos que sobre la calle Buenos Aires existían los panteones del viejo cementerio, del que se conservan fotografías y hoy es sólo un cuidado parque.

Un curioso diseño perimetral, donde las cuatro calles se transforman en avenidas, obedece al hecho de que en esa plaza se realizaban grandes concentraciones del Ejército, con fuerzas de caballería, que demandaban amplios espacios en sus formaciones y paradas. A estas superficies se las llamaba patrilengos y hoy están en el olvido.

De ella sale la tradicional y multitudinaria procesión del 3 de Abril, que conmemora el aniversario de la Fundación de esta ciudad, y allí se concentran todas las Imágenes que llegan de las localidades de la provincia, desde la noche anterior, en una colorida estampa de religiosidad popular.

La plaza De la Cruz fue restaurada y recuperada en el año 2004, con motivo del Congreso Eucarístico pero, poco tiempo después, se construyó en su predio un pabellón destinado a alojamiento de sacerdotes, lo que significó la tala de añosos eucaliptos que estaban situados sobre la calle Buenos Aires.

Esta amplia superficie ha sido usada por la Subsecretaría de Cultura, desde fines del año 2005, como ámbito apropiado para ferias de artesanías, lo que le inyectó vida a un espacio hasta entonces olvidado y que merece recuperarse con ese destino.

Información adicional