El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Academia de Bellas Artes e Idiomas

Establecimiento de enseñanza especial (cursos de varias bellas artes e idiomas), subvencionado, de la ciudad capital(1).

Pertenece a la institución del mismo nombre, con personería jurídica, habiendo sido fundada en Julio de 1907 por un grupo de damas, inspiradas por Josefina Contte, autora de la iniciativa.

En 1913, el Gobierno de la Provincia donó el terreno en que la institución construyó su edificio y, por Acuerdo del 20/IV/1920, el Consejo Superior de Educación oficializó la enseñanza y certificados de estudios.

Josefina Contte fue uno de los espíritus selectos de la femineidad correntina. Hija de un hogar virtuoso y respetable, había heredado el optimismo de su padre, antiguo capitán de la Legión Francesa en el sitio de Montevideo, durante la época de Juan Manuel de Rosas.

Ampliamente generosa, se puso al frente de la sociabilidad a que perteneció, fundando y organizando la Academia de Bellas Artes e Idiomas que hoy lleva su nombre, y a la que dio casa, jerarquía y prestigio.

Trátase de una institución síntesis de la cultura de la zona, en cuyos salones se realiza una tarea constante y seria.

La revista “El Positivismo”, de Buenos Aires, del mes de Junio de 1927, y “La Escuela” (Corrientes, Nro. 67) del mismo año, divulgaron su noticia biográfica cuando su deceso constituyó un rudo golpe que el destino daba a la Academia que fundara.

Pero la vitalidad, que había llevado a la institución, salvó aquel momento, conservando el lugar que ocupaba en el movimiento artístico e intelectual de la Provincia.

A fines de 1927, la Academia de Bellas Artes e Idiomas se dio el nombre de su fundadora y propulsora. Realizóse el acto consagratorio el 29 de Octubre, descubriéndose una placa de mármol en el frontispicio del local.

El 2 de Noviembre de ese año (1927), la docencia y el alumnado de la Academia colocó una placa de bronce en el panteón que guarda los restos de la fundadora.

Nota

(1) Material extraído del libro "La Ciudad de Corrientes", de Hernán Félix Gómez, editado en 1944.

Información adicional