El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Cambá

Cambá. (Kamba)

* Con este nombre se conocen muchos arroyos. Uno de ellos cae en la margen izquierda del arroyo Espinillo, Departamento Curuzú Cuatiá; otro, es afluente de la margen derecha del río Miriñay, al sur de la Estación Cabred, Departamento Monte Caseros; y, otros, fuera de la provincia(1).

(1) Citado por el profesor José Miguel Irigoyen, en su obra “Toponimia Guaraní de Corrientes” (1994), editado por el Instituto de Antropología “Juan B. Ambrosetti” de la Universidad de Concepción del Uruguay (Entre Ríos).

* Es también el nombre de un estero situado entre los esteros Carambola y San Antonio Cue.

* También una laguna unida a la Laguna Hermosa, en el Departamento San Roque; otra laguna, situada entre el Estero Cambá y el Estero Carambola, en el Departamento Ituzaingó.

* Un Paso, situado al Este de la Laguna Cambá, Departamento Ituzaingó; y otro Paso situado en el curso superior del río Aguapey, vinculando los Departamentos Santo Tomé e Ituzaingó.

En cada caso significa “arroyo, estero, paso o laguna de los negros”.

La palabra “cambá”, que designa a los hombres y mujeres de origen africano, no es guaraní. Esta afirmación parece un disparate, después de cuatro siglos y medio que la estamos usando en nuestra lengua autóctona.

Creo ser el primero en hacer esta afirmación, basado en lo siguiente: no habiendo habido negros africanos en América, antes de la llegada de Colón, mal podrían tener las lenguas indígenas de este continente una palabra para designar lo desconocido.

Me refiero a todas las lenguas americanas. No se nombra lo que no existe.

Es a partir de 1501, nueve años después de la llegada de Colón, que la Corona española autoriza la introducción de negros en sus posesiones para las tareas rurales.

No era fácil someter al hombre americano a la esclavitud. Y la explotación intensiva de la caña de azúcar -en las Antillas- exigía mano de obra barata y abundante, que la América insular no la ofrecía. Sobre todo en virtud del temprano exterminio impuesto por la Conquista.

En la segunda mitad del siglo XVI llegarán en masa al Brasil y, al final del mismo siglo, al sur de los Estados Unidos para la explotación del tabaco, en Virginia; el arroz, en Carolina; y el algodón, en el resto de la región sureña.

Cuando decimos con intención peyorativa “negro mandinga”, estamos haciendo referencia, sin saberlo, a la tribu o nación Mandinga a la que pertenecieron grandes contingentes.

Es probable que haya ocurrido lo mismo en el pasado, cada vez que empezamos a nombrar a los “cambá”. Esta palabra tiene todas las características de un vocablo africano.

Por otra parte, la lengua guaraní tiene la palabra “hũ” para el color negro de las cosas y no la aplicó para designar a esos hombres que, probablemente, llegaron con su nombre tribal, nombre que en nuestra región pudo extenderse para toda la población de origen africano.

De esa misma manera, el francés usa “noir” para el color de las cosas y “negre” para las personas; el inglés tiene “black”, para color y, sin embargo, “negress”, “negro” y “nigger” para las personas; y el italiano emplea “nero”, para las cosas, y “moro”, para los africanos.

En castellano, aunque la palabra sea la misma, el contenido semántico varía cuando decimos “negro”, para las cosas (adjetivo), y “negro”, para los hombres (sustantivo).

En conclusión, el guaraní habría recibido el término “cambá” como préstamo lingüístico, incorporándolo tempranamente a su léxico.

Esto nos permite afirmar también, que los topónimos con “cambá”, híbridos o no, son posteriores a la llegada de los europeos a América.

*******

 

Cambá:

* Paso en el río Aguapey, que vincula los Departamentos Ituzaingó y Santo Tomé(2).

(2) Citado por Isabel de Asuad en el libro de su autoría: “Esto es Corrientes”.

 

Información adicional